Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Nueva Zelanda

El extraño caso de la gata ladrona de calzoncillos

El pequeño felino neozelandés sustrajo 11 pares de calzoncillos y más de 50 calcetines en menos de dos meses.

Actualizada 21/03/2016 a las 17:38
Brigit posa con su tesoro en su casa de Hamilton, Nueva Zelanda.Facebook Sarah Nathan

Brigit, una gata de la ciudad neozelandesa de Hamilton ha saltado a la fama tras conocerse su extraña afición: adueñarse de la ropa interior de sus vecinos. Su propietaria, Sarah Nathan publicó una imagen en Facebook contando la curiosa historia con el objetivo de encontrar a los dueños de las piezas de ropa. En poco tiempo, la imagen ha alcanzado cerca de 3.000 reacciones y comentarios.

"Este es el botín de Brigit. He dejado notas en todos los buzones de la calle. Deben de pertenecer a alguien. Por favor comparte si conoces a alguien que vive en St. George", escribió Nathan en la red social tras descubrir que su mascota había estado sustrayendo un total de 11 pares de calzoncillos y 50 calcetines masculinos en poco más de 50 días.

Según ha relatado la propietaria a la cadena británica BBC, empezó a darse cuenta de lo que ocurría al encontrarse con estas prendas desconocidas por la casa, que no pertenecían a ningún miembro de la familia.

Pero no era la primera vez que Brigit hacía algo así. En su anterior hogar, la gata recorría el barrio para hacerse con "un poco de todo", señalaba Nathan al diario New Zealand Herald. Sin embargo, ahora los calzconcillos se han convertido en su "pasión absoluta". 

La pequeña felina de seis años tendrá que cambiar pronto de afición o adaptarse a un nuevo escenario de acción, ya que su familia se mudará pronto a otra casa. 

 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual