Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Sevilla

El marido de la 'duquesa roja' será exhumado para una prueba de paternidad

Una mujer de 65 años solicitó esta prueba para reclamar ser hija del duque fallecido.

Efe. Écija Actualizada 24/06/2015 a las 10:48
Etiquetas
0 Comentarios

Rosario Bermudo Muñoz, una mujer de 65 años, ha conseguido que un juez acuerde que se desentierren los restos del marido de la duquesa de Medina Sidonia para hacerle pruebas de ADN, ya que reclama ser su hija y quiere parte de la herencia del aristócrata.

Según Fernando Osuna, abogado de la mujer, natural de Écija (Sevilla), esta reclama ser hija de Leoncio González de Gregorio y Martí, que fue marido de la conocida como 'duquesa roja' y que falleció en 2008.

Rosario Bermudo ha pedido la prueba de ADN para confirmar esa supuesta paternidad, para lo que habrá que exhumar los restos del aristócrata, que están en un pueblo de Soria.

"Hay en juego una importante herencia", ha señalado el abogado, que ha añadido que "una vez se consiga la prueba del ADN, el juzgado convocará a las partes al acto del juicio oral para determinar si la ecijana es hija del que fue marido de la 'duquesa roja'".

Según Osuna, su cliente nació en Écija fruto de las relaciones extramatrimoniales de su madre con el aristócrata, en cuya casa trabajaba como asistenta.

Fruto de esa relación, la madre de Rosario Bermudo quedó embarazada "y se tuvo que buscar la vida sola y en unas condiciones muy difíciles".

Luisa Isabel Álvarez de Toledo, conocida como la 'duquesa roja', falleció en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) en marzo de 2008.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual