Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

EN GERONA

Piden 7 años de cárcel para un pianista por molestar a una vecina

La Fiscalía le acusa de un delito contra el medio ambiente por contaminación acústica y otro de lesiones psíquicas a la denunciante.

EUROPA PRESS. GERONA Actualizada 23/12/2011 a las 17:10
6 Comentarios

La Fiscalía de Gerona ha pedido siete años y medio de cárcel y cuatro de inhabilitación para ejercer de pianista a la intérprete y profesional Laia M. y a sus padres, por lo que se les acusa de un delito contra el medio ambiente por contaminación acústica y otro de lesiones psíquicas a la denunciante, Sonia B., han confirmado fuentes judiciales.

La familia instaló en octubre de 2003 en su domicilio de Puigcerdá (Gerona) un piano para que practicara Laia M., de 26 años, que estaba cursando estudios oficiales de música, según ha publicado este viernes 'La Vanguardia'.

Según la calificación fiscal, tocaba el instrumento cinco días a la semana de 9.00 a 13.00 y de 14.00 a 18.00, sin que la sala donde ensayaba estuviera insonorizada, de modo que superó "el nivel máximo de inmisión sonora" permitido por ley.

Su abogado, Marc Molins Raich, ha tachado la petición de la condena de "grave error técnico" porque, a su juicio, no se puede considerar el ruido de un piano como fuente de contaminación acústica lesiva del medio ambiente --que es uno de los delitos que se les imputan--, como sería el caso del ruido de una discoteca o de un aeropuerto.

Además argumenta que este hecho no tendría que haberse criminalizado sino que, en el supuesto de que los hechos que atribuye la Fiscalía fueran ciertos, "tendrían que haberse enjuiciado, como máximo, por vía civil o administrativa".

"Hablaríamos de proporcionalidad --del delito con respecto a la pena-- si el núcleo de la acusación fuera acertado pero no lo es. Es una injusticia", ha declarado Molins, quien ha asegurado que la acusación también representa una hostilidad hacia esta la que considera una joven promesa de la música catalana, que ha estudiado en el Conservatorio del Liceu de Barcelona.


Requerimientos desatendidos

Según el escrito del fiscal, después de que la vecina Sonia B. denunciara en marzo de 2006 a los acusados ante el Ayuntamiento de Puigcerdá, el consistorio visitó en cuatro ocasiones --entre marzo de 2006 y febrero de 2007-- a la familia de la pianista para que insonorizaran en un plazo de 15 días la habitación del piano, unos requerimientos que fueron desatendidos.

A consecuencia del "ruido" del piano, la vecina pidió la baja laboral por lesiones psíquicas como ansiedad, alteraciones en el sueño y episodios de pánico, además de problemas de gestación en los últimos meses de embarazo, de manera que recibió terapia y tratamiento psiquiátrico.

Además de la pena de prisión por el delito contra el medio ambiente, la Fiscalía de Gerona solicita una multa de 10.000 euros, y de 9.900 de indemnización a la víctima por sus 108 días de baja laboral.


Reacción de la Fiscalía

La Fiscalía del TSJC ha querido matizar en un comunicado que la Fiscalía de Gerona podrá modificar su escrito y atenuar su petición inicial --7 años y medio de prisión-- si en el juicio se apreciara "una disminución de los efectos de la actividad molesta o una adopción de medidas correctoras eficaces".

Asimismo, también estudiará un indulto parcial para los acusados si la sentencia condena a los acusados a unas penas de prisión "excesivamente rigurosas".


  • anna maría batalla solá08/01/12 00:00
    Soy profesora de música, he estudiado la carrera tocando más de 5 horas diarias y también practicando música de cámara en mi casa y jamás ningún vecino se quejó, al contrario!! El mundo está lleno de músicos!!en mi época no había insonorizaciones y el Ayuntamiento de mi ciudad permitía tocar entre las 9 de la mañana y las 9 de la noche. Me parece una aberración llevar a una joven ante el juez y arruinar su vida por la intoleráncia de una vecina psicótica. ME SOLIDARIZO CON LA PIANISTA!!!!
  • pasmao26/12/11 00:00
    ¿Desde cuando la música clásica es "ruido"? Si así lo determinara el juez no haría mas que hacer gala de la estupidez de la <ley y de su propia incultura.
  • María25/12/11 00:00
    La mujer demandante ahora tiene una razón más para deprimirse: acaba de arruinarle la vida a una persona enviándola a prisión. No sé cómo puede vivir con eso, yo preferiría el dichoso pianito... jejeje
  • Por aquí le vamos dando24/12/11 00:00
    ASOMBRADO. Así que el ruido lo produce el que molesta y los gastos los tiene que asumir el molestado. A tí te hacen falta en la casa de al lado de la tuya una cuadrilla de niños tocando tambores a cualquier hora del día y de la noche, ¿o me vas a decir que los tambores no son instrumentos musicales?. En definitiva, quien está mal de la azotea eres tu.
  • Tecla23/12/11 00:00
    Me considero amante de la música, pero de ahí a tragarme la música de otro durante ocho horas al día en mi propia casa... Considero que la familia de la pianista tenía que haber insonorizado la habitación en cuanto la vecina se quejó. (Jiji, parecemos la peña de De Buena Ley). P.D. Aunque a "asombrado" o a mí misma nos cueste entenderlo, realmente hay gente a la que no le gusta la música.
  • asombrado23/12/11 00:00
    Me quedo alucinado de cómo se puede ser tan insensible. La música es un arte y necesita trabajo y muchas veces no se dispone de recursos para buscarse un chalet donde no haya vecinos. ¿Y cuáles son los límites de inmisión sonora? Anda que si es tan grave y sólo son 2000 euros ¿porqué no insonoriza la vecina también y se evita volverse loca? Me parece que se pasan tres pueblos. Un piano no produce esos efectos a nadie... Es que esa persona está mal por sí misma.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual