Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Real Zaragoza - Temporada 2016-2017

El Mirandés apura su decisión hasta hoy y cree posible jugar en Anduva

Tras un frenético día de reuniones con el Ayuntamiento, la Junta de Portavoces y técnicos municipales, el club burgalés confía en recibir al Zaragoza en su campo.

Paco Giménez. Zaragoza Actualizada 11/09/2015 a las 07:53

Al límite. Así va a decidir el Mirandés si el primer partido de liga frente al Real Zaragoza, programado para dentro de 10 días (el domingo 23, a las 18.30), se juega en su estadio de Anduva o ha de ser trasladado a Vitoria a causa de las obras de construcción de la nueva Grada de General, aún inconclusas.

La Liga de Fútbol Profesional instó anteayer a la directiva mirandesa a que hoy jueves por la mañana, como límite irrebasable según reza la normativa vigente, comunicase oficialmente la sede que albergará el estreno liguero ante el Zaragoza. Y hasta el último segundo va a apurar el presidente burgalés, Alfredo de Miguel, cualquier opción de poder utilizar su feudo pese a que el ritmo de las obras advierte desde hace días que hay serio riesgo de que la entrega de las licencias y permisos de uso tras la remodelación no lleguen a tiempo.

Ayer, los dirigentes del Mirandés dejaron la decisión en el lado del Ayuntamiento local desde primera hora de la mañana. Buscaron un compromiso de los políticos para que, el próximo viernes 21, los técnicos firmasen la documentación que permita abrir Anduva 48 horas después sin riesgo legal alguno.

A ocho días vista, nadie quiso poner la mano en el fuego por que las obras lleguen a buen puerto en este tiempo. La alcaldesa, Aitana Hernando, esgrimió que, en una cuestión tan concreta y seria, no se puede hacer un acto de fe por más que la empresa constructora se comprometa con antelación a llegar a tiempo en el remate de las instalaciones básicas mínimas para dar el visto bueno.

Del tira y afloja entre el club y la corporación de Miranda de Ebro, que está activo desde el fin de semana pasado, surgió la convocatoria extraordinaria al mediodía de una Junta de Portavoces municipal, que arrancó a las 13.30 y no finalizó hasta las 16.00. Pocos vieron clara la postura de adquirir un compromiso con el club de fútbol para firmar la entrega de la obra con tanto tiempo (8 días) de antelación. Y todo quedó en el aire.

Mientras tanto, en la nueva Grada de General que se está construyendo en el estadio de Anduva, se apreció un cambio de ritmos. Se dejó de instalar la cubierta del tejadillo, que estaba a mitad desde el día anterior, y se pasó a colocar barandillas y otro tipo de detalles de remate que se antojan obligados e indispensables para poder tener opciones de abrir el campo al final de la semana que viene.

A última hora de la tarde, la directiva del Mirandés dejó patente que no tenía la intención de decidir de manera definitiva la resolución que va a adoptar. Durante el partido que el equipo rojinegro jugó en Haro desde las 20.00 ya se puso de manifiesto públicamente que la desembocadura final de este peculiar caso quedaba pendiente hasta primera hora de la mañana de hoy.

Una evidencia de la estrategia de tira y afloja, de tensión y reparto de responsabilidades ulteriores respecto de la lectura que haga la afición y la población mirandesa en el caso de que el club burgalés tenga que jugar fuera de casa, en campo neutral, el primer duelo oficial de la temporada ante el Real Zaragoza.

Así que, con la noche ya cerrada, el último mensaje del CD Mirandés fue un reto para el Ayuntamiento. "Somos optimistas y consideramos que el domingo día 23 jugaremos ante el Real Zaragoza en Anduva".

Ahí quedó el reto para los ediles de Miranda de Ebro y para los técnicos y arquitectos municipales. Si hoy, a primerísima hora de la mañana, la respuesta desde la Casa Consistorial fuese negativa, resulta evidente quién habrá sido el portador del último no y, por ello, el responsable último –al menos, cronológicamente– de que el partido Mirandés-Real Zaragoza se deba jugar lejos de Anduva, en Vitoria si se diera tal caso. Y si, por el contrario y como desea la directiva del club rojinegro, los responsables municipales se comprometen a la firma de los documentos que garanticen que el campo de Anduva está apto para acoger el choque ante los aragoneses dentro de 10 días, la presión pasará a recaer de lleno en la empresa constructora.

La LFP espera sin más demora posible que hoy por la mañana el Mirandés se pronuncie. Si, como advirtieron anoche sus dirigentes, apuestan por que Anduva esté útil y dentro de la legalidad de uso dentro de 10 días, está garantizado que el vértigo va a continuar merodeando la decisión hasta el mismo fin de semana próximo. El caso se convertiría en una nerviosa carrera contrarreloj.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo