Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Ventajas

Socializar la lectura y promocionarla en las redes

Puede haber otros motivos para que el lector elija un ‘e-book’ que no sean tan obvios.

Actualizada 29/10/2014 a las 18:51
0 Comentarios
Pila de libros.

Cuando le formulas esta pregunta a un lector de ‘e-book’, suele responder que «porque es más cómodo». Principalmente, por su capacidad de almacenamiento, que puede llegar a contener miles de libros en un mismo dispositivo, evitando su apilamiento en estanterías y armarios.

También es cómodo por su carácter portátil, que determina que se trate de un aparato ligero y pequeño. Y no es menos importante que se pueda adaptar el tamaño de la letra a las necesidades visuales de cada lector. Algunos ‘e-books’ permiten la reproducción de audiolibros
.
Puede haber otros motivos para que el lector elija un ‘e-book’ que no sean tan obvios. Como el de que algunos géneros se consumen preferentemente en soporte digital, como el de la literatura erótica para mujeres, según señala Roger Domingo, director editorial de empresas editoras del grupo Planeta: «Es más discreto ir en el autobús leyendo tu ‘e-book’ y descargar el libro de una web y no comprarlo personalmente en la tienda», señala.

Otra de las características del dispositivo, que también podría interpretarse como ventaja, es la de que los ‘e-books’ socializan la lectura y hay más interacción con el autor. Con los libros electrónicos, es posible compartir citas en Facebook, Twitter y otras redes con solo un clic. Esto genera otro tipo de márquetin que se circunscribe al entorno 2.0.

Volver a la portada del especial
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual