Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Compra segura

Cinco claves de autoprotección para comprar en internet

Disponer de antivirus en el ordenador y tener el sistema operativo actualizado o las contraseñas seguras ayudarán a evitar posibles engaños.

Heraldo.es. Zaragoza Actualizada 17/12/2014 a las 16:39
Etiquetas
0 Comentarios
Consejos para operar y comprar en internet con seguridad

La sociedad aragonesa va poco a poco acostumbrándose a comunicar, comprar e incluso hacer operaciones financieras por internet. Las reticencias a la hora de introducir los datos de una tarjeta para hacer una compra o hacer una transferencia bancaria son cada vez menores, ya que la percepción de la seguridad de internet está cada vez más asentada en la sociedad.

Sin embargo, aunque el prestador del servicio sea considerado de garantía por el usuario y transmita confianza, como ocurre con las grandes tiendas de comercio electrónico o las entidades bancarias, el usuario debe ser cauto.

La puesta a punto del ordenador, la actualización de los programas y las medidas que toma uno mismo a la hora de adquirir un servicio por internet son fundamentales. Por eso es importante tomar una serie de precauciones y considerar ciertos riesgos que pueden llevar al usuario a ser víctima de algún fraude

La Unión de Consumidores de Aragón recomienda que todos aquellos usuarios que naveguen por internet y, especialmente, quienes vayan a realizar compras 'online' deben tener en cuenta los siguientes aspectos de auto-protección:
 
  1. Tener el ordenador siempre al día. Es fundamental tener actualizado tanto el antivirus y el cortafuegos como el propio sistema operativo. Además, conviene desinstalar los programas que ya no se utilicen y mantener el ordenador limpio.
  2. Precaución con el correo electrónico. Hay que evitar abrir mensajes de remitentes desconocidos. Por supuesto, nunca hay que abrir los archivos adjuntos que puedan contener dichos correos para evitar la infección del ordenador con virus troyanos o programas maliciosos. 
  3. Proteger las contraseñas y números secretos. Son datos que no se deben revelar nunca, y en caso de tener que apuntarlos, deben guardarse en un lugar inaccesible para terceras personas, lo que significa que guardarlo en un documento en el ordenador no es una buena opción. Se deben escoger siempre contraseñas que no puedan ser deducibles a partir de datos personales o de familiares. Del mismo modo, es fundamental que las claves cuenten con más de siete caracteres e incluyan números, signos de puntación, mayúsculas y minúsculas. 
  4. Prestar atención al 'phishing': Esta estafa consiste en suplantar la identidad de un prestador de servicio de confianza (habitualmente un banco) para conseguir información confidencial. No se debe responder nunca a solicitudes de este tipo de información aunque lleguen por mensaje de móvil, correo electrónico o llamada telefónica. En caso de duda se debe consultar de inmediato con el Servicio de Atención al Cliente correspondiente del prestador del servicio.
  5. No utilizar las claves de acceso de un servicio de internet en otro distinto: Actualmente existen los denominados agregadores financieros, servicios web que permiten ver en una única página todas las cuentas, movimientos y valores de un cliente en sus diferentes entidades bancarias. Para ofrecer su servicio solicitan las claves y contraseñas de la banca electrónica de todas las entidades financieras con las que el usuario trabaja. Aunque parezcan páginas seguras su nivel de protección, seguridad y responsabilidad ante el usuario nunca es el mismo que ofrecen las entidades bancarias, lo que supone un riesgo muy elevado.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual