Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Todo es economía

Ser de Primera o no ser de Primera, esa es la cuestión

Un ascenso a Primera supondría un impulso deportivo y económico para la ciudad y para el club.

J. F. Losilla Eixarch Actualizada 22/06/2015 a las 22:12
0 Comentarios
Un ascenso a Primera supondría un impulso deportivo y económico para la ciudad y para el club.Mestre/Efe

Estadio de Gran Canaria. Hoy. 19.00, hora peninsular. El día D y la hora H para el zaragocismo... y también para la ciudad de Zaragoza. Tras dos temporadas consecutivas de penitencia en la Segunda División, las puertas de la máxima categoría pueden volver a abrirse esta noche a un club con 83 años de noble historia. Sería un balsámico retorno a la élite del fútbol nacional. En el ámbito deportivo supondría volver a citarse con la aristocracia a la que perteneció. Desde el Barcelona al Real Madrid, pasando por el Atlético, el Athletic, el Sevilla o el Valencia. Todos ellos visitarían La Romareda, elevando obviamente el listón y el atractivo. En el plano económico, los ingresos también se dispararían. Sobre todo los derechos televisivos, que pasarían de los 2 millones de euros actuales a los 26 de Primera. Un sustancial cambio de escenario para la entidad y para su masa social.

Pero el impulso que supone el deporte rey no se circunscribe exclusivamente al Real Zaragoza. La ciudad en particular y Aragón en general también gozarían de los beneficios del ascenso. El seguimiento que recibe la Liga de las Estrellas propicia un altavoz mediático muy generoso, que se traduce en una inyección económica para un amplio espectro de profesionales.

Diversas instituciones se han encargado de cuantificar cuánto supone monetariamente el ascenso. Un informe del Departamento de Economía de la Universidad Loyola Andalucía que dirige el profesor Manuel Alejandro Cardenete dictaminó el año pasado que el ascenso del Córdoba generaría un impacto económico de entre 61,05 y 72,16 millones de euros, especialmente en sectores como Turismo, Servicios y Transportes, pero también Alimentación, Comercio y Construcción. Señalaba que el PIB provincial aumentaría del 0,21 al 0,25% y que por cada euro de gasto asociado a este evento deportivo se convertiría en un incremento medio de la producción cordobesa de 2,7 euros.

Si nos remontamos a 2013, la Cámara de Comercio e Industria de Alicante estimaba en 20 millones de euros el impacto económico de un hipotético ascenso del Hércules. Una cifra similar a la calculada para el Villarreal (21 millones) y para el Girona (23 millones) ese mismo año.

La Cámara de Zaragoza ya redactó un estudio sobre esta temática. Lo hizo público en 2009 basándose en la campaña 2007-2008. La conclusión principal era que contar con el Real Zaragoza en Primera División suponía un impacto económico para la capital aragonesa de 20,6 millones de euros. En total, los partidos que disputó en La Romareda el combinado blanquillo atrajeron a más de 16.000 aficionados y profesionales de fuera de la ciudad, que generaron importantes ingresos a los hoteles, los restaurantes y a otras actividades económicas.

Según el estudio, los visitantes que procedían de localidades situadas a más de 400 kilómetros (unas 7.982 personas) pernoctaban en Zaragoza , mientras que del resto (6.726), solo la mitad se quedaban a dormir. Con estos datos, los hoteles consiguieron unos ingresos anuales de 1.399.400 euros.

El comercio y otros servicios pudieron recibir del turismo futbolístico unos 2,14 millones. Además, el informe cifraba en 2,31 millones los efectos indirectos en las distintas ramas productivas. Un maná que puede volver.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual