Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Las entidades sociales reclaman más ayudas para proyectos de cooperación internacional

​Además de que se incrementen las partidas hasta el 0,7%, también exigen medidas adicionales como reformas fiscales, cambios en el comercio o una mayor implicación privada.

Nicolás López. Zaragoza Actualizada 06/10/2015 a las 08:35
Etiquetas
Labores de carga de un camión en la nave del Movimiento por la Paz en La Cartuja, Zaragoza.MAITE SANTOJA

La seria crisis económica que vivimos desde hace siete años ha traído consigo escenas desoladoras que desgraciadamente aún se siguen produciendo en nuestro país. En su nombre, se han llevado a cabo políticas de recortes que han sido muy controvertidas y que han golpeado notablemente la calidad de vida de los ciudadanos.

Otros países, sin embargo, ya se encontraban en una situación crítica mucho antes de 2008. Un panorama que ha empeorado drásticamente desde entonces debido al estancamiento de las ayudas en cooperación al desarrollo que se ha producido en los estados occidentales también en nombre de esa crisis.

Diversas entidades sociales llevan años reclamando que se cumpla el compromiso de destinar el 0,7% del Producto Interior Bruto (PIB) de los países del primer mundo hacia los subdesarrollados. Un acuerdo que no se cumple y que además se ha visto aún más afectado desde que estalló la recesión. España destina actualmente un 0,16% de su PIB (en 2009 era un 0,46%) a estas ayudas, que son de competencia principalmente estatal, pero a las cuales pueden contribuir ayuntamientos, autonomías y otras instituciones.

De todas formas, algunas de las asociaciones implicadas en el tema han denunciado que la Reforma Local aprobada hace dos años "ha influido en que algunos municipios y comunidades autónomas hayan eliminado o reducido seriamente estas aportaciones, con el argumento de que el Gobierno central podía encargarse el solo de estos programas según la norma", señala Ricardo Álvarez, presidente de la Federación Aragonesa de Solidaridad (FAS).

En Aragón, por ejemplo, miembros de la FAS y de otras entidades han criticado en los últimos años los recortes que se han emprendido en estas cuantías. En 2010 se destinaron más de 10 millones de euros, mientras que desde 2012 la cifra no ha alcanzado los 3 millones. El pasado 16 de marzo, la FAS organizó un encuentro en el Centro Joaquín Roncal de Zaragoza para tratar este tema. Allí, los partidos que tienen representación en las Cortes de Aragón (además de UPyD) se comprometieron a firmar un pacto contra la pobreza.

El problema, según apuntó la diputada de Izquierda Unida Patricia Luquin, sería "para qué, cómo y con qué objetivos" se firmaría ese acuerdo y es en lo que ella consideró que las formaciones "discreparían". El pacto aún no se ha firmado, no obstante, las asociaciones implicadas darán tiempo al nuevo equipo del Pignatelli antes de volverle a exigir sus reivindicaciones. Unas peticiones que pasarían, además del tema económico, por cuestiones de "compromiso, sensibilización y concienciación". "Los políticos se llenan la boca con las ayudas al tercer mundo pero por otro lado permiten flujos de capitales que castigan a esos mismos países", sostiene Álvarez.


Medidas complementarias

Desde la Coordinadora Española de las ONG para el Desarrollo (ONGD) se pide que la partida estatal alcance de forma urgente al menos el 0,4% del PIB. Sin embargo, sus miembros consideran que para llegar a cumplir la agenda que la ONU ha marcado a este respecto serían necesarias otras medidas suplementarias. "Estamos proponiendo una serie de acciones adicionales como profundas reformas fiscales, la erradicación de los paraísos fiscales, que la tasa Tobin se destine a estas cuantías o que aumenten las aportaciones del sector privado", señala Francesc Mateu, vicepresidente de la institución.

La FAS también va más allá. "Además de la ayuda oficial, hay que conseguir un reparto equitativo de las cargas y los beneficios de la producción global. Así pues, deberían replantearse buena parte de los proteccionismos por parte de los países del norte y las dudosas reglas de comercio internacional, por más que se enmascaren argumentando que se han suprimido ciertos aranceles, pues se han establecido otros. Implantar unas reglas de comercio equitativo y de fiscalidad ajustadas es más importante que estas aportaciones", sostiene Álvarez.

Las ayudas en cooperación al desarrollo sirven a múltiples proyectos en los países más desfavorecidos. Los programas se dividen en tres grandes tipos: infraestructuras (agua, saneamientos, comunicaciones o vivienda), sanidad (medicinas y hospitales) y educación (colegios y material escolar). Desde las agrupaciones solidarias destacan que en los últimos años también se han implementado planes para la creación de tejido social en estas zonas. De esta forma, se han organizado cursos de formación, dejando que sean habitantes de esos países los que lleven el protagonismo, indicando a los cooperantes cuáles son sus principales necesidades.


La importancia de la fiscalidad

La evasión fiscal es uno de los puntos clave a este respecto según las asociaciones implicadas. "En África, un 65% del dinero que se pierde se debe a la evasión fiscal. La corrupción representa un porcentaje muy pequeño. Si las grandes empresas que tienen allí sus sedes pagaran sus impuestos como deben, en África estaríamos doblando la ayuda exterior", afirma Mateu. "La fiscalidad es la herramienta mas potente que tenemos para hacer una buena distribución de los recursos porque te permite asegurarte que haya una población que no caiga en la miseria, garantizar su salud, su vivienda, etc." señala el vicepresidente de la coordinadora.


"Basta ya de excusas"

El presidente de la FAS asegura que la decisión de recortar estas ayudas es solo política. "Argumentar que como hay crisis estas ayudas deben recortarse es un razonamiento falaz, pues el porcentaje que se destina es bajísimo. Basta ya de excusas. Otros países europeos con una situación complicada como Portugal o Italia las han mantenido e incluso algunos como Irlanda las han incrementado", apunta Álvarez.

"El 1% de la población tiene la misma riqueza que el 99% restante. Una espiral que está ascendiendo de forma geométrica. Este aumento de la desigualdad va unido a la cooptación del poder político por parte del económico", afirma Mateu. "En España tenemos una deuda que supera el PIB y estamos destinando el 30% del presupuesto anual a pagar los intereses de la deuda en otros países. Los estados que sufrieron las crisis en las décadas de los 80 y los 90 solo empezaron a combatir la desigualdad cuando renegociaron la deuda", indica el vicepresidente de las ONGD.

Las entidades implicadas esperan que las ayudas en cooperación se incrementen de forma urgente en todas las instituciones del país, aunque insisten en que para combatir la desigualdad de forma eficiente serían necesarias una serie de medidas adicionales que impliquen a numerosos sectores.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual