Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

El peaje gratuito duplica el tráfico pesado entre Alfajarín y Pina con 2.272 camiones diarios

El aumento de las bonificaciones en 2014 disparó la circulación en la AP-2, pero los transportistas son reacios a coger la AP-68.
Los accidentes mortales en las dos nacionales han caído a un tercio en los dos últimos años.

J. Alonso. Zaragoza Actualizada 06/04/2015 a las 07:51
0 Comentarios
Dos camiones, en el peaje de la autopista AP-2 situado en Pina de Ebro.álvaro calvo/heraldo

La política de bonificaciones de los peajes para transportistas en los tramos aragoneses de las autopistas de Barcelona (AP-2) y de Bilbao (AP-68) ha logrado desviar, al fin, parte del tráfico pesado que satura los peligrosos tramos sin desdoblar de las carreteras que discurren en paralelo. Las cifras oficiales de la empresa concesionaria, Abertis, revelan que el número de camiones se ha duplicado con creces entre Alfajarín y Pina de Ebro desde que se implantó la gratuidad hace dos años. Sin embargo, el porcentaje es muy inferior en el caso de los tramos en los que se están aplicando descuentos, entre Pina y Fraga (AP-2) y de Zaragoza a Gallur (AP-68), aunque se ha disparado el número de camiones en el último año tras aumentar la rebaja del peaje del 50% al 75%.

La decisión del Gobierno de Aragón de sufragar los costes del peaje entre Alfajarín y Pina en 2013 supuso todo un revulsivo, ya que ese mismo año se incrementó el tráfico de vehículos pesados en un 57,5%. De registrar una intensidad media diaria de 1.087 camiones se pasó a 1.713 en un solo año. La publicidad de la medida en el sector hizo el resto, puesto que el año pasado más transportistas pasaron a circular por ese tramo de apenas una veintena de kilómetros de la AP-2: se contabilizaron ya 2.272 camiones, lo que supone una subida acumulada del 209% respecto a 2012, cuando había que pagar por usar esta vía rápida y segura.

El mismo incremento se da en el cómputo global de tráfico de la autopista de Barcelona. Si los camiones representaban en 2012 el 8,8% de la circulación, en 2014 suponía el 17,5%, según los datos facilitados por Abertis a este diario.

Sensible a los descuentos

Los datos ponen de manifiesto que el tráfico pesado es muy sensible a la política tarifaria. En el primer año de aplicación de las bonificaciones del 50% que puso en marcha el Gobierno de Aragón, 2013, solo se incrementó la circulación de camiones un 10% entre Pina y Fraga y se limitó a un exiguo 3,8% entre Zaragoza y Gallur. Hizo falta que el Ministerio de Fomento se sumara y aplicara un 25% adicional para que se dispara el uso a lo largo del año pasado: la intensidad media diaria pasó a 1.768 vehículos pesados en la AP-2 y a 856 en la AP-68, lo que representa un 57,5% y un 21,5% más que en 2012. Eso sí, el grado de utilización de los transportistas que se dirigen hacia el norte de España sigue siendo comparativamente muy bajo pese al intenso tráfico que soporta la carretera de Logroño.

El despegue aún es más significativo por el hecho de que el tráfico de turismos en los mismos tramos analizados de las autopistas siguió cayendo en 2013 y se benefició de un leve repunte en 2014, aunque sin ni siquiera alcanzar los datos de 2012. En este caso, las bonificaciones del 100% del peaje para los turismos que viajan en el día en los tramos sin desdoblar se vienen aplicando desde 2009, por lo que la gratuidad ya no surte efecto a la hora de desviar vehículos.

La misma evolución se registró en el conjunto de ambas vías rápidas, dado que entre Zaragoza y el Mediterráneo subió un 3% y desde la capital aragonesa hasta Bilbao lo hizo aún más discretamente, un 2,16%. De hecho, los registros de circulación siguen aún muy por debajo de los de 2007, el ejercicio previo a una crisis que ha hundido la circulación en España y, especialmente, por las
vías de peaje.

Cambio de tendencia

Nadie puede sostener de forma rotunda que el desvío de tráfico pesado de las carreteras de Logroño y de Barcelona a las autopistas sea la causa directa de la reducción de la siniestralidad, pero es una evidencia que desde que la DGA bonifica los peajes hay un sustancial cambio de tendencia. Y los números vuelven a demostrarlo: las dos nacionales registraron quince muertos en el año 2012, mientras que el balance de 2013 se redujo a cuatro y el de 2014 tuvo un ligero repunte y hubo cinco fallecimientos.


La relación entre la reducción de los accidentes y el desvío de camiones también se aprecia en el hecho de que en la mayoría de los siniestros mortales estén implicados transportistas. Así, nueve de las quince personas que perdieron su vida en 2012 lo hicieron en choques en los que se vieron implicados camiones y furgonetas, mientras que en 2013 y 2014 fallecieron seis personas en este tipo de colisiones. En el tramo sin desdoblar de la N-232 no hubo ni un muerto el año pasado.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual