Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Casa de la Mujer

Vicky Calavia conquista la Casa de la Mujer con su último trabajo

'La ciudad de las mujeres' reivindica el papel de todas las que han crean cultura y han hecho de Zaragoza una ciudad más rica y dinámica.

Flor Medina Actualizada 18/03/2016 a las 00:12
Etiquetas
Vichy Calavia conquista la Casa de la Mujer con su último trabajo

Más de 140 personas asistieron del estreno de 'La ciudad de las mujeres', un largometraje documental de Vicky Calavia. La gran afluencia sorprendió los encargados del evento, que tuvo lugar este miércoles en la Casa de la mujer de Zaragoza, con motivo de las actividades por el 8 de marzo.

Ya a las 19.10, veinte minutos antes de la cita, se completaba el aforo y una treintena de personas se quedaban fuera del salón de actos, dispuesto para la ocasión. Con un ritmo relajado y sincero, el argumento de este documental se mantuvo fiel a su causa: visibilizar a la mujer en la cultura. Toda una apelación a, como decían, "la memoria sentimental de esas mujeres que han creado la ciudad".

Iguazel Elhombre junto a la fina mirada de Marta Aschenbecher son las encargadas de descubrir a cada una de las diez protagonistas que dan voz a todas esas mujeres creadoras de cultura en la ciudad.

Ellas son Cristina Yáñez, Pato Badián, Marisol Aznar, Agnes Daroca, Inma Chopo, Patricia di Monte, Emilia Baylo, Eva Cosculluela, Helena Santolaya y Patricia Rodrigo. Todas ellas estuvieron presentes.

"Este es un documento histórico que mostrará como es Zaragoza hoy en día y el esfuerzo de muchas mujeres y personas que hacen que la ciudad brille", afirmó la actriz Inma Chopo

"La mayor dificultad es que las mujeres se sientan representadas, ya que en este documental hay solo diez mujeres concretas aunque se partía con una lista de más de  cien. Que este intento de poner a las mujeres en primera línea tenga un eco y que influya a la hora de hablar de las mujeres y la cultura", dijo Calavia.

La documentalista aragonesa, en cuyos hombros se posan trabajos tan destacados como 'Porqué escribo' o 'Canto a la libertad', tiene claro que su objetivo es enfocar la cámara donde otros no lo hacen. "Simplemente, hago lo que creo importante en cada momento", afirmaba Calavia," mi denominador común son los grandes olvidados, como diría Buñuel".

La danza, la música, la ilustración, la composición, la literatura, la arquitectura, la poesía visual, el periodismo, el teatro... El mundo de las creaciones está lleno de mujeres "Hay que elevar toda esa cantidad de trabajos eficientes, profesionales y brillantes que hacen".

Para Calavia ha sido uno de los rodajes más bonitos que ha tenido, cargado de sentimientos y recuerdos personales, por lo que quiso dedicarlo a las mujeres de su familia.

Su próximo objetivo se centra en documentar la vida de María Moliner, la creadora del primer diccionario.

La arquitecta Patrizia Di Monte quiso poner el acento en el deber de mirar hacia otras zonas para mejorar la condición de otras mujeres. "Es diferente nacer mujer en occidente porque tenemos mucho camino hecho, aunque queda por hacer. Sin embargo, hay otros países en donde esta realidad es aún más precaria. Es vital acercarnos a esos países donde las mujeres tienen mucho todavía que hacer para cambiar su condición".

El acto acabó con la exposición de las fotografías de Marta Aschenbecher y la participación del concejal de Cultura, Fernando Rivarés, quien quiso reafirmar que Zaragoza es "la ciudad de las mujeres."

Este jueves a las 19.30 se volverá a repetir la proyección con una mesa redonda, en la que participarán algunas de las protagonistas.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual