Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

OCIO

¿Han matado los móviles a las consolas portátiles?

Por primera vez en la historia, los ingresos por juegos de iOS y Android en Estados Unidos podrían superar a los de Nintendo DS y PSP juntos.

JORGE L. MORA. ZARAGOZA Actualizada 12/11/2011 a las 15:55
2 Comentarios
Jugar y conseguir juegos para el móvil es más sencillo y barato

‘Video killed the radio star’ (el vídeo mató a la estrella de la radio) rezaba la canción de The Buggles, cuyo videoclip  fue el elegido para la primera emisión de la cadena MTV el 1 de agosto de 1981. Aquel single marcó el inicio de una nueva era en la industria musical. Pronto los aficionados a los ‘smartphones’ podrian estar tarareando la muerte de las consolas portátiles: la empresa de analítica Flurry ha presentado un informe en el que por primera vez los teléfonos móviles y tabletas desbancan a las videoconsolas como principal fuente de entretenimiento portátil en Estados Unidos.

La mudanza de usuarios ha sido vertiginosa. En tan solo dos años el mercado ha cambiado por completo. En 2009, Nintendo y Sony acaparaban el 70% del ocio portátil. En 2010, su cuota de mercado era del 57%. Flurry prevé que en 2011 las compañías japonesas solo tendrán un 36% del total de ingresos por videojuegos frente al 64% de la suma de iOS y Android. Pero, ¿a qué se debe este cambio de hábitos?


Una evolución lenta y constante

En 1998 Nokia incluyó en sus móviles el ‘Snake’ o juego de la serpiente, un clásico de los años 70 que se vio relanzado y al que muchos nos volvimos adictos. Pasaron los años y fueron apareciendo muchos juegos, muy sencillos, diseñados para las pequeñas pantallas y los teclados numéricos de los teléfonos móviles. Pero en 2007 llegó el iPhone con su ‘enorme’ pantalla táctil y, como Steve Jobs diría, todo cambió. Con la aperturá de la App Store y el negocio de las aplicaciones creadas por terceros, los juegos en los ‘smatphones’ comenzaron a llenar las pantallas.

Los móviles siguieron evolucionando, llegó Android, y lo que antes eran solo dispositivos para hacer y recibir llamadas se transformaron en ordenadores en miniatura. Al mismo tiempo, desarrolladores independientes y grandes empresas del videojuego seguían creando títulos que iban de sencillos juegos, para pasar el rato, a complejos ‘shooters’ en tres dimesiones a los que hasta hace poco solo se podia jugar con una videoconsola o con un ordenador de sobremesa.


En 2010 llegaron las tabletas y, con ellas, las pantallas de los ‘smartphones’ parecieron quedarse pequeñas. Estos nuevos dispositvos se presentaron como el sustituto ideal a las viejas videoconsolas, con pantallas táctiles gigantes para disfrutar de los juegos en su plenitud. Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer.

Un precio reducido y una compra simplificada

Para entender el éxito de la nueva industria del videojuego orientada a los dispositivos móviles, hay que darse cuenta que no solo ha cambiado el soporte, sino también las condiciones de su comercialización.

Muchos de los títulos para teléfonos y tabletas son gratis y, en los de pago, el precio suele oscilar entre 1 y 2 euros para los más sencillos y entre 4 y 7 para los más elaborados. Las novedades para videoconsolas cuestan entre 30 y 35 euros.

Además, las tiendas de aplicaciones han creado una nueva forma de consumir, ya no hace falta ir a un establecimiento comercial y pasar por caja, con solo un click la aplicación se descarga en nuestro dispositvo mientras que su coste es cargado en nuestra cuenta corriente.

La simplificación del consumo de juegos y el bajo coste de estos ha contriuido sin duda a su éxito.

Pros y contras de los nuevos dispositivos

Tal vez, uno de los pocos ‘handicaps’ de los títulos para móviles y tablets sea la ausencia de controles físicos.

La mayoría de desarrolladores ha optado por redefinir los juegos, adaptando la forma de jugar al nuevo dispositivo, aprovechando las pantallas táctiles y otros avances tecnológicos, como el acelerómetro que permite controlar la acción moviendo o inclinando el dispositivo.

Sin embargo, los más jugones saben que para los juegos clásicos no hay nada como un buen ‘joystick’, ya que permite una gran precisión a la hora de interactuar con los personajes.

Los fabricantes de consolas portátiles no se rinden. Nintendo lanzó hace poco la 3DS, cuyo principal valor añadido es su pantalla capaz de reproducir contenido tridimensional sin necesidad de gafas. La calidad de los juegos de Nintendo son tambien un valor añadido, aunque en los últimos días la compañía se ha visto presionada por sus inversores para que creen títulos para ‘smatphones’, algo a lo que por el momento se resisten.

Por su parte, Sony creó un híbrido entre consola y móvil, con un terminal que tiene un panel deslizante que añadía controles físicos al teléfono móvil. Además, la nueva PSP Vita, que saldrá a la venta en los próximos meses, es una portátil que promete ofrecer una calidad gráfica solo vista hasta el momento en las videoconsolas de salón.

El contraataque de los móviles

La próxima generación de teléfonos y ‘tablets’ ya se vislumbra con procesadores de cuatro nucleos y un rendimiento gráfico nunca visto hasta ahora. Los fabricantes de componentes han presentado sus posibilidades dejando con la boca abierta a más de uno. Esta nueva tecnología llegará en 2012 ensanchando la brecha entre videoconsolas y dispositivos móviles, si los primeros no hacen nada por remediarlo.



En este vídeo se pueden ver algunos de los avances que se pretenden obtener gracias al nuevo procesador de ARM.



  • Ogustina13/11/11 00:00
    Mientras se maten entre ellos...
  • Bo13/11/11 00:00
    Rotaundamente no





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual