Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Elecciones generales 2015

Los partidos llaman a la participación tras una larga e intensa campaña

Como todas las anteriores ha durado 15 días, aunque lo cierto es que las formaciones han estado durante los últimos 12 meses a la caza del voto.

Papeletas y sobres listos para la votación de este domingo.Efe

A las 23.59 de este viernes, la campaña electoral echó el cierre. Los candidatos a ocupar La Moncloa los próximos cuatro años no volverán a abrir la boca (al menos más allá de sus planes más o menos divertidos para la jornada de reflexión) hasta pasadas las 20.00 de este domingo, cuando las urnas queden cerradas y sólo quede poner números a la voluntad política de los españoles.

Esta campaña, la cuarta de este 2015 teniendo en cuenta los comicios en Andalucía y Cataluña, ha ha durado oficialmente 15 días, aunque lo cierto es que el país lleva sumido en la dinámica electoral varios meses, quizás más de un año: desde que las elecciones europeas certificaran que la política en España ya no era cosa de dos.

Albert Rivera, el candidato a La Moncloa de Ciudadanos, lo reconocía en una entrevista. “¿Se le está haciendo larga la campaña?”, le interpeló Pepa Bueno. “La verdad que no, porque llevamos un año entero de campaña”, apostillaba Rivera.

PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, Izquierda Unida... Todos los días, todos los partidos, cuerpo a cuerpo en televisiones, radios, prensa y redes sociales intentando llevarse a su terreno al votante joven, al desencantado, al que ha sufrido en sus carnes la crisis y, sobre todo, al indeciso.

Porque de acuerdo con la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), publicada a primeros de diciembre, el número de personas que no tienen decidido el color de su voto alcanzaría un nada desdeñable 41% del censo.

Esto explica, en parte, que esta haya sido una campaña atípica, además de por su duración, por su naturaleza más cercana y alejada de las formas habituales. Los políticos no se han limitado al debate precocinado estilo años 80 –que también, porque en el cara a cara entre Rajoy y Sánchez la innovación fue testimonial y a la Academia de la Televisión le llovieron las críticas en las redes–. Los candidatos se han dejado ver bailando, cocinando, tocando la guitarra o recordando las canciones de su vida en el programa que más ve la tercera edad de este país, ésa que tienen hueco en todos los debates a costa de la cuantía de sus pensiones.

Pedro Sánchez definió muy bien este viernes en Zaragoza lo que ha sido esta campaña. “Estas elecciones se ganan puerta a puerta, calle a calle, porque el futuro no está escrito". Todos los días, todos los partidos, a todas horas, en todos los lados.
 

Muchas propuestas

El voltaje político de esta campaña ha sido elevado: el fuego cruzado entre partidos no ha faltado a su cita, pero también se ha hablado mucho de reformas, propuestas, cambios de modelo. Asimismo se ha debatido mucho, aunque haya sido sin la presidencia del candidato a la reelección. Rajoy declinó las dos invitaciones que recibió para asistir a un debate a cuatro. En uno, el primero organizado por 'El País', el PP ni estuvo presente. En otro, la representante popular fue la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría que salió airosa del papelón.

Rajoy sólo acudió al tradicional cara a cara con el líder de la oposición. Allí, el socialista le llamó indecente y el presidente quedó tan descolocado que no acertó a calificar las palabras de Sánchez si no como una “afirmación ruiz (sic)”. El debate entre ambos fue bastante bronco y no aportó prácticamente nada que el electorado no hubiese visto en los cuatro años de legislatura.

Las dos semanas de búsqueda intensa de apoyos ha estado plagada de anécdotas más o menos llamativas y, hasta el pasado miércoles, transcurría sin incidentes relevantes. Esa jornada, la antepenúltima de la campaña, tuvo lugar el episodio más desagradable. Mientras Rajoy realizaba un paseo ciudadano –también una práctica electoral reciente– un joven de 17 años le propinó un puñetazo. Pese a que el presidente pidió que no se hiciera una lectura política de la agresión, el episodio se llevó gran parte de la atención de analistas, medios y redes sociales durante la jornada del jueves.

El viernes la agresión ya había pasado a un segundo plano y la política volvía a centrar toda la atención. Los partidos utilizaron las últimas horas de campaña para hacer lo que llevaban días haciendo: pedir el voto para sí mismos y animar a la participación. Los llamados partidos nuevos o emergentes, Podemos y Ciudadanos, saben que tienen una baza importante en la movilización del electorado y así ha quedado demostrado en el número de veces que han incidido sobre este punto en la campaña.
 

Las encuestas: ¿acertará alguna?

Como es normal en una cita de este calibre, se han realizado decenas de encuestas con escenarios dispares. La mayoría coinciden en señalar al PP como vencedor de las elecciones aunque sin mayoría absoluta. El peso del resto de fuerzas en el Congreso varía dependiendo del estudio del que se trate. 

El sondeo de A+M para el Grupo Heraldo otorga una clara ventaja sobre el resto al PP, que obtendría entre 112 y 116 escaños con un 28,11% de los votos. A cierta distancia se situaría el PSOE, con entre 78 y 82 diputados y el 21,03% de los sufragios.

Los socialistas tendrían cerca a Ciudadanos, que obtendría entre 70 y 72 representantes y un apoyo casi idéntico:el 21,01% –de hecho, se trataría de un empate técnico–. Más lejos aparece Podemos, que con el 15,06% de los sufragios se quedaría en entre 53 y 54 escaños.

Algo que parece seguro es que ningún partido podrá formar un gobierno estable en solitario y, pasada la jornada electoral, será tiempo de intensas reuniones entre partidos para conformar alianzas. Antes de las elecciones, pocos quisieron despejar sus filias y fobias, quizás por eso de no condicionar el voto de las huestes más fieles. Los partidos tendrán todas las navidades para querer y dejarse querer por el resto y conformar el ejecutivo que guiará el país los próximos cuatro años. 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual