Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Literatura

Daniel Sánchez Arévalo: "Con 'La isla de Alice' he dado un salto al vacío"

Al director madrileño le gustaría que su novela siguiera siendo una novela, y, si acaso, "una serie", "pero nada de películas".

Efe. Barcelona Actualizada 16/10/2015 a las 18:54
Etiquetas

'La isla de Alice', 600 páginas de thriller y drama de superación, es el resultado de seis años de dar vueltas a una historia tan potente que ha sido la finalista del Premio Planeta, pero su autor, el director de cine y guionista Daniel Sánchez Arévalo, aún no cree que sea escritor.

"Es una cuestión de respeto. Convertir esta historia en una novela es un salto al vacío y quiero estar a la altura y 'no manchar'. Me considero contador de historias y aunque tengo ya dos novelas publicadas, esta es la primera de verdad. Lo otro era yo jugando a escribir novelas", revela en una entrevista.

La protagonista es Alice Williams, una mujer de 33 años, con un hijo y embarazada de otro, que se obsesiona con descubrir por qué su marido, muerto en accidente, iba a una isla de solo 500 habitantes cerca de Marthas's Vineyard.

Ha situado la acción en Estados Unidos, donde ha vivido, "sumando distintas épocas", cerca de cinco años, porque cuando ya tenía la idea en la cabeza viajó por la costa de Nantucket, Cape Cod y Martha's Vineyard y vio que tenía que ser allí, "en ese paraíso de rancio abolengo y ballenas", donde tenía que estar su isla.

"Me fascina la sociedad americana. Me fascina que todo sea siempre tan pulcro, tan correcto, que todo esté bien. Aquí nos enfrentamos y nos decimos las cosas a la cara", sugiere sobre la trama.

Quiere, como quiere a los "héroes" de sus filmes 'Azuloscurocasinegro' o 'Gordos', a Alice y la trata con la mayor piedad porque no le gusta juzgar a la gente y menos aún a la que está atrapada en sus circunstancias: "las de ella son las peores que puedo imaginar", revela.

También es "muy intencionado" que las protagonistas de la novela sean mujeres -Julia Ponsky, el seudónimo con el que se presentó al premio es uno de los personajes- porque "tenía una duda pendiente con el universo femenino".

"He escrito poniéndome en su piel; le he 'robado' a todas las mujeres de mi vida cosas para ello. Me gustaría que cualquiera que la leyera pensara que la había escrito una mujer", admite.
'La isla de Alice' empezó siendo un guión, pero era "tanto lo que quería contar" que no lo podía condensar y aquellas "páginas y páginas" salían y entraban del cajón mientras rodaba 'Primos' y luego 'La gran familia'.

"Y entonces pasó algo terrible, la enfermedad de la pareja de mi madre -el actor Héctor Colomé-, una de las personas que más he querido en mi vida, y necesitaba agarrarme a algo para alejarme del abismo. Me agarré a la isla, me escondí en ella durante aquellos nueve meses de dolor y sufrimiento", recuerda.

Tanto fue así que, aunque tenía previsto haber comenzado en febrero el rodaje de una nueva película, estaba tan enfrascado en la novela que "no podía parar".

"Tomé una decisión muy importante en mi vida. Era como quedarte sin nada porque yo me gano la vida con el cine. He llegado aquí con el agua al cuello. El dinero del premio -150.000 euros- no me acerca a mi sueño de ser asquerosamente rico pero es un alivio importante", bromea.

Le cuesta mucho "encasillar" su novela pero cree que es "un thiller, una novela intimista, un drama costumbrista con toques de humor pero, sobre todo, una historia de superación, sobre lo que es necesario hacer para seguir en pie "y superar la oscuridad que llega con la perdida de un ser querido".

El madrileño (1970) decidió presentarse al Planeta "por ilusión y ambición", porque, confiesa, no quiere ser "un grito en el desierto", quiere que la gente le lea y que todo el mundo sepa que ha escrito una novela.

"Fue una decisión mía. Era consciente de que entraba en un juego en el que compiten muchas novelas y también se que esto es parte de un proceso, no un fin en sí mismo", precisa.

Le contó que se presentaba a sus "íntimos", entre ellos el actor Quim Gutiérrez, pero cuando le dijeron hace unos días que estaba entre los diez finalistas decidió inventarse que tenía que viajar con su madre a Barcelona para ir a una boda.

"Ha sido todo emocionante y vertiginoso. En la cena del premio, rodeado de tanta gente -900 invitados, entre ellos Artur Mas o la ministra Ana Pastor- había veces que no podía tragar. Es que a mí me gusta estar solo en casa, con mi perro", revela.

Le gustaría que su novela siguiera siendo una novela, y, si acaso, "una serie", "pero nada de películas".

"Mi objetivo es que vuele, soltarla, y ya estoy pensando en otras historias para el cine. Cuando pueda parar me pondré a escribir otra cosa y no tendrá ya nada que ver ni con esto ni con lo que pensaba hacer en febrero. No todo lo que hacemos es digno de ser publicado o editado. Soy muy exigente", apunta.

Y recalca de nuevo, como hizo en la rueda de prensa nada más fallarse el premio, que este proyecto, "el más personal y ambicioso" de su carrera, es "un comienzo, no un final".







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual