Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Malasia

"Siempre hemos tenido esperanza. En ningún momento pensamos que era el final"

Marta Miguel y David Hernández cuentan cómo una ola hizo volcar el bote en el que viajaban, estropeó el motor y les dejo a la deriva.

Efe. Kota Kinabalu Actualizada 13/05/2016 a las 20:22
Etiquetas
Los españoles Marta Miguel y David HernándezNoel Caballero

 Los españoles Marta Miguel y David Hernández, rescatados en Malasia, afirmaron que no perdieron la esperanza de ser rescatados tras quedar a la deriva hace once días en aguas al norte de la isla de Borneo.

Fueron rescatados por pescadores vietnamitas en aguas del Mar de China Meridional, a unos 370 kilómetros al oeste del lugar del que desaparecieron. 

Ahora no paran de mirarse con complicidad, sonríen y bromean en todo momento; las quemaduras del sol son el único rastro de haber pasado nueve días a la deriva a bordo de un pequeña embarcación.

"Ha habido momentos difíciles, de frustración y de impotencia absoluta, pero miedo de (pensar) se ha acabado: no", asegura Hernández, sentado en una habitación del hospital Greneagles en Kota Kinabalu, capital del estado de Sabah, donde ambos han pasado un reconocimiento médico tras llegar a tierra este viernes.

"Siempre hemos tenido esperanza. En ningún momento hemos pensado que era el final", precisa Miguel desde la camilla.

La pareja española, junto al chino Tommy Lam y la malasia Armella Ali Hassan, regresaba de una excursión a la isla de Balambangan cuando una ola grande golpeó con fuerza el costado de la embarcación y salieron arrojados al mar.

La barca, con el motor encendido, empezó a dar vueltas sobre sí misma hasta que una nueva ola la volcó.

Miguel y Hernández señalaron que tardaron más de una hora en conseguir dar la vuelta a la embarcación; luego se pusieron a achicar agua y descubrieron que el motor no arrancaba.

El madrileño, técnico electricista, intentó reparar el motor con una medalla que le ofreció Marta a modo de destornillador, pero no tuvo suerte y la noche se les echó encima.

"Han sido casualidades encadenadas que nos han llevado cada vez más a la deriva" por las corrientes marinas que hay en el noreste de Borneo, dice la también madrileña.

La pareja solo se puso seria durante la entrevista cuando recordó cómo el mismo día del accidente pasaron dos barcos al lado sin ayudarles.

"Los primeros días veíamos la costa. Hasta el tercero. Pero a partir del cuarto ya no", narra Miguel.

"Cuando yo flojeaba un poco, ella estaba allí para animarme y viceversa", señala Hernández, un aficionado confeso del Atlético de Madrid que se alegró cuando uno de sus salvadores le dijo que su equipo disputará la final de la Champions League.

"El mar fue implacable, pero también generoso", continúa, al rememorar como la tercera noche unos peces voladores saltaron dentro y ellos se los comieron en "tres bocados".

Para calmar la sed usaban agua de mar evaporada dentro de una bolsa impermeable, una idea que se le ocurrió a la española.

Unos pescadores vietnamitas que habían entrado sin permiso en aguas malasias del mar de China Meridional los encontraron cuando llevaban nueve días a la deriva y les ofrecieron agua y comida, pero debido a su situación de ilegalidad no informaron a las autoridades de Malasia y se pasaron con ellos dos días.

"Sabíamos que antes o después ellos nos iban a dejar (...) en Vietnam. Eso significaba estar con ellos diez días. Entonces ya nos habíamos hecho un poco hasta la idea. Aprendimos a pescar calamares", afirma Miguel con una amplia sonrisa mientras su pareja presume de haber pescado dos calamares que luego degustaron.

Pero el operativo malasio de búsqueda interceptó a otro pesquero vietnamita que faenaba ilegalmente y estos le informaron de que habían sido rescatados los españoles, el chino y la malasia por unos compañeros.

Un buque de Malasia los recogió de los vietnamitas los depositó en Kota Kinabalu.

Los supervivientes, que están agradecidos con los pescadores vietnamitas, las autoridades malasias y españolas, tendrán que pasar unos días más en el Malasia para completar las declaraciones oficiales y recobrar fuerzas.

Después, regresarán a España con familiares, aunque tienen planes para volver a hacer las maletas rumbo a Malasia.

"No me voy a volver a preocupar por nada más en mi vida después de esto (...) Decirle (a nuestras familias) que estábamos bien nos ha permitido descansar", sentencia Miguel. 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual