Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Debate de investidura

Debate en una calurosa tarde de agosto y a la hora de la siesta

Rajoy ha hecho volver de sus vacaciones a la mayoría de los 350 diputados para que escucharan. Abrió el debate de investidura este martes.

Sagrario Ortega. Madrid Actualizada 30/08/2016 a las 20:13
Primera jornada del debate de investidura.Efe

Tres razones ha esgrimido el candidato a presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para justificar que estaba "aquí", en la tribuna del Congreso, mirando de reojo al líder socialista, Pedro Sánchez, con un discurso en el que sólo Cataluña y la amenaza de terceras elecciones ha removido de sus escaños a sus señorías.

Porque España necesita un Gobierno con urgencia, porque los españoles han preferido al PP con su votos y porque no hay otra alternativa más razonable que la suya, Rajoy ha hecho volver de sus vacaciones a la mayoría de los 350 diputados para que escucharan, en una tarde calurosa de agosto y a la hora de la siesta, las propuestas con las que quiere seguir en La Moncloa.

"Estoy aquí...", en el palacio de la Carrera de San Jerónimo, al que Rajoy ha acudido con un traje azul oscuro y una corbata azul corporativo con topos, el color que ha elegido también para esa prenda, en un guiño al acuerdo de los 150 puntos, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, aunque su traje era gris claro, quizá para marcar diferencias.

Negro era el traje de Pedro Sánchez y de rayas azules y negras su corbata. Como negra era la camisa del líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Un variopinto look, al que ya nos hemos acostumbrado en la brevísima legislatura pasada y que incluía camisetas reivindicativas, recorría el hemiciclo, salpicado de señorías bronceadas y de algunos vestidos estampados y muchos blancos entre las diputadas, incluida la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, que se ha estrenado con solo una llamada al orden.

No ha tenido que hacer uso de esta potestad porque, a pesar de las más de treinta veces que la bancada popular en solitario (nadie, ni Ciudadanos, la ha acompañado) ha interrumpido el discurso de casi hora y media de su jefe de filas, el tono del orador y el contenido de su intervención no han alterado los ánimos de los parlamentarios hasta que Rajoy ha nombrado a Cataluña y despertado al auditorio.

Por cierto. Aunque los populares han agradecido las menciones de Rajoy a los partidos que le han apoyado y suscrito el acuerdo de investidura con él, la bancada de Ciudadanos se ha contenido y sus diputados no han aplaudido en ningún momento al candidato.

Ni el didáctico desglose del gasto público con el que Rajoy ha querido ilustrarnos para que sepamos dónde van nuestros impuestos, ni la gruesa cifra del presupuesto de las pensiones (130.000 millones de euros para 9,5 millones de beneficiarios) ni las propuestas económicas y educativas han alterado el gesto, casi de hastío, de sus señorías.

A excepción del abucheo desganado de los diputados de Podemos y de Izquierda Unida cuando Rajoy ha enfatizado: "La corrupción se persigue hoy más que nunca".

Como ya hemos dicho, el respetable se ha crecido al compás que lo ha hecho el propio Rajoy en su defensa de la unidad de España y en su rechazo al desafío secesionista.

No ha ahorrado elogios a Cataluña y a sus gentes, incluidas las que llegaron de otras comunidades, y ha echado mano de la Pepa, la Constitución que se firmó el día de San José de 1812, para arropar sus argumentos.

Como hoy solo podía hablar él en el hemiciclo, algunos dirigentes le han enmendado la plana, ya ante los periodistas, para recordarle que, efectivamente, la Pepa hablaba de la unidad de la patria, pero de los dos hemisferios, lo que incluía a Latinoamérica.

Hoy por hoy, Rajoy es el presidente del Gobierno. En funciones, claro. En el futuro, "ya veremos", ha dicho. Lo que sí tiene claro, ha reconocido, es que no quiere estar en la oposición y, de ninguna de las maneras, que haya terceras elecciones.

A toda costa quiere Rajoy evitarlas. Y por eso, ha mirado de reojo en varias ocasiones a Sánchez por si toma nota y la sombra de unos nuevos comicios deja de planear en el hemiciclo. 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual