Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Mitos y leyendas

La mitad de los islandeses creen en la existencia de los elfos

Solo el 13% de los participantes en una encuesta negaba con rotundidad la existencia de los elfos, mientras un 19% lo definía como poco probable.

Europa Press. Madrid Actualizada 26/12/2015 a las 09:16
El paisaje islandés invita a la fantasía

Los elfos son unos pequeños seres de no más de 90 centímetros de alto con grandes orejas y aunque para algunos no representan más que a unos seres mitológicos, para muchos otros son más que eso. En torno al 54% de los islandeses cree en ellos o, al menos, cree que hay posibilidades de que existan, tal y como ha indicado 'National Geographic' en una publicación este viernes.

De todos los estudios que se han hecho a lo largo de la historia se han extraído las mismas conclusiones: que cerca de la mitad de los islandeses no descartan la existencia de estas pequeñas criaturas. Según un estudio elaborado por el profesor de Psicología de la Universidad de Islandia Erlendur Haraldsson en 1974, el 55 por ciento de los islandeses creía --a diferentes niveles-- en la existencia de los elfos.

En otro estudio llevado a cabo años después, en 1998, los resultados eran similares, alcanzando en torno al 54,4 por ciento de los islandeses que aceptaba la existencia de elfos. Otro más reciente, elaborado entre 2006 y 2007 y supervisado por Terry Gunnell elevó esta cifra al 62 por ciento.

Según este último sondeo, sólo el 13% de los participantes en la encuesta negaba con rotundidad la existencia de los elfos, mientras un 19 por ciento lo definía poco probable. Sin embargo, un 37 por ciento aseguraba que podrían existir, un 17 por ciento creía que su existencia era probable y un 8 por ciento afirmó rotundamente su existencia.

"Los islandeses parecen estar mucho más abiertos a fenómenos como los de soñar con el futuro, los presagios o corazonadas, los fantasmas o los elfos que los ciudadanos de otros países", afirmaba Gunnell en la revista 'Iceland Review'.

En junio de 2014, se detuvo un proyecto de construcción de una carretera en Islandia después de que un grupo de manifestantes pidiera su paralización para evitar molestar a los elfos que vivían bajo las rocas en el lugar donde se pretendía construir. No es la primera vez que ocurre, ya tuvo lugar algo parecido en 2013.

También el pasado mes de mayo, el diputado islandés Árni Johnsen decidió mover a su vivienda la piedra donde aseguraba que vivía una familia de elfos que le salvaron la vida cuando, años atrás, tuvo un grave accidente de tráfico. Para agradecérselo, decidió llevar la piedra a su propiedad para que las criaturas pudieran vivir alejadas de la carretera.


Navidad, un buen momento para verlos

Los islandeses aseguran que las vacaciones de Navidad son un buen momento del año en el que poder ver a los elfos --o 'álfar' en islandés, o también 'huldufolk', que significa "gente escondida"--, ya que en los días de Navidad y en Nochevieja se sabe que salen a buscar sus nuevas viviendas.

"No se modifican las rutas de las carreteras en Islandia todos los días por culpa de los elfos", aseguraba Petur Matthiasson desde el departamento de carreteras de Reikiavik. "Sólo en esos casos en los que nos han advertido de que había elfos viviendo en las piedras en el camino por donde iba a ir la ruta", añadía. "Tenemos que respetar esa creencia".

Por su parte, el profesor de Folclore Adalheidur Gudmundsdottir asegura que es imposible "vivir en este paisaje y no creer que existe una fuerza mayor que uno mismo".

"No hay que retratar a los islandeses como campesinos incultos que creen en hadas, pero miren a nuestro alrededor y entenderán por qué el poder de las creencias es tan fuerte aquí".







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual