Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Zaragoza

Ha muerto Manolo, ‘el tabernero galáctico’ del bar Bonanza de Zaragoza

Manuel García Maya, pintor y agitador cultural desde el otro lado de la barra, fallecía anoche a consecuencia de un infarto.

Antón Castro. Zaragoza Actualizada 11/10/2013 a las 19:44
25 Comentarios
Manuel García Maya en 1986, cuando expuso en Filosofía y Letras.HERALDO

Este jueves, durante los rumores de fiesta que tanto le gustan, fallecía Manuel García Maya (Morata de Jalón, 1942), Manolo el del Bonanza, a consecuencia de un infarto. Uno de sus amigos, el pintor Eduardo Laborda, dice que “el Bonanza ha sido uno de los grandes cafés literarios y culturales de Zaragoza. Allí se cocían muchas cosas, se gestaban proyectos, se conversaba, se discutía. Manolo, con su especial personalidad, nos acogía a todos y exponía a muchos artistas”. Eduardo Laborda, que le dedicó un cortometraje en los años 60 al Bonanza, estaba conmovido. “Nanuk, la productora de Javier Estella y José Manuel Fandós, le dedicó en 2011 una película conmovedora y dramática: ‘Manuel García Maya. Desde el otro lado de la barra’. Había una escena donde la muerte llamaba al siguiente. Hoy me ha parecido que era algo premonitorio”.

Manolo llegó a Zaragoza en 1957 y trabajó en Casa Amadico, en El Tubo, luego en el Náutico y posteriormente en el Fiesta. Fueron su escuela de aprendizaje. Entre 1965 y 1967 trabajó en Mallorca en servicios de hostelería para el turismo y se casó por entonces con María Pilar del Cacho, Marisa. Soñaba con un local propio y al fin en 1973 logró abrir, en la calle Refugio 4, el Bonanza, que iba a convertirse en un templo laico de artistas, escritores, navegantes de la noche y quizá de solitarios. Mariano Viejo ha recordado: “Un día mi amigo Alejandro Molina me dijo: bajo mi casa un loco ha abierto un bar. Hay que ir, y fuimos, y entonces todo comenzó. Comenzó la alegría, el sueño no soñado, la libertad. Qué canción tan bella, justo allí en un lugar oscuro pero con luz, la luz que en aquel tiempo era difícil de ver”.

Esa luz empezaba en la personalidad de Manuel García Maya. Manolo. Era un espíritu libre, excesivo, iconoclasta y apasionado, al que le interesaba la cultura. Javier Barreiro dice que “no era un intelectual sino un trabajador”. Cuidaba los sonidos del local –con Mompou, con Mahler, con Schöenberg, con Erik Satie, con Bach, con Wagner-, hablaba de arte, tres de sus artistas favoritos eran Jackson Pollock, De Kooning y Vincent Van Gogh, y hablaba constantemente de Nietzsche, de Bataille, de Cioran, de Schopenhauer, de Kafka o de Fernando Pessoa. Y de muchos otros: él se alimentaba de sus clientes y los clientes se alimentaban de su ironía, de su humor y de su capacidad para crear un espacio de rebeldías. Solía decir: “Los clientes te mejoran y te empeoran”.

Por allí pasaron distintas generaciones de artistas, a los citados Alejandro Molina y Mariano Viejo hay que sumar a Ángel Aransay, Joaquín Alcón y Ángel Maturén; luego llegarían Eduardo Laborda e Iris Lázaro, ootros pintores como Miguel Ángel Ruiz Cortés (que acaba de fallecer también), gentes del teatro como Luis Felipe Alegre, Dionisio Sánchez y los actores del Grifo y Paco Ortega, fotógrafos como Andrés Ferrer. La lista es realmente interminable: resulta muy difícil encontrar un lugar que aglutinase a tantos creadores, a tanta gente que soñaba con un país nuevo. La bandera de la República ondeaba entre pósters y fotos de mujeres exuberantes. Ángel Guinda se casó allí en segundas nupcias y tenía su tertulia de jóvenes poetas, capitaneada por Alfredo Saldaña y Manuel Forega (que editaría el libro ‘El Bonanza’ de Manuel Lampre, 1992. Más tarde, en nuevas hornadas, por allí aparecerían Pepe Cerdá y Juan Sotomayor, que expondrían en el bar. Las tertulias aún siguen al orden del día.

Uno de los estudiosos de Manolo, Manuel Pérez-Lizano, ha recordado que allí se hicieron alrededor de 500 exposiciones que él solía denominar “pintura entre amigos”. Por lo regular, Manolo solía reservar un mes al año para exhibir sus dibujos, sus collages, sus cuadros.

Jesús Lou, realizador de vídeo y asiduo del Bonanza, le dedicó el CD-Rom ‘Obra y zozobra. Manuel García Maya’ (2000). Dijo: “Manolo es el placer de tomarse unas copas con él, escucharle, reír sus chistes guarros y no tan guarros, leer sus cuadernos, ver sus cuadros, hablar de la muerte y también de la vida, recordar los gloriosos años 80”. Como artista empezó a exponer en 1985 en Filosofía y Letras, expuso en el Espejo, en la Fundación Maturén, y su muestra más completa fue en el Torreón Fortea en 2008. Se le preparó un completo catálogo en el que escriben por extenso Javier Barreiro y Manuel Pérez-Lizano y muchos de sus amigos le retratan y le evocan como lo que fue: “el tabernero galáctico”, como lo definió Andrés Ferrer. Ángel Guinda confesó: “Manolo nos cuidó tanto (y dejó que nos descuidáramos) que aún sobrevivimos”.


  • Jose Antonio14/10/13 00:00
    Hasta siempre, Manolo, gracias por tu generosidad, educación y filosofía de la buena, una de tus frases: No vale la pena correr para llegar siempre al mismo sitio. Grande, grande, grande, d.e.p.
  • Ciudadano13/10/13 00:00
    Siempre recordaré las mañanas del domingo -allá mediados los setenta- en las que no faltaba la visita al Bonanza. Suelo recordar con la nostalgia que te producen los buenos momentos, el comentario que Manolo hacía -casi siempre- sobre la rubia que salía en el anuncio del coñac Terry. Buenos momentos los pasados en compañía de un gran tipo. Hasta siempre Manolo.
  • GABRIELA Y BERNA M-FOREGA13/10/13 00:00
    Manolo, gracias por tu sencillez, amigo de tus amigos, siempre vas a estar vivo en nuestros corazones. Marisa un fuerte abrazo en momentos tan dolorosos.
  • Víctor Corbacho13/10/13 00:00
    Pasa el tiempo, pasan las personas, pero quedan los recuerdos, los hechos, las palabras, las cosas vividas. Será imposible que te olvidemos. Gracias, Manolo, por todas las horas que pudimos compartir contigo. Gracias, Manolo, por todos los recuerdos que nos dejas. Hasta siempre, amigo.
  • fernando j. soria castro13/10/13 00:00
    Acabo de enterarme..... La vida es maravillosa...( Te acuerdas, Manolo ? ).... Ojalá la muerte también lo sea. "Todo maravilloso"..... Hasta pronto, Manolo..... Nos volveremos a ver !!!!!!
  • garcia oliver12/10/13 00:00
    Un saludo republicano, y que la tierra te sea leve
  • FOREGA12/10/13 00:00
    Este profundo vacio que dejas nadie podra ocuparlo, Manolo.
  • Voladora12/10/13 00:00
    DEP Manolo, un abrazo a toda la familia. 
  • Santi12/10/13 00:00
    Esas largas sobremesas entre carajillos bien cargados, pacharanes, tus chistes, tus versos, risas, tus ocurrencias ... hasta que encendias la lámpara y decias que te marchabas, que cerraramos nosostros, gracias por aquellos maravillosos años, una perdida irremplazable te echamos de menos.
  • Trinidad12/10/13 00:00
    Allí nos casamos Marcelo y yo  -Trinidad- y Manolo nos regaló un ramo  de claveles rojos! Qué hermoso recuerdo! Gracias Manolo. Un abrazo infinito!
Ver más comentarios


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo