Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Sociedad

El plan de las famosas

Llega la cuesta de enero y la temporada de alfombras rojas y, con ellas, las dietas para adelgazar más estrambóticas y discutibles a las que se apuntan los rostros conocidos.

Ester Requena 22/01/2015 a las 02:00
Etiquetas
0 Comentarios
Naomi Campbell, Dieta détox; Gwyneth Paltrow, Adicta a las dietas; Natalie Portman, Comida cruda; Kim Karsashian, Dieta Atkins; Madonna, Dieta macrobiótica; Angelina Jolie; Dieta del ayuno

Como cualquier mortal, los famosos se han subido estos días a la báscula para calibrar los ‘daños’ de los excesos navideños. Naomi Campbell es de las primeras en haber puesto en marcha su cura depurativa. Por más ‘diosa de ébano’ que sea, la modelo no luce esa silueta solo por genética, sino porque cierra la boca cuando tiene un desfile a la vista. Hace unos meses confesaba que no pudo dormir tras tomarse un algodón de azúcar, así que ¡imagínense tras las comilonas navideñas!

Ella es una más de una legión de famosas, cuyas estrambóticas dietas asaltan cada tanto los titulares de las revistas del corazón. Ahora, la última moda es la dieta ‘détox’, consistente en zumos de frutas y verduras depurativos. Apenas hay cara conocida en Hollywood a la que no se la haya pillado paseándose con un vaso de batido verde en la mano: Jessica Biel, Jennifer Garner, Miley Cyrus, Blake Lively. Miranda Kerr... Incluso Salma Hayek ha fundado su propia compañía de batidos que ‘limpian por dentro’, a los que la Campbell se ha hecho asidua a sus 44 años. De hecho, cuando regresó a las pasarelas se pasó 10
días solo bebiendo zumos de zanahoria, jengibre y piña para soltar lastre.

Otra de las dietas que ha entrado con fuerza en el mundillo del ‘cuore’ es la Perricone. Entre sus principales seguidoras para la cuesta de enero se encuentra Cate Blanchett. La veterana actriz tratará de librarse de los kilos de más con este régimen exprés de tres días que no pasa de las 1.500 calorías. Su base: salmón en las principales comidas, ya sea al horno, vapor o papillote. Incluso en el desayuno, que se completa con una tortilla de tres claras y una yema. Un plan que dicen que también han probado Julia Roberts, Uma Thurman o Eva Mendes, además de las españolas Nati Abascal, Patricia Conde o Eugenia Silva...


La que pasa de las modas a la hora de ponerse a dieta es la diseñadora Victoria Beckham. Ella continúa fiel a la dieta alcalina y eso que apenas pesa 48 kilos. La diseñadora solo come productos frescos y sin aditivos, principalmente verduras y frutas, y nada de pan o bollería. Sin olvidar un zumo de limón o lima al día, que combina con algo de ejercicio moderado.


Natalie Portman tampoco destaca por meterse entre fogones. Y menos tras las navidades, porque es seguidora de la ‘raw food’. O lo que es lo mismo: comer alimentos crudos. La oscarizada protagonista de ‘Cisne negro’ no enciende la cocina salvo para calentar el agua de sus infusiones. Su dieta se basa en ingerir productos elaborados a menos de 40 grados, aunque todo forma parte, según los seguidores de esta tendencia, de un estilo de vida. Así que nada de huevos o leche –salvo la materna y las vegetales–. Si Natalie se toma un queso, será elaborado a base de anacardos o frutos secos similares.


Madonna no se pasa de la raya

Igual de restrictivas son las normas que se impone Madonna para no pasarse de la raya. La artista respeta a pie juntillas la dieta macrobiótica. O sea, adiós a la carne, la leche o el azúcar. Y sus platos se hacen aún más complejos porque sus recetas las supervisan rabinos para que la artista cumpla las leyes judías al formar parte de la Cábala. Por eso nunca come fuera de su casa, "porque no puedes saber lo que te sirven», asegura. Para saciarse siempre lleva en el bolso semillas de lino (muy bueno contra las afecciones gastrointestinales) que ingiere a todas horas. Aunque a Madonna poca falta le hace ponerse a dieta ya que se machaca en el gimnasio ¡tres horas al día!

Pero el premio en lo que a prohibiciones se refiere se lo lleva Angelina Jolie y su dieta del ayuno (también conocida como 5.2). Consiste solo en tomar 500 calorías dos días a la semana (lo normal son 1.900 al día). Algo con lo que los nutricionistas ponen el grito en el cielo. Si solo una pera computa como 68 calorías, imaginen lo que uno se encuentra en el plato esos días.

Bastante más se mete Kim Kardashian entre pecho y espalda. Lo hace aunque esté a dieta y no solo para mantener su voluptuoso trasero. Cuando los excesos se van al resto de las curvas de su cuerpo confía en la dieta Atkins. Curiosamente un régimen que le recomendó su padre cuando ella era adolescente. Ambos querían decir adiós a unos kilitos y les vino muy bien. Recurrió también a este régimen para quitarse los 19 kilos que pilló en el embarazo. La esencia de la Atkins: reducir los carbohidratos y centrarse en las proteínas. Todo con vista a perder grasa y aumentar la masa muscular para continuar quemando calorías.

De la nevera de Sarah Jessica Parker cuelga un plan de comidas más variado gracias a la dieta Hamptons. De todo, pero poco. Obviamente nada de dulces por más que en ‘Sexo en Nueva York’ no se privase de ellos. Y salvo por exigencias del guión, nadie la verá con un plátano o picando unas uvas, totalmente prohibidas.

La Dukan ya no aparece entre las preferidas de las famosas, y eso que los endocrinos pusieron el grito en el cielo por sus efectos nocivos. Muchas caras conocidas fueron defensoras del método, como Caritina Goyanes. Ylos mentideros ingleses contaron en su día que hasta la familia Middleton al completo la siguió para lucir radiantes en la boda real. Incluida Cate y su hermanísima.

Malas lenguas de Hollywood

También hay malas lenguas en Hollywood. Allí dicen que si hay una persona obsesionada con guardar su figura esa es Gwyneth Paltrow. En Talavera de la Reina, donde vivió durante un intercambio cuando tenía 15 años y con el que guarda un vínculo especial, probó las migas, el lechazo y las torrijas. Con el paso del tiempo se ha entregado a todos los regímenes existentes y se somete a estrictas normas alimentarias que amplía a sus hijos. Ellos solo tienen permitido tomarse una galleta Oreo y una Coca Cola a la semana. Así que la duda es cuál hará estos días por más que publicara su propio libro de recetas para perder peso.

En cuanto a las famosas patrias, pocas revelan sus armas para librarse de los kilos de más. Como mucho cuentan que siguen un plan de comida equilibrado y que hacen algo de deporte. Salvo las que se aficionan a la dieta de la alcachofa previo pago del importe. Por él, y por las pastillas de esta verdura, han pasado Jessica Bueno, Rocío Carrasco, María José Campanario, Rosario Mohedano o Chabelita. Todo sea por soltar el lastre navideño.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual