Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Tribunales

Los acusados de grabar a la infanta Cristina lo niegan y apuntan hacia funcionarios judiciales

El testimonio de la infanta cuando declaró como imputada en el caso Nóos el 8 de febrero de 2014 fue grabada y filtrada a los medios pese a la prohibición judicial.

Efe. Palma Actualizada 19/06/2017 a las 19:01
La infanta Cristina en una foto de archivo.Efe

Los abogados acusados de grabar a escondidas a la infanta Cristina cuando declaró como imputada en el caso Nóos en 2014 lo han negado en el juicio por desobediencia que se celebra en Palma, donde han apuntado que las imágenes pudieron ser captadas por funcionarios exentos de pasar el control de seguridad.

Las defensas de los dos letrados, un hombre y una mujer que acudieron a la declaración del 8 de febrero de 2014 en sustitución de uno de los abogados personados en la causa, han insistido en poner de manifiesto que ni los funcionarios del juzgado de guardia, ni los del juzgado de instrucción dirigido por José Castro ni otros trabajadores de la sede judicial tuvieron que someterse al control de aparatos electrónicos.

El juez instructor había dictado una providencia en la que prohibía el acceso al edificio donde se celebró la declaración con cualquier dispositivo susceptible de ser empleado para grabar vídeo o audio en la sala, pero el propio magistrado, según han confirmado varios testigos, eximió de esa prevención a los funcionarios de su juzgado, el 3, y también a los de instrucción 8, que ese día estaba de guardia y a personal técnico y de limpieza.

Funcionarios del juzgado de Castro han confirmado en sus declaraciones como testigos que sus efectos personales no fueron pasados por los escáneres ni ellos cruzaron el arco de detección de metales, aunque han indicado que no llevaron teléfonos móviles.

Aunque algunos han apuntado que la declaración judicial de la infanta era un acontecimiento que les generaba interés por su carácter excepcional, la mayoría han apuntado también que el juez les aconsejó acudir al acto por si les necesitaba.

Los dos acusados de desobediencia grave, para quienes la Fiscalía solicita sendas penas de un año de prisión, han relatado en sus declaraciones que funcionarios del juzgado entraban y salían libremente de la sala donde se celebró la comparecencia.

"Yo no he grabado nada, ni me dedico a eso. Es el mayor ataque a mi dignidad que he sufrido como persona", ha señalado el acusado al inicio del juicio que se celebra en el juzgado de lo Penal 6 de Palma.

La vista se celebró por la mañana en la misma sala en que se produjeron los hechos juzgados, una habitación de la segunda planta del edificio judicial de Vía Alemania de Palma a la que el día que declaró la infanta los abogados accedieron tras pasar estrictos filtros de seguridad. La sesión de la tarde continuó en otra sala.

"No grabé nada, de ninguna manera, ni portaba nada, ni se me hubiera ocurrido, ni accedí con nada", ha incidido el acusado, que se ha desligado absolutamente de la difusión de una grabación de vídeo a través de una plataforma de internet y que difundió también el diario El Mundo al día siguiente de la declaración de la infanta.

Su compañera de banquillo ha rechazado igualmente que hubiera utilizado algún medio oculto para registrar la comparecencia de la hermana del Rey. "Mi carrera profesional y personal yo no me la juego por nada", ha subrayado emocionada.

"El domingo por la noche (la declaración de la infanta se celebró un sábado) tenía muy claro todo", ha dicho respecto a quién pudo grabar las imágenes desde una posición cercana a la suya: un banco posterior a otros dos ocupados por funcionarios judiciales.

Los defensores de los dos acusados han apuntado en concreto a una trabajadora del juzgado que se sentaba justo delante de la letrada encausada, y uno de ellos ha llegado a acusar a otro funcionario de encubrirla.

También han coincidido en rechazar cualquier concertación entre ellos para tomar imágenes y divulgarlas y han argumentado que asistieron a la declaración pero no hicieron preguntas porque no se trataron temas que afectaran a su representado, Robert Cockx, que finalmente fue desimputado.

El policía nacional que hizo el primer informe en que se señalaba al abogado como autor del vídeo, aunque no a su compañera, ha ratificado hoy que según sus pesquisas la persona colocada en el lugar desde donde se registró la imagen en el momento en que se tomó era él, pese a que la imagen luego se distorsionara invirtiéndola con un efecto digital de espejo.

La jefa del equipo policial que determinó quién era el presunto autor de las imágenes por su posición en la sala ha defendido sus conclusiones, aunque ha precisado que no se ha podido determinar qué dispositivo se empleó para grabar el vídeo y el audio difundidos. 





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo