Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aventuras de Verano / 38

“Odio las típicas canciones del verano con toda mi alma”

Rafael Castillejo (Zaragoza, 1952) es un enamorado de los cine, de los cabarés y sus cantantes, de los recuerdos, de la Zaragoza. Su página web recibe varios millones de visitas al año.

Antón Castro. Zaragoza Actualizada 23/08/2013 a las 09:06
10 Comentarios
Rafael Castillejo en una imagen de archivo con vedettes de 'El Plata' retiradasJOSE MIGUEL MARCO

Rafael, ¿cómo sería tu autorretrato? ¿Qué se siente: coleccionista, enamorado de Zaragoza, apasionado de la música y de las variedades, nostálgico del pasado?
En realidad, el coleccionismo no me gusta. Pero me encanta que tanto coleccionistas como autores se dirijan a mí para cederme parte de sus tesoros que, bien digitalizados, han hecho posible mi “viejo desván” en Internet.


¿Qué le dan las vedettes, los cafés cantantes?
De adolescente, por inalcanzables, las exuberantes vedettes me daban un morbo especial. Ahora, que soy amigo personal de muchas de ellas, me dan un cariño -también muy especial- por el buen gusto con que me gusta presentarlas en la sección que les dedico en mi página. Los cafés cantantes y las salas de fiestas los he conocido más en el cine que en la vida real. Me chiflan locales de película como ‘The Cotton Club’ o el ‘Rick's Café’ de ‘Casablanca’. Allí se combinaba la buena música con el glamur de una forma difícil de encontrar en la vida real.

¿Es bolerista, de tango, de cuplé, de jazz...?
En realidad soy de copla (Imperio Argentina y Concha Piquer) y de rocanrol (Elvis Presley, The Beatles y Bee Gees). Quiero matizar que de los Bee Gees me refiero a los de su primera época, antes de ‘Fiebre de sábado noche’.


¿Dónde veranea?

Siempre en casa. Con todo el calor que hace en Zaragoza, lo controlo mejor aquí. Después, en septiembre, paso dos días en Santander, dos en Oviedo y tres por Galicia, son para mí el veraneo perfecto.

¿Tiene canciones del verano?
Odio las típicas canciones del verano con toda mi alma.

En su casa, ¿qué obras, qué artistas lo acompañan? ¿A quién le gusta ver u oír cada mañana?
En mi estudio hay dos grandes fotografías en blanco y negro que me acompañan siempre: una de Marilyn Monroe, sola en medio del desierto de Nevada memorizando un texto que tendría que rodar con Clark Gable en ‘Vidas rebeldes’, y otra muy antigua de Fay Wray en un fotograma de ‘King Kong’ de 1933. Como música, suelo ponerme parte de la obra de Joan Manuel Serrat, preferentemente lo que compuso durante su primera época, sin olvidarme de sus álbumes dedicados a Antonio Machado y Miguel Hernández.

¿Cuál sería, en ese reino suyo tan personal, la mujer o las mujeres de su vida?
En mi mundo real, sin duda, son mi madre, mi mujer y mi nieta. En mi mundo de fantasía, por el que tanto me ha gustado viajar, serían: Rhonda Fleming, Marilyn Monroe, Elizabeth Taylor y Arlene Dahl.

¿El viaje y la ciudad de tu vida o de un verano especial?
Santander.

¿Cómo ha sido Zaragoza, cómo es ahora? ¿Qué le enamoraba de ella, qué echa en falta?
La Zaragoza de los sesenta no la cambio por nada. Salvo mis problemas con los porteros de los cines para poder entrar a las películas autorizadas para mayores de 18 años, no tengo más que bellos recuerdos. No teníamos tantas comodidades pero disfrutábamos al máximo con cualquier cosa. Mi familia era muy humilde. Tuvieron el buen gusto de no hablar nunca de la puñetera Guerra Civil delante de mí, por lo que la política no me interesó en mi juventud y crecí sin odio ni rencor, que es como tiene que vivir un niño. Centrándome con Zaragoza, diré que me desplazaba con aquellos tranvías a todos los sitios y nunca se averiaban. Teníamos una buena red que se debió ir modernizando en lugar de quitarla. Ahora, este tranvía tan solo sirve a unos pocos. Con el enorme gasto que se ha llevado a cabo, se podía haber modernizado la flota de autobuses que, como se está demostrando, no funcionaba tan mal. De aquella Zaragoza podría hablar o escribir tanto... ¿Quién no querría volver a bañarse en aquellos ríos sin contaminar o beber agua en los muchos manantiales que se encontraban por la parte alta del Huerva, antes de que la construcción de colegios y chalets de lujo lo convirtieran en un vertedero?

El verano está asociado a la infancia y a la adolescencia. ¿Le persigue algún recuerdo especial?
Mi descubrimiento del mar. No lo conocí hasta los 14 años. Me fui con un autobús de Educación y Descanso junto a dos amigos y llegamos a Salou una mañana de lluvia. Me parecieron sus aguas del mismo color que las del Ebro, es decir, me decepcionó igual que a Antoine Doinel en ‘Los cuatrocientos golpes’ de Truffaut.

¿Cuál sería el menú de un día perfecto?
Me gusta todo pero, si he de elegir hoy: arroz a banda y pollo a la chilindrón. De postre, un buen melocotón.

¿Cómo fue su primera vez?
Tengo tantas primeras veces de todo que voy a decidirme por un “placer” que no era pecado: cuando descubrí el bocadillo de calamares fritos. Fue en El Tubo, ¿cómo no?, un domingo con mis padres, antes de ir a ver una película de romanos al Frontón Cinema. Después de aquel día, no hubo domingo sin calamares.

¿Quién ha sido el gran personaje, real o imaginario, de sus veranos?
Considero a mis padres como los grandes personajes reales de mis veranos y de mis inviernos. Lo que tuvieron que luchar para reunir el dinero para la entrada de un piso de protección oficial hizo que hoy sean para mí los auténticos superhéroes de mi vida. De los personajes de ficción, me quedo con los héroes de papel de mis primeros años: ‘El Capitán Trueno’, ‘El Jabato’, ‘Apache’ y ‘Pantera Negra’ por encima de todos los demás protagonistas de la edad de oro del tebeo español.

¿La mejor o la más extraña anécdota veraniega vinculada a su profesión?
Contaré una extraña: yo estaba destinado a finales de los setenta en una sucursal bancaria de Ejea de los Caballeros y tuvimos un atraco a mano armada una mañana de agosto a primera hora. Parecían profesionales y la cosa se liquidó en unos tres minutos, aunque parecieron muchos más. Yo estaba más cerca de la puerta cuando entraron dos individuos con pasamontañas. Uno portaba pistola y el otro una escopeta con el caño recortado. Yo vi al primero con la cara totalmente tapada y, al segundo, terminándose de cubrir. Pues bien, esa tarde, cuando la policía nos preguntó, cada uno dimos una versión distinta. Hubo hasta quien aseguró que habían entrado a cara descubierta y que se habían puesto el pasamontañas en el mostrador. Me di cuenta de que a algunos compañeros el nerviosismo les había hecho ver cosas distintas. Curioso. Por cierto, nunca supimos si detuvieron a los atracadores. 


  • Saga Bolea25/08/13 00:00
    A la atención de EGEANO......Aclárese por favor. o lo conoce o no lo conoce, porque si lo conoce, sobradamente  sabrá que cosas le gustan por lo que entonces no entiendo su pregunta y si no lo conoce, no se de que presume..a no  ser que lo que de verdad conozca de el , es la gran envidia que le tiene y demuestra, cosa que no me extraña en  absoluto pues de sus palabras se deduce la falta de sensibilidad, sencillez, sinceridad y dialéctica con que se  expresa...se lo digo como usted dice "sin acritud" a la vez que me permito el aconsejarle que como ha hecho leyendo  por ejemplo esta entrevista, siga usted su pagina DEL DESVAN y su pagina diaria de Facebook ...le aseguro que  algunas de esas virtudes de las cuales usted adolece....se le pegaran porque o es un insensible que no sirve mas  que para comerse las uñas de envidia o le afirmo que el corazón se le abrira....es un sencillo y humilde consejo de  una seguidora fiel de todas las publicaciones de RAFAEL CASTILLEJO.
  • Alfonso Castillejo25/08/13 00:00
    Muchas veces que leo tus artículos o entrevistas me dan ganas de haber vivido en aquella Zaragoza nostálgica y conocido la cultura singular de la época. Pero como bien sabes nací casi en los 80, así que me quedaré dando bandazos en los centros comerciales, escuchando a los extintos Héroes del Silencio y coleccionando comics de Batman.
  • clotilde24/08/13 00:00
    Ayayay que falta d valor demuestras al hablar en tercera persona "ejeano". Bueno, esa forma de proceder es fruto de la envidia. Esto lo digo sin acritud, naturalmente! Somos miles a quienes nos encanta la página de Rafael. Dicho esto, no nos osfendes, nos alegra que leas y veas la página de Rafael. Un cordial saludo "ejeano"
  • Carlos24/08/13 00:00
    Muy bueno, ejeano nº 3.
  • merce 24/08/13 00:00
    PARA EJEANO . . Los que tenemos la suerte de seguir a Rafael Castillejo en su andadura por Face ..Tenemos criterio.¡. Si leyeras los comentarios que hacemos seguramente no escribirias algo tan ridiculo¡¡ Igual que yo tengo derecho a dar mi opinion ..¡Y la doy ..¡A veces no coincidente con la de Rafa ..¡Y nunca ha sido inconveniente para que siga escribiendo y comentando .. ¡ Y lo que le guste de musica ..¡Es cosa suya ¡¡Como lo que te guste a ti ..¡ Y si no es de tu agrado..Ya sabes.. Te sales y dejas sitio a otra persona que sepa lo que habla ..Te repito lo de ayer en mi comentario Rafa ¡¡ Animo¡ Y gracias siempre por ser sincero ..¡Y si eso no está de moda .. Ajo y agua para quien piense lo contrario .. Oye Rafa ,,este no será ..aquel.. ?? jajjajajajj ¡¡
  • Lauren24/08/13 00:00
    De acuerdo totalmente con Merche en favor de Rafa siempre por todo lo bueno que aporta y su claridad al expresarse y sempre de cara, y no como el del comentario nº 3 que va de tapado pero con mala uva, lo mismo que su palmero el nº 4.  Envidia es lo que hay.  Un abrazo sincero Rafa y no te fíes de alguno de tus amigos en esta ciudad.
  • Lola B.24/08/13 00:00
    Pues yo no conocí EL DESVAN DE RAFAEL CASTILLEJO hasta las últimas navidad pues me lo recomendaron unos amigos que viven en Alemania, recuerdo que me emocioné mucho con muchas de las cosas que volví a ver de nuevo y me sentí niña otra vez. Maravilloso trabajo y también lo sigo a diario en facebook porque siempre nos deja bonitos relatos y fotos, por eso no entiendo el malicioso comentario del nº 4 que encima dice que conoce a rafael desde hace mucho tiempo, si es asi debería saber que Rafa lo hace todo con un gusto exquisito que para si quisiera él. Gracias Rafael por todo lo bueno que nos aportas y no cambies nunca.
  • Rafael Castillejo23/08/13 00:00
    Gracias, Antón.  Con tiempo suficiente, sin motivo de entrevista, te contaré sin prisa como sobreviví a la tragedia del Titanic.  Abrazos.
  • Amado23/08/13 00:00
    Me ha gustado mucho porque entrevistas así no abundan ahora.  Seguramente coincidimos alguna vez de chavales con nuestros padres en esos bares del Tubo comiendo calamares fritos que a mí también me parecían un placer, jajaja.  Saludos Rafa y también para Antón Castro al que no tengo el gusto de conocer personalmente pero lo recuerdo del programa que tenía en la tele autonómica.  
  • ejeano23/08/13 00:00
    Hace muchos años que nos conocemos y, además, me sé de memoria todo lo que con mucho trabajo has ido haciendo. Pero queremos saber qué es lo que te gusta, pues habrá gente a la que le gustarán las canciones del verano, pero viendo tu página dirán:Odio las páginas ñoñas con toda mi alma. Sin acritud; para gustos, colores.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual