Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Música

Discos Linacero se traslada al sótano del Caracol tras 36 años en la calle San Miguel

La actual tienda seguirá abierta unas semanas, con liquidación de material.

P. Ferrer 07/12/2017 a las 06:00
Etiquetas
Templeton Pets, tocando a las puertas de Discos Lnacero, en plena calle San Miguel, durante el Record Store Day de este año.HA

Discos Linacero se va del número 20 de la calle San Miguel. El traslado ya es un hecho, aunque se materializará por completo el próximo martes, día señalado para la apertura oficial del nuevo espacio en el sótano 2 del centro comercial El Caracol de Independencia. El viaje es corto, apenas trescientos metros, pero la historia de la tienda en la que aún es su actual locación se extiende a lo largo y ancho de 36 años. De hecho, la persiana aún no se echa del todo; en las próximas semanas estarán abiertos los dos locales. El que va a cerrar andará de liquidación: la familia Linacero ha echado mano de su material almacenado y lo va a poner allí a la venta, una iniciativa que a buen seguro provocará el desfile de todos los cazadores de tesoros que suelen pasarse los sábados por el Vinilo & Vermú de Linacero Café. El negocio hostelero, por cierto, seguirá invariable en Arquitecto Magdalena, 4; son empresas distintas, unidas por el apellido y que han funcionado en sinergia hasta ahora, con el simple gesto de doblar la esquina como llave para franquear ambas puertas.

El origen del apellido Linacero en el gremio se remonta a 1968. Luis, cabeza visible de la saga fraternal que ha llevado la tienda en las últimas décadas, lo recuerda todo. "Mi padre, Juan, fue empleado de banca; con cinco hijos se vio en la tesitura de buscar ingresos extra, y además de hacer la contabilidad a varias empresas se le ocurrió montar tienda de discos con algunos socios. Ocurrió en 1967 y duró un año así: se llamaba ‘El Patio Musical’. Al año siguiente, mi padre continuó solo, por lo que 1968 sería el año del arranque oficial. Estaba en la plaza San Miguel, 11, junto al El Caballo Blanco. Después quedó libre un local en el 49 de la calle de San Miguel, y la actividad ya fue más intensa. Pasaron muchos dependientes y cada uno hizo sus aportes. Recuerdo a Alberto Carasol e Imelda Bueno allá: Imelda compró cien copias del ‘Wish You Were Here’ de Pink Floyd y a mi padre casi le da un patatús. Se vendieron todas, claro". 

En el sótano de aquella tienda había sección de pop y rock, algo inusual en la España de los primeros setenta. "Recuerdo –apunta Luis– los discos de Jimi Hendrix o King Crimson en esa zona; arriba estaba la clásica, canción española, singles para sinfonolas... lo más comercial de la época. Después vinimos aquí, de donde nos vamos ahora, con cabina de DJ, isletas por áreas... Pasaron muchos trabajadores muy buenos, y siempre estaban allá mi hermana Sonia y Ana Anadón".

De todo

Con la entrada de los hijos, la marca se extendió y abrió tiendas en la calle Ricla, Las Fuentes, la calle Delicias y Alfonso. "A finales del siglo pasado, con la llegada de la era digital, vino la recesión. Tuvimos que plegar velas y quedarnos solo en San Miguel. Ahora toca otro movimiento; el actual es un local demasiado grande para las cifras de venta de discos. El Caracol nos encaja; sigue siendo centro, los espacios son accesibles y bien acondicionados... la tienda mantiene secciones, reforzamos la música aragonesa y apostamos por vinilos y tocadiscos, además de camisetas, objetos de colección y librería".

Linacero también seguirá vendiendo por la red. "Ya llevamos unos años, nos hemos especializado en música aragonesa complicada de conseguir fuera y ahora ampliaremos a otros ámbitos. Tienen movimiento L4 Red o Niños del Brasil, también Carbonell y las jotas, aparte de Kase.O y Sho-Hai, claro… somos eclécticos. Seguiremos vendiendo entradas de conciertos si los promotores confían en nosotros, somos canal oficial del Teatro de las Esquinas y tenemos precedentes tremendos como aquella venta de Héroes en 2007, especialmente la primera madrugada en la que agotamos todo el papel".

Luis Linacero concluye con una reflexión en voz alta. "Lo fácil hubiera sido aguantar todo lo posible y cerrar cuando ya no pudiéramos más, pero aún hay presente y creemos en el futuro. Son demasiados momentos buenos para tirar la toalla; uno entrañable, por ejemplo, nos lo dio Enrique Bunbury en Efe Eme el año pasado cuando le preguntaron por su disco favorito del Bowie, y respondió que ‘Ziggy Stardust’, comprado en cassette en Linacero. Esas cosas llegan al corazón".





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo