Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aventuras de verano / 39

"Ser capellán de Torrero es aportar la esperanza a la desesperanza"

Fernando Vallejo es capellán de Torrero, pero también un poeta muy activo en las redes sociales, donde publica sus textos y reflexiones sobre Zaragoza.

Antón Castro. Zaragoza Actualizada 26/08/2013 a las 10:42
10 Comentarios
Fernando Vallejo.

Fernando Vallejo Agreda es sacerdote y capellán de Torrero. Le apasiona la cultura: ultima su poemario ‘Rompiendo el agua’ y es muy activo en las redes sociales, donde publica textos líricos, observaciones o reflexiones sobre Zaragoza y sus contradicciones.

-¿Qué significa ser capellán del cementerio de Torrero?
Capellán del cementerio de Zaragoza es una de las situaciones más humanas, difíciles y reconfortantes que me ha ocurrido en la vida. Significa encontrarte con el hombre, el dolor y la muerte. Significa encontrarte con el dolor en cada rostro. Significa atravesar los umbrales de la esperanza. Es algo que nunca pensé pero está forjando mi vida. Ser capellán del cementerio es aportar la esperanza a la desesperanza. Es saber recoger las lágrimas de cada hombre y de cada mujer. Es dibujar un puente hacia el infinito.

-¿Qué relaciones se dan en ese ámbito?

Multifacéticas. El cementerio es un cosmos personal. Nadie es igual, ni si quiera el dolor de nadie es igual. Solamente sé que tanto dolor y tanta muerte están tallando mi espíritu. Yo no era hombre, el cementerio me ha constituido en un hombre más. No sé lo que es la esperanza (quizás no lo saben ni los teólogos). Pero me ha permitido buscar la esperanza. Sí que agradezco todo los detalles de cariño y afecto que me han transmitido todas aquellas personas que se han acercado a mí. No creo en la muerte.

-¿Cuál es la mejor forma de consuelo? Imagino que Torrero será un espléndido observatorio de los comportamientos y de los secretos de la ciudad.
El silencio y un beso. Los secretos de la ciudad son múltiples. Sabemos cómo es Zaragoza. La ciudad es una gran carcajada a la realidad y un luto por lo perdido. Observatorio es simplemente un banco en la calle Alfonso, o una cerveza detrás de una barra. El aragonés es frágil. Lo mismo baila que llora o ríe. La ciudad es fruto de sus estragos. Somos un enclave decimonónico. Todavía no nos hemos adentrado en lo contemporáneo de nuestro tiempo.


-¿Qué ha descubierto ahí, en un lugar que da casi miedo nombrarlo?
He descubierto la vida. Al ser humano. A mí mismo.

¿Le sorprende la reacción de la gente ante la muerte, le conmueve?
La muerte no conmueve. Conmueve el dolor de las personas. Las palabras agrietadas. Conmueve el recuerdo que los otros tienen del que se va. La muerte no existe. Existe la finitud. El paso del tiempo y la memoria, siempre la memoria. La memoria que nos devuelve lo más fresco de nuestra vida y también lo más amargo. El beso y la caricia que te dieron o todo aquello que no supiste dar. Me conmueve más la vida. Me conmueve una lágrima en los ojos de un niño o el llorar impotente de unas manos agrietadas.

-Disculpe la frivolidad y la actualidad de la sección. ¿Cómo son sus vacaciones?
De momento, mis vacaciones no existen. Tengo ganas de ellas. Espero que no me las den para siempre por esta entrevista. Pero intento tomarme espacios de descanso y tranquilidad. Lo que más me gusta es viajar, escribir y una buena conversación.

-¿Cuáles serían los viajes, las ciudades, los recuerdos de infancia?
Mi ciudad son dos: París y Jerusalén. Yo creo que definen perfectamente mi esencia personal. Todo lo cosmopolita y lo espiritual. París es la ciudad de los hombres que se buscan. Jerusalén. la de los hombres encontrados por Dios. Otra forma de viaje: mis recuerdos de infancia: Mi abuelo. También mi colegio, el Instituto Goya, mi viaje a Albi. También recuerdo todo lo que soñé y ya no existe. Mi infancia fue feliz.

-¿Qué imágenes o sensaciones te persiguen?
Me persigue Peter Pan. Ese momento que hay entre el abrir los ojos del sueño a la realidad. Quisiera permanecer siempre en él

-Ama la poesía, el arte y el cine. ¿Cuál es su poemario de cabecera? ¿Qué lugar ocupa la escritura poética en su vida?
Mi vida es poesía. Desde que me despierto las palabras brotan en cada gesto. Pienso que es una deformación, es como si vieras la vida en un espejo en la sala de los espejos deformantes. La poesía es sangre. Solamente viviendo se puede ser poeta. Ser poeta es respirar. Es una pista tan larga... que no conoce el ocaso. Siempre es volver a ver las cosas y las gentes de forma diferente. La poesía es una forma de vida. Hay que enamorarse de la vida para ser poeta.

-¿Quiénes serían los artistas que más le gustan?
La locura de Dalí, la serenidad y la luz de Caravaggio y la atrocidad de Goya.

-¿Dos o tres películas que le hayan marcado un verano especial?
‘Amarcord’ de Fellini, ‘Canción de amor’ de Christophe Honoré y ‘Casablanca’ de Michael Curtiz.

-Hemos leído algunos textos en Facebook duros con algunos sectores de la ciudad. ¿Qué le duele de ella, qué actitudes le hieren?
Me duele Vetusta.

-¿Vetusta: la ciudad un poco intolerante donde transcurre ‘La Regenta’? ¿Se puede ser sacerdote y ser, a la vez, tan directo, valiente, rebelde, utilizar términos tan crudos?
Se puede y se debe ser hombre.

- ¿Cuál sería el menú de un día perfecto?
Levantarme a la nueve, mirar mis plantas, tomar un limón exprimido, afeitarme, ducharme, hacer mi oración. Vestirme y salir a la calle. Mi cortado, mi churro y ver la ciudad de mis desesperanzas. Y sin embargo te quiero.

-¿Cuál ha sido el gran personaje, real o de ficción, de sus vacaciones?
Oscar Wilde.

-¿Cómo fue su primera vez? 
Como la primera, siempre con miedo pero con la pasión y el deseo de un adolescente.

-¿Cuál es la mejor o la más extraña anécdota veraniega vinculada a su profesión?
Ver comer chicle en la celebración de la Eucaristía y ver gritar como posesos por una herencia.

- ¿Querría decir algo más?
Mis libros de cabecera de este verano han sido: ‘No os rindáis!’ de Sthépanne Hessel; ‘Sobre el amor y la muerte’ de Patrick Süskind; ‘La dulce visión’, de Federico Fellini; ‘Londres’ de Virginia Woolf. Y también mi poemario ‘Rompiendo el agua’, en el que estoy trabajando y tengo ya a punto de finalizar. Llevará dibujos de Juan Monzón Gasca.


  • J.Muñoz04/09/13 00:00
    Hace poco que Fernando se cruzo en mi vida, una vida en la que siempre había tenido una opinión muy clara sobre su sector, el me ha hecho ver y saber que todo no es negro o blanco dentro de la comunidad, sino que existe una gama de colores que el lleva por bandera. Un ser humano claro y sencillo, puede que ese sea su secreto, eso y su sentido del humor que espero perdure durante toda su vida.
  • Rafa27/08/13 00:00
    Yo voy al revés qué casi todo el mundo, NO creo qué exista Dios, pero creo en los personas qué se dedican a ese oficio, qué enseñan, curan, dan el mejor ejemplo posible, y etc. Buena elección de capellán de Torrero , Fernando ya era  así cuando eramos críos. Enhorabuena Fernando.
  • R. Blanco Alderete27/08/13 00:00
    Si trazásemos una línea que uniese a todo el mundo que conoce a Fernando obtendríamos un gran dibujo y en su centro un nítido y hermoso plano de Zaragoza, de una Zaragoza llena de arte, amigos y vida.  
  • q27/08/13 00:00
    Enhorabuena, mosen chaval. Los comentarios dicen mucho a favor tuyo. La sonrisa se ve natural, no forzada. Soy creyente, pero de todo he visto en el oficio de sacerdote. Por supuesto que mucho mas bueno que mediocre o..... Enhorabuena, que en estos tiempos hace falta gente así. Gente que se declara atea, en su derecho están y a los que les ha reconfortado tu buen hacer.
  • Joaquin Gracia27/08/13 00:00
    Si no fuera porque Fernando es sacerdote se diría que es un "crack" en lo suyo. Siendo hombre de Dios sólo se puede decir que es un ejemplo y una bendición tenerlo entre nosotros. Siempre le recordamos con afecto.
  • javier delgado27/08/13 00:00
    Ha sido siempre tan terrible  oportunismo inhumano de quienes suelen oficiar los funerales católicos que encontrarme con Fernando  Vallejo en el tanatorio y recibir su ofrecimiento de la celebración del funeral de mi padre y más adelante de mi suegro  fue un rayo de esperanza que no traicionó en ninguno de los dos casoscon sus actos: su sincera oración se amplió con su exquisito respeto a la sensibilidad de los no  creyentes, de forma que ambas despedidas fueron motivo de paz y confianza en la  vida y en el género humano.  Sacerdotes como él dan cierta esperanza de que la Iglesia católica pueda aprender a amar a sus semejantes y a acompañarlos en los peores momentos. 
  • arrudi27/08/13 00:00
    Fernado es una persona,, muy singular, incluso  en el ejercicio de su vocación sacerdotal,, es una gran persona ,con la que siempre, que me encuentro ,, tengo el placer de dialogar con el de lo divino y lo humano
  • ANA26/08/13 00:00
    Lo primero que diré es que soy atea, no creo en ningún dios y no siento mucha simpatia por los sacerdotes. Hace 5 años murió mi padre, un cáncer se lo llevo después de 6 meses de calvario. En los meses anteriores tuvimos la desgracia de subir dos veces al cementerio a despedir a dos seres querido, y los funerales me parecieron horrorosos, salí espantada y pensando que al poco yo estaría otra vez allí, despidiendo a mi padre. Cuando llego este señor a preguntarnos por el funeral de mi padre y le conté mis dudas sobre las homilías, me respondió con un cariño y una comprensión que me reconforto en esos momentos tan dolorosos. Fue dulce en la despedida, cálido con mi familia y comprensivo con nuestro dolor, no  pude agradecérselo, lo hago desde aquí, espero que le lleguen mis palabras y respetos. Gracias, muchas gracias
  • Pilar26/08/13 00:00
    A las buenas personas como este sacerdote, cualquier palabra que dicen, reconforta puesto que sale siempre del mismísimo corazón, gracias.
  • Blanca Blasco Nogues26/08/13 00:00
    Fernando Vallejo se muestra como es, un hombre bueno y culto, un cura singular...estupenda persona!





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual