Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

El nuevo obispo de Lérida repite la excusa de que el retorno del arte no está solo en sus manos

Salvador Giménez Valls hizo suya la tesis de su antecesor en la jornada de su toma de posesión. Se mostró abierto al diálogo, pero convencido de la influencia de la política en el litigio de los bienes.

José Luis Pano. Lérida Actualizada 20/10/2015 a las 09:04
Etiquetas
El nuncio en España, Renzo Fratini, y el nuevo obispo de Lérida, Salvador Giménez Valls (a la dcha.), en su toma de posesión.josé luis pano

El nuevo obispo de la diócesis de Lérida, Salvador Giménez Valls (Muro de Alcoy, 1948), insistió ayer en la tesis defendida por su antecesor, Joan Piris, de que la resolución del litigio del arte sacro aragonés, propiedad de las parroquias de los obispados de Barbastro-Monzón y Huesca, no es un asunto exclusivamente eclesiástico si no que entra en juego también la política. Asimismo, mostró su intención de limar asperezas para dar pasos hacia la resolución.

En declaraciones a HERALDO antes de iniciar su ministerio episcopal, en una ceremonia celebrada en la abarrotada Catedral Nueva de Lérida, mostró su voluntad de diálogo con el Alto Aragón: "A mí me gustaría que hubiera una solución entre las partes y ojalá sea así. Llevamos cuatro obispos pero creo que no depende exclusivamente del obispo si no de otras instancias, y vamos a trabajar sobre ello".

El prelado Giménez llega a la diócesis con buena predisposición para dialogar en breve. "Todavía no he estudiado el litigio. Estos días lo veremos y trataremos de hablar con el obispo de Barbastro-Monzón", aseguró. La tesis de las trabas políticas para resolver el litigio la mantuvo su antecesor, Joan Piris, que ayer en un encuentro con el obispo emérito de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, con el que coincidió durante su labor pastoral, insistió en criticar la politización de este asunto en Aragón y Cataluña.

"Se podría haber hecho más pero no hemos podido –indicó, en alusión a Milián y a él mismo–. Ya se han definido los poderes públicos también hace poco, tanto el presidente de la Generalitat como el del Gobierno de Aragón. Ellos son los que han interferido en este camino. Se ha convertido en un asunto político sobre todo". A este respecto, cabe apuntar que el miércoles el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, mantendrá una reunión con el obispo Ángel Pérez, en su primera visita oficial a Barbastro.


Presencia aragonesa

En el inicio de su ministerio episcopal, Salvador Giménez estuvo arropado por el nuncio del Vaticano en España, Renzo Fratini, y el presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Ricardo Blázquez. Ninguno de los dos quisieron hacer declaraciones sobre el litigio de los bienes de arte sacro que enfrenta hace más de veinte años a las parroquias del Alto Aragón con Cataluña y solo tuvieron palabras de elogio para monseñor Giménez Valls.


Además, estuvieron presentes en la ceremonia 25 obispos, entre ellos la mayoría de los prelados aragoneses: el arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, el obispo de Barbastro- Monzón, Ángel Pérez, y el emérito, Alfonso Milián; el obispo de Huesca y Jaca, Julián Ruiz, y Juan José Omella, obispo de Calahorra-La Calzada-Logroño, que fue el antecesor de Milián en Barbastro.


Esta representación de la curia aragonesa fue recibida por el obispo de Lérida "como un gesto. Estoy muy contento de que sea así", aseguró. Giménez es el cuarto obispo de Lérida que tiene que resolver el litigio de las 113 piezas de arte sacro retenidas en el Museo Diocesano Comarcal de la ciudad del Segre, así como las obras de las parroquias de Berbegal y Peralta de Alcofea, vinculadas a la diócesis de Huesca.

Le han precedido Joan Piris (2008-2015), Javier Salinas (administrador apostólico), Xavier Ciuraneta (1999-2007) y el ya fallecido Ramón Malla (1998-1999), con el que se inició el proceso que ha llevado estas obras a los tribunales canónicos y civiles. Todas las sentencias han dado la razón a las diócesis altoaragonesas.


Diálogo entre Pérez y Giménez

El obispo Ángel Pérez ya había tenido ocasión de hablar con su homólogo ilerdense sobre el asunto de los bienes, como ambos prelados reconocieron ayer. Y seguirán hablando en próximas fechas. Pérez le envió un mensaje de móvil ayer por la mañana en el que le comunicaba la ilusión que le hacía acompañarle en su toma de posesión. "Me encanta tenerte como vecino, como hermano, como amigo y como padre".

Pérez le aclaró por este mismo medio que la diócesis de Barbastro-Monzón no interpondrá una demanda por el litigio de los bienes contra Lérida. A este particular, el prelado barbastrense le indicó: "Vamos a dialogar, una vez que conozcas la diócesis y el viejo litigio que nos hemos encontrado servido a nuestra llegada al obispado, y compartir lo que juntos podamos y debamos hacer para que todos descubran en Jesucristo al señor de sus vidas".

Pérez se mostró muy satisfecho por el nombramiento de Salvador Giménez y aseguró que la diócesis de Barbastro-Monzón recibe al nuevo pastor ilerdense "con mucho cariño, como a todos, y sobre todo felicita a Lérida porque tiene un excelente obispo. Vamos a estar en comunión. Al igual que con los anteriores, esperamos con este obispo resolver el litigio, porque vamos a establecer un diálogo estos días".

Diálogo en el que deberá haber mucha "paciencia", como le aconsejó el exobispo de Barbastro-Monzón, Juan José Omella, al término de la eucaristía: "Mi consejo es que tenga mucha paciencia porque es un asunto muy complicado. Deseo con toda el alma y el corazón que cada cosa regrese a su sitio y todo se resuelva y rezo para que así sea". Julián Ruiz, obispo de Huesca, declinó referirse al asunto.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual