Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Elecciones generales 2015

Los comicios en Aragón serán el termómetro de la salud del pacto PSOE-Podemos

Aragón es una comunidad tradicionalmente multipartidista.

Efe. Zaragoza Actualizada 11/12/2015 a las 13:58

Cinco partidos y coaliciones en Aragón aseguran tener opciones reales de conseguir uno de los trece escaños en liza en la comunidad, que están más caros que nunca en un territorio que lleva a gala ser el espejo político de España y en el que las elecciones servirán como termómetro para conocer la salud del pacto PSOE-Podemos.

Aragón es una comunidad tradicionalmente multipartidista, en la que nunca ninguna fuerza política ha obtenido mayoría absoluta en unas autonómicas y en la que los trece escaños del Congreso (siete por Zaragoza, y tres por Huesca y Teruel, respectivamente) se han repartido entre dos partidos, o tres en ocasiones.

El bipartidismo no ha estado tan implantado como en otras autonomías, por lo que Aragón ha asumido sin casi traumas la irrupción de los partidos emergentes que reclaman su parte del pastel en el Congreso y unos escaños que en este "pequeño Ohio" están más caros que nunca.

Y es que, como ocurre en este territorio estadounidense, se ha comprobado que quien gana las elecciones en Aragón las gana en España. Eso ocurre desde 1977, aunque este "honor" peligra en esta ocasión debido a un sistema de partidos más amplio y abierto que nunca y con unas encuestas que cambian día a día.

En julio de este año el PSOE, que fue el segundo partido más votado en las elecciones autonómicas de mayo -que ganó el PP-, consiguió el apoyo de Podemos exclusivamente para la investidura de Javier Lambán, pero la formación morada ha actuado desde entonces como un partido netamente de oposición, con continuas críticas a la labor del ejecutivo PSOE-CHA y, a decir de PP, PAR y Ciudadanos, incluso con amenazas.

Por eso estas elecciones, las más inciertas de toda la transición en el territorio de la comunidad (como en el resto de España) son vistas por muchos como un termómetro de la salud de este pacto, que no ha sido capaz, por ejemplo, de aprobar a tiempo los presupuestos de Aragón para 2016. Las cuentas se están tramitando en el parlamento autonómico a la vez que los partidos se emplean a fondo en la campaña electoral.

El PP y el Partido Aragonés (PAR) han optado en esta ocasión por reeditar una coalición electoral que ya suscribieron en tres ocasiones anteriores (1982, 1996 y 2011), superando reticencias por ambos bandos, en tanto en cuanto muchos en el lado aragonesista temen que la voz de Aragón que quieren llevar a "Madrid" acabe diluida en el Senado, puesto que el PAR sólo tiene opciones de obtener dos representantes en la Cámara Alta.

Si se reeditaran los resultados de las elecciones de hace medio año, la coalición PP-PAR sumaría alrededor de un 35 por ciento de los votos, mientras que el PSOE habría de conformarse con un 21,4 %.

Podemos podría arrebatarle esa segunda posición a los socialistas, teniendo en cuenta que obtuvieron un 20,5 % de los sufragios en las autonómicas, mientras que está por ver el papel de Ciudadanos en estos comicios, después de un perfil "plano" en las instituciones en las que en mayo consiguieron representación pero que juega la baza del tirón del candidato a presidente, Albert Rivera.

Podemos cuenta con el golpe de efecto que el líder de la formación, Pablo Iglesias, dio a la precampaña en Aragón al fichar como número dos de la lista por Zaragoza a Julio Rodríguez, ex jefe mayor de la defensa con el socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

La encuesta del CIS publicada hace una semana vaticina que Rodríguez no obtendrá un escaño, puesto que atribuye únicamente uno a Podemos por Zaragoza.

El sondeo asegura que el PP conseguirá seis de los trece escaños; el PSOE cuatro, dos Ciudadanos y uno Podemos, y despoja del suyo al que obtuvo la coalición IU-CHA (La Izquierda de Aragón) que en esta ocasión concurren bajo el nombre Unidad Popular.

Esta candidatura de confluencia lucha por su espacio netamente de izquierdas después de que fuera imposible cerrar una lista de verdadera unidad en la izquierda.

En cualquier caso, las elecciones generales en Aragón tienen poco que ver con las autonómicas, que al celebrarse junto a las municipales cuentan con el efecto arrastre de los candidatos locales.

Y más en esta ocasión, donde los carteles electorales de PP y PSOE muestran poco a los candidatos a diputados y mucho a Mariano Rajoy y Pedro Sánchez.

Porque pocos asuntos "domésticos" han salido a relucir hasta ahora en una campaña en la que ya casi no se habla del trasvase del Ebro y poco de las infraestructuras pendientes, y en la que los candidatos insisten en los mensajes nacionales, relacionados con las medidas de unos y otros para salir definitivamente de una crisis ya demasiado larga.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual