Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Final de la Copa del Rey

Ni Messi ni Gameiro... la protagonista de la final de Copa fue la mujer de rosa

Miles de comentarios en las redes sociales convirtieron a la esposa de Ángel María Villar en la estrella de la noche.

Heraldo.es. Zaragoza Actualizada 23/05/2016 a las 13:14
Etiquetas
'La mujer de rosa' en una de las imágenes que la lanzó al estrellato.Telecinco

El foco mediático de la final de la Copa del Rey, disputada este domingo en el estadio Vicente Calderón y que ganó el FC Barcelona en la prórroga, llevaba días puesto sobre la polémica de las esteladas. ¿Serían las banderas independentistas mayoría en la grada tras su prohibición y posterior autorización judicial? ¿Volvería parte de la hinchada culé a pitar el himno nacional?

En esas cuestiones andaban los medios y los aficionados cuando, de repente, irrumpió una protagonista inesperada que se llevó todos los comentarios en las redes sociales: 'la mujer de rosa'. 

Los 'tuiteros' dejaron a un lado las jugadas de Messi, Suárez, Llorente y Gameiro y pusieron su atención en una mujer que dormitaba en el palco presidencial ajena a la emoción del choque y a cualquier polémica de banderas y pitadas. Los comentarios se contaron por miles y pronto, la mujer de rosa, se convirtió en trending topic. 

La señora que ha saltado al estrellado sin esperárselo, tal y como han informado varios medios de comunicación, es Ana Bollaín Domenech, la esposa de Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol. La incógnita tardó en desvelarse, un hecho que hizo crecer aún más el interés de los espectadores. 

 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual