Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Toros

El Juli: "Quince años después, sigo siendo esclavo del toreo"

Con casi 1.500 corridas a sus espaldas, y con salidas a hombros en más de la mitad de ellas, el torero madrileño hace balance de esos tres lustros.

Paco Aguado. Madrid Actualizada 22/09/2013 a las 17:31
4 Comentarios
El Juli sale a hombros de la plaza sevillana

Con casi mil quinientas corridas a sus espaldas, Julián López 'el Juli', primera figura del toreo que estos días celebra que hace quince años tomó la alternativa, se considera un "esclavo del toreo", según confiesa en una entrevista.

El Juli se doctoró en tauromaquia el 18 de septiembre de 1998 en el anfiteatro romano de Nimes (Francia) sin llegar a haber cumplido los 16 años, y desde entonces se ha mantenido como primera figura del escalafón de matadores, temporada tras temporada, tanto en España como en América.

Con casi mil quinientas corridas a sus espaldas, y con salidas a hombros en más de la mitad de ellas, el torero madrileño cree que el balance de esos tres lustros, más de la mitad de su vida dedicada al toro, es "inigualable".

"Me siento muy orgulloso de todo lo que hecho, de mis aciertos pero también de mis errores -manifiesta el diestro-, porque he vivido la profesión con total entrega. He tenido capacidad de superación para ir ganando las batallas con toda dignidad y con lealtad a mis principios, y especialmente para asumir el peso de la fiesta desde que tenía quince años".

Para afrontar tantas responsabilidades desde una edad tan temprana, asegura Julián López que su familia ha sido "el pilar básico": "Mis padres y mis hermanos me han dado la fuerza y el apoyo para superar todos los retos. Mis inicios fueron momentos difíciles también para ellos, pero, afortunadamente, he podido estar a la altura y les he podido devolver todo ese aliento".

"En realidad -continúa el torero- todas estas temporadas han sido una larga búsqueda de mí mismo. Empecé muy joven, sin saber muy bien lo que quería y podía ser en el toreo, pero poco a poco me he ido haciendo dueño de mi destino, hasta que ya me siento plenamente feliz, identificado con mi tauromaquia y con mi forma de ser y de actuar".

Los mejores momentos

Para el Juli, el mejor momento de su carrera fue el de su única salida a hombros como matador de toros en Madrid, en San Isidro de 2008.

"También cuentan mis triunfos en Sevilla, pero, por encima de todo, lo mejor ha sido ver crujir ese día a la plaza de Madrid, que para mí significa mucho. Aunque en mi tierra me han tratado siempre con dureza, cada vez que sueño que cuajo un toro el escenario donde lo sitúo es en Las Ventas", reconoce el diestro del barrio de San Blas.

Después de quince años plagados de triunfos en las plazas más importantes del mundo -"algo que nadie puede discutir"-, la prioridad de el Juli ya no es "poner a todo el mundo de acuerdo, como antes. Hago la tauromaquia que siento, y acepto que haya gente a la que no le guste. Pero también creo que, a estas alturas, quien no sepa ver lo que soy como torero se identifica como aficionado".

"Es verdad -reconoce- que las circunstancias me llevaron en su momento por caminos artísticos distintos al buen concepto del toreo que ya tenía con quince años. Pero después de muchas vueltas creo que mi forma de torear es ahora una retrospectiva de mis inicios. Me siento más identificado con mi etapa de novillero, con esa inocencia y esa frescura que tenía en la plaza".

Volviendo a hacer balance de estos quince años de matador, el Juli concluye que el toreo le ha dado todo en la vida:

"Sí, me ha dado todo lo que soy. Es mi forma de vivir y de expresarme. Solo me siento pleno como persona cuando toreo, porque es entonces cuando sale mi verdadero yo, sin ningún tipo de complejos ni de limitaciones de las que impone la vida normal. No hay ninguna sensación, por maravillosa que sea, que llene el alma como la de torear".

Por eso dice que volvería a pasar, "todas las veces que naciera", por todo que ha vivido, "por lo bueno y por lo malo": "Creo que ser torero es lo más grande que te puede pasar. Cuando me retire tendré que aprender a vivir sin ello, pero no habrá nada que lo pueda sustituir. Y es que me sigo sintiendo esclavo del toreo".

Añade que seguirá en los toros mientras sea capaz de mantenerse "al máximo nivel artísticamente", y concluye: "Más que nada porque no creo que llegue a tener el valor suficiente para irme de los ruedos. Solo me iré en el momento en que sea consciente de que mi tauromaquia se queda atrás o de que le esté faltando al respeto a todo lo conseguido anteriormente. Pero eso sólo es el toro quien me lo dirá". 


  • Julia22/09/13 00:00
    ¡Esclavo del toreo? ¿y a los pobres animales que torturas y matas? a eso ¿como le llamas? Ojala todas las regiones de España hicieran como Cataluña, prohibir esta barbarie y terminar con que se hicieran ricos los pobres "esclavos" a costa de quitar la vida a los animles-
  • Esclavo22/09/13 00:00
    Que este muchacho es esclavo del toreo?. Los esclavos del toreo son los pobres toros, y también víctimas. Abolición.
  • Toro22/09/13 00:00
    Comprate un libro y estudia, asi dejaras de ser esclavo de la incultura, que es la que lleva a hacer cosas como estas de matar animales
  • Ernesto22/09/13 00:00
    Grande Maestro!!!





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual