Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Brad Pitt, el sueño más dulce de la fábrica de sueños

El chico que se vestía de ‘Pollo loco’ para pagar sus clases de arte dramático vendiendo comida, es hoy es uno de los actores mejor pagados del mundo.

COLPISA, Miguel Lorenci (Madrid) Actualizada 24/02/2012 a las 11:20
0 Comentarios
Angelina Jolie y Brad Pitt, en la alfombra rojaEFE

 Además de actor, Brad Pitt es también productor, símbolo sexual, todo un padrazo y marido de una de las mujeres más sexys de la historia. Ni en sus mejores sueños llegó Brad Pitt a sospechar que su ascenso a la cima de la fábrica de sueños desde las calles de los Ángeles sería tan dulce. Con 48 años el atractivo marido de Angelina Jolie y ex de Jennifer Aniston, el eficiente actor y que todos desean, una máquina andante de hacer dinero, se dispone a librar otra batalla por el Oscar, un trofeo ausente en su palmarés.

Pitt conoce ya las alegrías y los sinsabores que supone aspirar a una de las estatuillas que entregará la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas el 26 de febrero. Fue nominado por primera vez en 1996 por ‘Doce monos’ -que sí le dio el Globo de Oro- repitió en 2008 con ‘El curioso caso de Benjamin Button’ y en 2011 con ‘Monneyball’. Compite ahora con ‘El juego de la fortuna’ en las categorías de mejor actor y mejor película. Es protagonista y productor, junto a Martin Scorsese, de una película rara que sin su arrojo y su empeño quizá no habría llegado a las pantallas, con escaso recorrido fuera de Estados Unidos en la que encarna a revolucionario un entrenador de béisbol.

Nacido en un rincón de la América profunda, Shawnee, Oklahoma, en 1963, William Bradley Pitt fue el mayor de los tres hijos de una empleada de una escuela y el gerente de una empresa de transportes. Se crió en Springfield, Misuri, y estudió periodismo en la universidad estatal. Colgó los estudios para saltar a California en pos de sueño hollywodense. Acosado por la necesidad, como tantos aspirantes a actor, condujo limusinas, porteó frigoríficos, despachó comida rápida antes de hacerse un hueco en los estudios.

La tele le abrió paso en series menores, antes de colarse en el reparto de ‘Golpe al sueño americano (1987)’ de Marek Kaniewska. Su físico sedujo a la cámara y pronto se le ofreció un papel protagonista en ‘The dark side of the sun’ un atípico largo rodado en la antigua Yugoslavia en 1988, que casi se pierde en los avatares guerra. Seis años más tarde el productor, Angelo Arandjelovic, encontró el metraje perdido y estrenó la película cuando Pitt ya era una estrella internacional.


Ángel y testosterona


Su catapulta había sido el papel de J. D., el paleto rebosante de ángel y testosterona de ‘Thelma y Louise’ (1991). En la memorable cinta de Ridley Scott el mozuelo robó cámara a Geena Davis y Susan Sarandon y cambió su vida. Aquel guaperas sin más padrino que su físico y su simpatía se convirtió en meses en uno de los varones más atractivos del mundo. Las ofertas le llovieron y fue encadenando éxitos como ‘El río de la vida’ (1992), dirigido por otro símbolo sexual, Robert Redford, que logró de su joven pupilo una de las mejores interpretaciones de su carrera.

Su cotización subió a la estratosfera para no bajar jamás. Pitt dio pruebas de que era un actor capaz y con múltiples registros en desiguales producciones como ‘Johnny Suede’ (1992), de Tom DiCillo, ‘Una rubia entre dos mundos’ (1992), de Ralph Bakshi, con Kim Basinger y Gabriel Byrne.

Evita encasillarse aceptando retos como el psicópata de Early Grayce de ‘Kalifornia’ (1993), de Dominic Sena, o el arrojado joven que se alista en para combatir en la Primera Guerra Mundial en ‘Leyendas de pasión’ (1994), de Edward Zwick. Ya es un ídolo de masas cuando rueda ‘Entrevista con el vampiro’ (1994), con Neil Jordan y con un reparto plagado de estrellas como Tom Cruise, Antonio Banderas o Christian Slater.

Designado por ‘People’ como hombre más sexy del mundo en dos ocasiones, su vida emocional es tan ajetreada como la profesional. Alterna amores y desamores con las más rutilantes estrellas de la galaxia del cine: Geena Davis, Juliette Lewis, Jennifer Aniston -su esposa entre 200y 2005- o la por entonces desconocida Gwyneth Paltrow con quien protagonizó ‘Seven’ (1995), de David Fincher. Su relación con Angelina Jolie, su esposa desde 2005, ha hecho correr más tinta que su carrera en el cine. Consagrado como ‘Brangelina’ la pareja mas sexy del globo, tiene seis hijos, tres adoptados y tres biológicos.

‘Doce monos’ (1995), del ex Monty Phyton Terry Gilliam. le da su primera nominación al Oscar como mejor actor secundario por el papel del hijo esquizofrénico de un magnate de la ingeniería genética. Pero en la segunda mitad de los noventa encadena algunos fracasos, como ‘Sleepers’ (1996), de Barry Levinson, un fiasco a pesar de la presencia de Robert De Niro, Dustin Hoffman y Vittorio Gassman. Tampoco triunfó ‘La sombra del diablo’ (1997), última película del director Alan J. Pakula que Pitt estuvo a punto de abandonar.

Remontó con ‘Siete años en el Tíbet’ (1996), de Jean-Jacques Annaud, encarnando a Heinrrich Harrer, el primer occidental que ascendió hasta la ciudad santa de Lhasa y convivió con el Dalai Lama. Un pelotazo que aprovechó con descaro la moda del budismo que invadió el Hollywood de la época. Pekín declaró a Pitt ‘persona non grata’ y le prohibió entrar en su territorio.

Para entonces su caché era tan astronómico como su fama y rozó los 20 millones de dólares por rodar ‘¿Conoces a Joe Black?’ (1997) a las órdenes de Martin Brest y dando la réplica a Anthony Hopkins. Desde entonce es un Midas que convierte en oro cualquier proyecto que acepta. Películas como ‘El Club de la lucha’ (1999), ‘Cerdos y diamantes’ (2000), ‘The Mexican’ (2001), ‘Juego de Espías’ (2001), ‘Ocean´s Eleven’ (2001, primer taquillazo de una serie con cuatro entregas), ‘Recordando a Jack’ (2001), ‘Full Frontal’ (2002), ‘Confesiones de una mente peligrosa’ (2002), ‘Troya’ (2004) ‘Sr. Y Sra. Smith’ (2005).

En 2007 ganó la copa Volpi en Venecía por su papel de Jesse James en ‘El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford’ un western crepuscular dirigido por Andrew Domniik y producido por Pitt. Muy activo productor en los últimos años, al frente de ‘Plan B Entertainment’, financió en parte la cinta de Terrence Malick ‘El árbol de la vida’, candidata al Oscar y Palma de Oro en el último festival de cine de Cannes en al que Pitt hace una pequeña aparición.









Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual