Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Belleza

​Los hombres, de la clínica a la oficina

Mujeres y hombres, jóvenes y no tan jóvenes, recurren a nuevos tratamientos estéticos para mejorar en el mundo laboral.

Efe. Madrid Actualizada 24/10/2015 a las 15:52

Ya no solo se acude a una clínica estética para borrar o planchar arrugas sino para subir la autoestima, acceder a un puesto de trabajo o mejorar en el mundo laboral. Mujeres y hombres, jóvenes y no tan jóvenes, recurren a nuevos tratamientos, sin cirugía, que ponen al mal tiempo buena cara.

La sociedad ha pasado de imponer un canon de belleza a exigir la eterna juventud, una presión que merma la autoestima y convierte en casi obligada la visita a un médico estético para paliar el paso del tiempo. Así lo constatan los centros especializados que ven cómo los hombres han dejado de pasar de largo frente a sus puertas.

Quedarse sin trabajo y enfrentarse a una entrevista para conseguirlo es uno de los nuevos motivos que llevan a hombres y mujeres a someterse a un tratamiento de belleza, explica la doctora Sofía Cueto, codirectora de la clínica de medicina estética Mira+Cueto.

Cueto asegura que el paciente quiere aumentar su seguridad y autoestima con un tratamiento que le haga verse mejor frente al espejo, y así disponer de la fortaleza necesaria para afrontar la búsqueda de un empleo.

"Cada día vivimos más, nos cuidamos más y llega un momento en el que a pesar de sentirnos llenos de energía, nos miramos al espejo y la cara no acompaña esa actitud", afirma.

La doctora relata cómo algunos de sus pacientes masculinos se han sentido amenazados viendo que sus compañeros más jóvenes "les comen el terreno en el trabajo desde puestos de responsabilidad, a los que han accedido de manera rápida, en estos tiempos de crisis" y sienten la necesidad de "transmitir" que siguen "fuertes" a la hora de llevar adelante sus proyectos.

El rostro de los "seniors" suele reflejar signos de cansancio, ojeras, flacidez o arrugas y transmite una imagen triste y abatida que no se corresponde con su actitud vital y arrolladora. Una contradicción que les hace descender en el escalafón laboral.

Incluso hombres más jóvenes sienten esa presión profesional y deciden actuar y ponerse en manos de especialistas.

Fernando Candela, director del club 'El Principito' y representante de actores, tiene 39 años y se define como un hombre dinámico que exprime el día con una jornada que comienza muy temprano y termina en la madrugada.

"El espejo me devolvía una imagen cansada en la que las ojeras y las bolsas eran el foco de atención de mi interlocutor", comenta, mientras recuerda cómo amigos y conocidos le espetaban: "Estás agotado, ¿no?".

Reconoce que en su decisión ha pesado una "necesidad psicológica. La gente joven viene apretando", y equipara los tratamientos estéticos a la práctica de un deporte, argumentando que encontrarse mejor le permite enfrentarse con energía a su trabajo.

Un tratamiento que le ha dado "seguridad" y "valentía" para lanzarse a nuevos proyectos, gracias al buen uso del ácido hialurónico y la toxina botulímica, con los que ha eliminado los efectos del paso del tiempo y el sueño escaso sobre su rostro y le han aportado frescura a la mirada.

El hecho de que no tener que someterse a una cirugía fue determinante para tomar la decisión definitiva. "Es como ir al dentista, después puedes seguir con tu vida normal".

Entre risas comenta que, "es estupendo decir que te mantienes así porque bebes mucha agua y haces ejercicio, pero no es cierto".

La mayoría de los hombres no comenta su paso por una clínica pero él no tiene ningún problema en decirlo, explica Candela, que afirma que cada vez más hombres se hacen "retoques".

La doctora Cueto apoya su discurso y argumenta que los hombres han dejado de pensar que un tratamiento les va a cambiar la cara. "Nuestro objetivo es que nadie note qué se ha hecho".

Fernando Candela no considera un tratamiento estético "un producto de lujo". "Es algo que puedes asumir. Lo tienes que plantear como cuando decides irte de vacaciones o apuntarte a un gimnasio, miras el presupuesto y ves cómo puedes encajarlo en tu economía", concluye.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual