Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Elecciones generales 2015

El PP gana pero no se asegura el Gobierno

Sin un claro ganador de los comicios, se abren varias posibilidades: un segundo mandato de Rajoy en minoría, que el PP pacte a varias bandas, un gran pacto de izquierdas o la convocatoria de nuevas elecciones.

Los candidatos a la presidencia del Gobierno llegan a sus respectivas sedes.

Se hablaba de jornada histórica, del inicio de un nuevo tiempo, de una nueva etapa política, de una jornada de cambio. Y la realidad es que las elecciones del 20 de diciembre han alumbrado un Parlamento mucho más fragmentado, han mordido con fuerza al bipartidismo y han trocado a los emergentes en emergidos. Pero lo que ha sembrado también es una sombra de ingobernabilidad desconocida en las últimas décadas de democracia.

Los resultados de las elecciones generales de este domingo no han otorgado una clara mayoría a ningún partido y se abren varias alternativas de gobierno. El PP ganó las generales con 123 escaños, pero se hundió al perder 63 diputados, un resultado que no le da mayoría suficiente para gobernar ni sumando con Ciudadanos, que ha quedado en cuarta posición con 40 escaños.

El PSOE también retrocede y logra 90 escaños pero la suma de los partidos de izquierda, es decir, con Podemos y sus marcas, que consiguen 69 diputados, y con IU (2) da 151 puestos en el Congreso de los Diputados. Lo que significa casi un empate entre los dos bloques, ya que la suma de PP y Ciudadanos es superior en tan sólo dos diputados y suma 163 parlamentarios, con el 99,75 por ciento escrutado.

Los partidos nacionalistas han perdido relevancia en su conjunto, aunque hay excepciones como ERC y el PNV. El primero ha multiplicado por tres sus escaños al pasar de 3 a 9 y el segundo gana uno y se queda con 6. Pero el partido de Artur Mas, reconvertido en Democracia y Libertad para estos comicios, después de la salida de Unió, logra 8 escaños, la mitad que en 2011 cuando acudió con la coalición CiU. Amaiur, ahora EH Bildu, pierde 5 y logra solo 2 y Coalición Canaria pasa de dos a uno.

Los datos de los comicios ponen de manifiesto la ruptura del bipartidismo, pero lo que no varía es el hecho de que los partidos nacionalistas siguen siendo decisivos para saber quién gobernará en España en los próximos cuatro años.

Más que nunca, el próximo inquilino de La Moncloa lo decidirán los pactos. Entre las posibles opciones para formar gobierno aparecen la formación de un gobierno capitaneado por Mariano Rajoy en minoría, que el PP pacte a varias bandas (por ejemplo con los nacionalistas), un gran pacto de izquierdas o la convocatoria de nuevas elecciones.
 

Rajoy intentará formar gobierno 

El presidente del Gobierno y candidato del PP a la reelección, Mariano Rajoy, dejó claro en su intervención desde el balcón de Génova que intentará formar gobierno porque su formación "ha ganado" las elecciones con más de 1,6 millones de votos de diferencia sobre el segundo. "Voy a intentar formar gobierno y creo que España necesita un gobierno estable", afirmó Rajoy. El presidente hizo estas declaraciones desde balcón de la sede de su partido, acompañado de su mujer y de la plana mayor de su partido.

En la misma línea se manifestó el secretario general y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, que aseguró que les corresponde a los populares la responsabilidad de formar gobierno al haber ganado las elecciones, pero a la par advirtió: "España quiere izquierda y quiere cambiar"

Por su parte, Podemos y Ciudadanos, que entran por primera vez a la Cámara Baja, coincidieron en señalar el cambio histórico de equilibrio de fuerzas que han arrojado las urnas. El líder de la formación morada tendió la mano, pero con importantes condicionantes. "No toca hablar de entendimientos con partidos sino de reformas constitucionales. Los 69 diputados, hasta el momento, de Podemos van a tender la mano a todas las fuerzas para hacer los cambios constitucionales imprescindibles, ineludibles e inaplazables en nuestro país antes de hablar de cualquier otra cosa", valoró Pablo Iglesias desde Madrid.

"Estoy convencido de que desde el nuevo centro podremos dialogar con los demás, desde los extremos es muy difícil", valoró pocos minutos después, también desde Madrid, Albert Rivera. 
 

En Aragón también gana el PP

En la Comunidad aragonesa, la coalición PP-PAR también resultó ganadora de los comicios, al conseguir seis de los diputados en juego. El PSOE se hizo con cuatro escaños mientras que Podemos se hizo con dos y Ciudadanos con el restante.

En Zaragoza, el PP-PAR sumaron tres escaños (uno menos que en 2011), el PSOE dos y Podemos y Ciudadanos han logrado uno cada uno. Estos resultados dejaron fuera de la Cámara Baja al ex jefe del Estado Mayor de la Defensa, Julio Rodríguez, que iba en la lista de Podemos como número dos. 
 

Las grandes ciudades, punta de lanza de Podemos y Ciudadanos

El PP ha ganado las elecciones en las tres capitales de provincia en Aragón, aunque ha cedido un número importante de papeletas y de porcentaje de votos con respecto a 2011, mientras en el caso de Zaragoza capital Podemos adelanta al PSOE con 1.657 sufragios más.

En Zaragoza capital, el PP ha perdido 16,73 puntos con respecto a las elecciones de 2011, y el PSOE cede nueve puntos. Los populares han conseguido 109.329 sufragios en la capital y el PSOE 76.042.

En el resto de grandes ciudades españolas, el PP se mantiene como partido más votado en la mayor parte de las grandes ciudades españolas, pero sufre un gran desgaste que, junto al de los socialistas, permite a Podemos y Ciudadanos utilizar estas plazas como punta de lanza para su entrada en el Congreso.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual