Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Familia

¿Estás preparado para practicar una maniobra de Heimlich?

El atragantamiento es una situación muy grave que, incluso, puede causar la muerte, pero también es muy sencilla de resolver. Solo necesitamos nuestras manos.

Lucía Bonel 19/06/2017 a las 06:00
Todos deberíamos saber hacer la maniobra de Heimlich. Podemos salvar una vida.J. M.

Todos nos hemos atragantado en alguna ocasión; y la verdad, se pasa un mal rato. Y más si se trata de un niño pequeño, cuya capacidad de reacción es infinitamente menor que la de un adulto. El atragantamiento es una obstrucción accidental, parcial o total de la vía respiratoria por un cuerpo extraño, que provoca un cuadro repentino de asfixia y que, si no se resuelve de forma rápida, puede incluso llegar a causar la muerte. Por eso es tan importante aprender a realizar la llamada maniobra e Heimlich o compresión abdominal. Hoy, de la mano del pediatra Pedro Orós y de Joaquín Martínez, enfermero y especialista en prevención, aprenderemos a practicarla en niños (de 1 a 8 años) y adultos. Pero, ¿qué suele provocar un atragantamiento? ¿Con qué debemos tener especial cuidado? Pues, principalmente con algunos alimentos -frutos secos, jamón, embutidos, como chorizo o salchichón sobre todo si tienen piel, trozos grandes de carne, calamares...- también hay que tener especial cuidado con los caramelos, palomitas, huesos de oliva... Sus síntomas se identifican porque “la persona que lo sufre pone sus manos en el cuello. Es el signo universal de la asfixia. En los casos graves, no puede hablar ni emitir sonidos, no puede respirar”, afirma Pedro Orós.

¿Qué tenemos que hacer?

  • Mantén la calma. Mientras tú ayudas, otra persona debe llamar al teléfono de emergencias : 112.
  • Lo primero que debes hacer es animarle a toser. El esfuerzo de la tos puede hacer que el objeto salga. Si no, realiza la maniobra de Heimlich como te indicamos seguidamente.
  • Si la obstrucción es completa, seguramente, no podrá hablar ni toser; no te asustes y realiza, igualmente, la maniobra de Heimlich.
  • Rápidamente, colócate detrás de la persona que se ha atragantado y rodea su abdomen con tus brazos por debajo de los suyos -como se indica en la imagen-.
  • Cierra uno de tus puños con el dedo pulgar dentro de los otros y colócalo justo por encima del ombligo, pegado a él.
  • Coloca la otra mano sobre el puño y empuja rápido y con fuerza hacia dentro y hacia arriba varias veces hasta que la persona consiga expulsar el objeto.
  • Si la persona está sentada en una silla o en el suelo, igualmente, colócate detrás y realiza la maniobra.
  • Si pierde la consciencia, tendrás que realizar un masaje cardíaco.
  • Si es un niño (de 1 a 8 años), realiza la maniobra igual que en un adulto, con la diferencia de que debes agacharte para que tu tórax esté en contacto con la espalda del niño.
  • Si estás solo, y eres tú el que se ha atragantado, en la parte alta del respaldo de la silla, una barandilla… apoya la zona donde colocabas el puño y déjate caer. Así, con tu propio peso realizarás la maniobra.

Qué no debes hacer nunca

  • No le des golpes en la espalda. Seguramente, el objeto se enclavará más por el impulso del golpe.
  • No intentes coger el cuerpo extraño con los dedos ni con objetos. Es posible que con la buena intención de cogerlo, lo que consigas es empujarlo más empeorando la situación.
  • Si la persona atragantada está embarazada o es muy obesa, rodéala con tus brazos por el tórax, coloca el puño en el centro del esternón, a la altura de línea mamaria y presiona muy fuerte, hacia a dentro, hasta que salga el objeto o pierda la consciencia.
  • No dejes a la persona que está sufriendo un atragantamiento sola.

Algunos consejos

  • No comas deprisa ni te metas demasiado alimento en la boca e intenta no reírte cuando tengas la boca llena.
  • No corras con comida en la boca.
  • Y no olvides que el atragantamiento es un situación muy grave pero también muy sencilla de resolver. Solo necesitamos nuestras manos.
  • Todos deberíamos saber hacer la maniobra de Heimlich: apréndela, practícala, enséñala y recuerda: puedes salvar una vida.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo