Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Cultura

“Cada biblioteca es única y eso es lo excepcional”

Cinco profesionales explican su trabajo y su relación con los usuarios en el Día Internacional de las Bibliotecas.

Antón Castro. Zaragoza Actualizada 24/10/2015 a las 12:56
Biblioteca del Paraninfo.Heraldo

Este sábado se celebra el Día Internacional de las Bibliotecas: ese santuario de papel, de conocimiento, de viaje en el tiempo y en la memoria mediante la palabra y la luz de la sabiduría. La biblioteca, además, tiene algo de espacio cotidiano, democrático y, a la vez, de recinto sagrado en una época en que la cultura sucumbe a la tiranía de los mercados y la banalización. La biblioteca es un paraíso constante abierto a cualquier sensibilidad. Cinco profesionales explican aquí qué es una biblioteca, en qué consiste ser bibliotecario y cómo viven, íntimamente, su oficio y su relación con los usuarios.

Ramón Abad Hiraldo (Director de la Biblioteca Universitaria)

El espacio y el mundo. "La biblioteca es mi mundo, lleno de caminos, donde no hay barreras y siempre encuentras refugio y ayuda cuando necesitas. Pero siempre eliges tú. Es un lugar en el que siempre hay algo por descubrir. Un espacio donde el individuo se enriquece tanto como comparte", explica.

La Biblioteca Universitaria. "Imagino la docencia y la investigación universitarias como una red de autopistas, en la que las bibliotecas serían sus áreas de servicio: abiertas a todos y a (casi) todas horas, suministran la gasolina que grandes y pequeños vehículos necesitan para llegar a su destino; tienen áreas de descanso, tiendas y restaurantes, taller de reparaciones, mapas y guías, servicios... y desde allí se atienden las llamadas de ayuda de los teléfonos de emergencia situados a lo largo del camino".

Milagros García (Bibliotecaria del Instituto Cervantes)

Una convicción. "Para mí ser bibliotecaria –dice- es algo mucho más que un desempeño profesional, lo siento como una especie de activismo, una convicción o una creencia absoluta en el papel de la bibliotecas en la sociedad. No sé si soy bibliotecaria porque en cuanto pude fui usuaria de bibliotecas, o si soy una entusiasta usuaria porque soy bibliotecaria".

La usuaria, la lectora. "En cualquier caso, lo cierto es que no podría imaginar mi vida sin las bibliotecas. A las bibliotecas les debo, entre otras cosas, el haber podido disfrutar (y seguir haciéndolo) casi sin límites, de una de las cosas que más me gusta en esta vida: la lectura. Casi todo lo que he leído lo he tomado prestado de una biblioteca, prefiero, incluso, tomar un libro prestado de una biblioteca antes de que me lo deje una persona".

Servicio público. "Tengo siempre muy presente que las bibliotecas son un servicio público, un bien para la sociedad y que mantenerlas y desarrollarlas es una tarea ineludible de las autoridades y que como usuarios y usuarias nos atañe, también, apoyarlas para poder disfrutar de más y mejores servicios y aprovechar todos sus recursos. Como bibliotecaria, tengo la suerte de tener un trabajo un trabajo precioso, creativo y enriquecedor. Me gusta saber que siempre hay algo por hacer, por descubrir o por disfrutar en una biblioteca", resume Milagros.

Cruz Barrio (Bibliotecaria del Centro Aragonés de Barcelona)

Aragón. "El mundo del libro es apasionante. Trabajar en la biblioteca del Centro Aragonés me ha dado la oportunidad de conocer mejor Aragón, pero sobre todo creer en un Aragón donde algunos paisajes y personas son imprescindibles. Cada vez creo menos en eso de que todo somos prescindibles. En el Aragón que yo creo y que he conocido en los libros hay personas que sois imprescindibles".

Desde 1909. "Estar en esta biblioteca que se creó en 1909, que se ha ido formando sobre todo con donaciones de socios y personas vinculadas a Aragón, y que perdura en el tiempo hasta hoy mismo, es una responsabilidad que asumo con pasión. Y también con gratitud y recuerdo a los anteriores y magníficos bibliotecarios que han cuidado con esmero el fondo que hoy podemos consultar. Que la biblioteca del Centro Aragonés de Barcelona sea la biblioteca pública sobre autor o tema aragonés más importante que hay fuera de Aragón es un orgullo para todos los socios del Centro. Todos los interesados por Aragón que la consultan valoran el esfuerzo que realiza el Centro", resume Cruz Barrio, desde Barcelona.

Matilde Cantín (Directora de la Biblioteca Universitaria ‘María Moliner’)

¿Qué es la biblioteca? "La biblioteca es una parte esencial en mi vida, y no solo porque mi carrera profesional esté ligada a las bibliotecas. En mis primeros años de Bachillerato supuso un descubrimiento, un paraíso, un lugar mágico donde encontrar aventuras y conocimiento y eso tuvo lugar en la entonces muy bien nutrida biblioteca de la Universidad Laboral de Zaragoza. Durante mis estudios de Filología Hispánica en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza, tuve la oportunidad de utilizar la Biblioteca de la Facultad y la todavía mejor dotada biblioteca especializada del Departamento".

Pasión y profesión. "En el verano de1980, tras licenciarme, no dudé en matricularme en las primeras oposiciones para Auxiliares de Bibliotecas, Archivos y Museos de la Universidad de Zaragoza. Y aquí sigo con entusiasmo, tras 34 años de servicio, en la dirección de la centenaria Biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras (desde 2013 denominada Biblioteca María Moliner), la mayor biblioteca universitaria aragonesa, que es un centro de recursos para el aprendizaje, la docencia, la investigación y la formación continua. Un lugar privilegiado, donde cada día aprendo con los compañeros y con los usuarios, un lugar de encuentro abierto a la sociedad y al mundo".

Ecos de Borges y María Moliner. "Mi definición preferida de biblioteca es muy literaria, siempre recuerdo la concepción que de la misma tiene Borges en el cuento ‘La Biblioteca de Babel’, descrita como un universo y como un laberinto. Sin embargo, no puedo olvidar las palabras de nuestra María Moliner en ‘Instrucciones para el servicio de pequeñas bibliotecas’ respecto al papel del bibliotecario: 'el bibliotecario, para poner entusiasmo en su tarea, necesita creer en estas dos cosas: en la capacidad de mejoramiento espiritual de la gente a quien va a servir, y en la eficacia de su propia misión para contribuir a este mejoramiento'".

Chus Juste Pala (Bibliotecaria de Zuera)

El sueño, el hilo, un flechazo. "La Biblioteca es un día de sol, tranquilo, sin viento, en otoño. Un día tranquilo, permanente, de los que siempre vienen después de días de cierzo, fríos y poco apetecibles. Es la posibilidad de una hora más de sueño en un cambio de ciclo. Es la lluvia amarilla. Es esa melodía de fondo que te acompaña cuando caminas. Es la posibilidad de lo inesperado. Es el camino previo a un flechazo. O una siesta al sol en un banco de un parque después de un buen vino. Es el sabor que deja una buena conversación. Aquí se esconden o duermen o esperan todas las cajas de Pandora. Aquí esperan todos los hilos. Los horizontes se estiran, los atardeceres son largos y cálidos", afirma con sentido poético Chus Juste.

El espacio excepcional. "Cada biblioteca es única. Eso es lo excepcional. Cada una se construye con los sueños de sus bibliotecarias y usuarios. Cambian, se adaptan, crecen, se transforman Son emocionantes en sí mismas. Cada libro es una puerta que te lleva a lugares diferentes. Templos de las mil y una puertas. Los vecinos saben de la existencia de esa vecina amable, posible, cercana ... y proyectan en ella sus sueños", concluye.
Más información







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual