Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Toros en San Fermín

​Triunfo cabal y puerta grande de Paco Ureña con una dura corrida de Escolar

El aragonés Paulita se fue de vacío.

Efe. Pamplona Actualizada 11/07/2015 a las 21:43
Etiquetas
El torero murciano Paco Ureña.Afp

El torero murciano Paco Ureña, que cortó dos orejas y salió a hombros de la plaza, logró el triunfo más cabal y de mayor mérito de lo que va de feria de San Fermín, ante el único lote con ciertas posibilidades de una dura y peligrosa corrida de José Escolar.

La corrida de toros con la que la ganadería de José Escolar debutó en Pamplona llegó a los corrales de la plaza después de provocar el encierro más accidentado de lo que va de Sanfermines y para ofrecer sobre la espesa arena de la monumental un juego no menos duro y complicado.

Pero ante esa dureza, en realidad ante los dos únicos ejemplares con opciones, se plantó con firme convicción el también debutante Paco Ureña, que, sin arredrarse, logró el triunfo más cabal de los varios que se han registrado en los siete días de toros que van cumplidos en Pamplona.

El torero murciano ya mostró esa determinación al embraguetarse a la verónica con el primero de su lote, un toro con un físico más próximo al encaste Santa Coloma que al pretendido de Albaserrada del que presume esta ganadería.

Después de descabalgar al picador, tuvo el de Escolar unas primeras embestidas a la muleta de más movilidad que entrega, para luego ir desarrollando cierto peligro, porque, encastado y listo, no perdonaba un sólo error del matador.

El mérito de Ureña, por tanto, fue cometer muy pocos deslices técnicos con él, tanto a la hora de citar y traérselo toreado como a la de embarcarlo y despedirlo, siempre con las plantas asentadas en la arena y muy seguro de sí mismo.

Fue así como el trasteo fue creciendo en intensidad y contundencia, hasta que le ligó dos series de naturales de muy largo y limpio trazo y otra aún más rotunda de derechazos que precedió a una estocada baja, que resultó la única mácula de la obra.

Con todo, el murciano paseó una oreja de tanto peso específico como la que luego le cortaría al sexto. A este otro, el de más peso de la corrida, también le enjaretó Ureña valientes verónicas antes de que Iturralde, a caballo, y Víctor Hugo, con el capote, le hicieran una lidia modélica.

Así que desde el principio, con sobrada soltura, el triunfador de la tarde le fue cuajando buenos pases por ambas manos, a los que sólo la falta de celo del toro en los remates le restó algo más de contundencia.

Aun así, resultó otra faena compacta que el festivo público pamplonés supo reconocer en su justa medida y que redondeó la gran presentación de Ureña en la Feria del Toro.

El local Francisco Marco se enfrentó finalmente a dos toros que no corrieron el encierro: el que se volvió a los corrales en plena de Santo Domingo y el sobrero que sustituyó al titular devuelto precipitadamente por sus descoordinados movimientos de salida.

Sin que ese comportamiento se pueda acusar a la carrera de la mañana, ambos desarrollaron rápidamente un peligro que dejó al veterano Marco sin opciones, pero también sin ideas, en dos breves tanteos con la muleta.

Pero para peligroso estuvo también el segundo de la tarde, que se había encargado por sí sólo de engrosar el parte de heridos del encierro.
Y este sí que pareció haber sacado conclusiones de su actos durante la amanecida, porque a la tarde tuvo un certero sentido en cada una de sus recelosas arrancadas.

El aragonés Paulita se lo quitó de en medio pronto y como pudo, lo mismo que hizo con el quinto, un feo y flaco animal con unas aparentes complicaciones que apuntó en banderillas pero que el matador no dejó ver demasiado con su actitud cautelosa.

FICHA DEL FESTEJO:

Seis toros de José Escolar (el primero como sustituto del titular devuelto por descoordinarse), muy desiguales de cuajo, hechuras y cabezas. Salvo el lote de Ureña, que, sin ser fácil, tuvo opciones de lucimiento, el resto de la corrida desarrolló sentido y peligro en distintos grados.

Francisco Marco: estocada trasera desprendida y cinco descabellos (silencio); estocada caída (silencio).

Paulita: pinchazo y estocada contraria (silencio); media estocada atravesada y pinchazo (pitos).

Paco Ureña: estocada baja (oreja); estocada honda trasera y desprendida (oreja con petición de la segunda). Salió a hombros.

Entre las cuadrillas, destacaron Pedro Iturralde y Víctor Hugo Saugar picando y bregando al sexto, respectivamente, como también fue valiente la brega de Fernando Téllez con el quinto.

Séptimo festejo del abono de San Fermín, con lleno en los tendidos.
Más información







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual