Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Cabecera suplemento Fiestas del Pilar 2017
Fiestas del Pilar

Tres décadas dando vida a un gigante y un cabezudo

Domingo Carrillo y Joaquín Hernández, ambos zaragozanos, llevan 33 años formando parte de una de las actividades más conocidas de las fiestas del Pilar.

13/10/2017 a las 06:00
Domingo Carrillo da vida al cabezudo Morico desde hace 33 años.C. I.

Sin duda, forman parte de uno de los mayores atractivos de la ciudad durante la celebración de las fiestas del Pilar. Se trata de la Comparsa de Gigantes y cabezudos de Zaragoza, formada en la actualidad por 21 personajes representativos de la historia de la ciudad: 9 cabezudos y 12 gigantes. La historia de estos dos zaragozanos, Domingo Carrillo y Joaquín Hernández, que hoy son parte de los miembros más antiguos de la curiosa troupe, se remonta a 1984.

 

“Acabábamos de entrar a trabajar como funcionarios en Parques y Jardines ese año, justo fue el primero en el que pidieron voluntarios para la comparsa, y como teníamos muy buen ambiente entre los compañeros cogí y los apunté a todos”, recuerda Domingo Carrillo. Por aquel entonces eran nueve jóvenes, y hoy cinco continúan saliendo cada año para hacer disfrutar a grandes y pequeños.

 

Y así, casi por accidente, a sus 58 años este vecino de Torrero comenzaría una larga relación con ‘El Morico’, que dura más de tres décadas. “Yo tenía claro que quería ese cabezudo, me gustaba mucho y era de los más populares”, explica Carrillo. “Recuerdo que llegué y fui directo al compañero de Vialidad de Aguas que lo llevaba. Todavía lo veo de vez en cuando y nos reímos”, afirma.

 

Ese primer año, hace 33, el recorrido se iniciaba en el antiguo cuartel Palafox, en la calle Domingo Miral. “Bajábamos por Pedro Cerbuna, plaza San Francisco, Gran Vía, paseo de Independencia hasta calle Alfonso y finalmente finalizábamos en el Ayuntamiento”, explica Carrillo.

 

Hoy, el circuito es algo más corto –desde el colegio Joaquín Costa- pero igual de intenso que antaño. “Al ser las fiestas más populares de Zaragoza, intentamos hacer el recorrido encorriendo a los jóvenes pero al mismo tiempo dar cariño a los pequeños que van con mucha ilusión y a veces se asustan”, afirma ‘El Morico’. Asegura que se siente “muy orgulloso” de desempeñar esta función, la cual espera mantener “hasta que el cuerpo aguante”.

A pesar de los años, Carrillo mantiene la misma ilusión y las ganas que cuando tenía 25 años: “todavía siento las mariposas en el estómago minutos antes de salir a la calle”. Sin embargo, reconoce que cada año es un poco más difícil. “Cuando terminas estás sin aliento, sales agotado de ir de aquí para allá persiguiendo a la gente, haciendo fotos… cuando te enfundas el cabezudo todo el mundo quiere estar contigo, pero a la vez es maravilloso”, concluye.

 

“Hay que dejar paso a la gente joven”

En cuanto a los gigantes que completan la familia de la comparsa, en este caso requiere de dos personas para portearlas –a excepción de Don Quijote que requiere de tres operarios-. Y uno de ellos es Joaquín Hernández, que, a sus 56 años, lleva media vida como Gigante de la comparsa zaragozana.

Precisamente, Hernández fue uno de los funcionarios que llegó a la comparsa de la mano de Carrillo. “Los gigantes trabajamos por parejas ya que pesan mucho más, entre 35 y 50 kilos, y estamos tandas de tres minutos y nos intercambiamos”, explica.

¿Lo más complicado? No perder el equilibrio. “Es una estructura hueca de unos 4 metros de alto y llevamos todo el peso sobre los hombros, por eso no podemos correr mucho ni dar giros muy bruscos porque maniobrar es complicado”, reconoce el zaragozano.

 

Los más pesados son el Rey, el Chino y El Quijote, precisamente porque llevan más complementos. Sin embargo, para ellos no hay uno mejor que otro. “Para nosotros son todos iguales, no podría decidirme por uno después de tantos años”, asegura Hernández.

 

Aunque Hernández reconoce sentir un gran vínculo con la actividad, en su caso asegura que es un buen momento para colgar el traje de gigante. “Por mi me quedaría toda la vida pero hay que ser realista. Los años son los años y hay que dejar paso a la gente joven”, concluye el zaragozano.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo