Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Feria del Pilar

​Talavante termina de reventar la feria

El extremeño abrió la Puerta Grande de la Miisericordia por tercera vez en la feria.

Javier Clavero. Zaragoza Actualizada 11/10/2014 a las 20:45
6 Comentarios
Talavante, en la MisericordiaA. Navarro

Tarde de toreros con mayúsculas. De esos que no pierden el tiempo con alardes de otra cosa que no sea el concepto de pureza y de firmeza. De los que no se conforman con el aplauso del reconocimiento al espectáculo sin profesión.

La tarde arrancó con un Domecq muy justito de fuerza al que Ponce extrajo a regañadientes algún que otro depurado muletazo con la derecha. Cuando intentó hacerle entrar en la izquierda se revolvió peligrosamente y ya no repitió el valenciano. La predisposición para otro rato. Estoconazo y a otra cosa.

Con el segundo sí estuvo a gusto. Le encontró el sitio y las cualidades como para echar el resto hacia el trofeo. Se acercó y correspondió las desclasadas embestidas de su enemigo, que acusó falta de bravura y derrochó un fondo que el valenciano aprovechó para alargar la faena hasta escuchar el aviso. No quería marchar de Zaragoza sin oreja y la encontró valiéndose de un toreo serio, elegante y personal. También de nombre, de Ponce.

Una tanda de capa necesitó Diego Urdiales para justificar su tardano anuncio en el Pilar. Se puso a la verónica con el primero de su lote encandilando a un público sabedor de la clase que atesora un diestro que no torea tanto como merece. Demostró torerío, firmeza y temple, sobre todo mucho temple. Inacabables naturales los del de Arnedo, que le valieron una más que merecida oreja.

Quiso que el segundo fuese partícipe de un triunfo importante, pero no lo logró. Evidenció las cualidades del torero que es y nunca perdió el sitio ante un animal que, sin llegar a ser completamente desclasado, no transmitió ni humilló suficientemente.

Talavante se valió de su mano izquierda para terminar de reventar la feria. Vio desde el inicio que el brillante ejemplar de Domecq entraba por su pitón izquierdo y formó el lio absoluto. Con la mano que a punto estuvo de apartarle de un ciclo que le hubiese extrañado abusivamente. Naturales larguísimos. Lances de torero de poder.

Al su segundo Domecq salió con la gloria por delante. Sabiéndose digno de salir a hombros sin necesidad de fabricar una reconocida segunda labor. Pero no por ello dejó de arrimarse ni, mucho menos, de torear. Cada uno a lo suyo, y si la izquierda era la mano escogida para la ocasión, pues adelante. Si los médicos necesitan algún parte más para confirmar su alta, que se vean el vídeo de la corrida. El extremeño trató de engrandecer la tarde con su concepto, algo que nada le hubiese importado a una ilusionada y expectante Misericorida, pero no pudo ser.

Confeccionó lances sinceros y por abajo. Trató de engrandecer a un toro sin demasiada clase y que no quiso ser sometido a la estilizada muleta de un diestro que día tras día confirma que su capacidad de invención traspasa las barreras de cualquier entendimiento de la tauromaquia. Hay tiempo para todo. Para lo de antes y lo de este tiempo, que celebra tener un maestro tan especial.


  • Marta12/10/14 16:23
    ¿Con qué lógica pensáis que quien come carne ha de estar a favor del maltrato animal gratuito? Porque es lo que decís, ¿no? Si estás contra la tortura y sacrificio de forma cruel de animales para disfrute de unos bárbaros que pagan por ver sangre, eres vegetariano. Así está el nivel de estos sádicos, señoras.
  • Bravo12/10/14 14:11
    Cuando en el albero planta los pies un torero con clase, ganas y poderío, se huele el triunfo a poco que el morlaco colabore. Y ayer se conjugo esto y otras muchas  cosas. Muy bien por Diego Urdiales, pena no poder sacar mas partido. Por cierto, que alguien le diga a Ponce, que tal vez  debería pensar en la retirada....
  • rural12/10/14 13:30
    ¡¡Anda los vegetarianos!!
  • miguelico12/10/14 12:52
    Hoy, antes de comeros el ternasco un minuto de silencio por el pobre rumiante asesinado. En honor a #1 Ni feo ni guapo. Y un recuerdo a las patatas, inocentes tubérculos que también mueren en el horno y nadie las llora.
  • ViVi12/10/14 10:18
    Otra tarde más en las que las palabras arte cultura nobleza y pureza se escriben con mayúsculas para ocultar la humillación del animal que muere para desahogo de poder del que mira. aquí la palabra HUMILLACIÓN se escribe con minúsculas para ocultarla tras la desafortunada frase cultura nacional escrita en mayúsculas.
  • Ni feo ni guapo12/10/14 10:02
    Me da igual que seas guapo o feo, sin embargo, que te ganes la vida produciendo dolor y maltratando cruelmente y hasta su muerte a animales inocentes como son los rumiantes, en fin, para mí eso tiene muchos calificativos que aquí no puedo decir, como tributo a la publicación del comentario; pero te lo puedes imaginar. Para ti el mayor de mis desprecios. Llegará un día en que tu profesión estará prohibida, como cualquier otro tipo de violencia por placer y espectáculo, ocurrirá cuando los gobiernos busquen de verdad el desarrollo completo, cultural, social y moral de sus habitantes.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual