Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Lomce

Docentes y padres rechazan la prueba de Primaria aunque ya no implique un ranquin

Algunos han señalado que son caras, no aportan nada positivo y cuestionan la labor del profesorado.

Efe. Madrid Actualizada 26/04/2016 a las 14:33
Clase de Primaria en un colegio aragonés.

Sindicatos y asociaciones de docentes y padres han mostrado este martes su satisfacción porque los resultados de la evaluación de sexto de Primaria no sirvan para hacer clasificaciones de centros, aunque muchos de ellos han mantenido su rechazo a este tipo de pruebas externas y comunes.

Representantes de las federaciones de la Enseñanza de CC. OO., UGT y la Confederación Española de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa) han destacado que estas evaluaciones, que denominan "reválidas", no deben llevarse a cabo y han vuelto a pedir la derogación de la Lomce.

Para Francisco García (CC. OO.) "el problema es la ley" porque la Lomce es una norma que tiene "el concepto de apostar por una educación segregadora y de promover la competitividad mal entendida entre los centros".

Ha recordado que, aunque la evaluación de sexto de Primaria (para alumnos de 12 años) no tendrá efectos académicos, "los centros podrán utilizarla para preparar grupos de cara al paso a Secundaria".

Carlos López (FETE-UGT) ve "positivo" que Educación haya rectificado e incluido la "sugerencia" que se aprobó en el Consejo Escolar del Estado.

Pero ha cuestionado la "filosofía de esa prueba" a final de Primaria, pues se hace una evaluación de diagnóstico cuando el profesor y tutor "ya no tiene capacidad con ese alumno para mejorar su proceso de aprendizaje".

STES ha afirmado en una nota que con estas pruebas se somete a los niños de 12 años "a una situación de estrés injusta e inútil" y ha considerado que "las reválidas son un mecanismo ineficaz que poco o nada tienen que ver con la calidad educativa".

Jesús Salido (Ceapa) cree que esta evaluación "no tiene cabida y debe desaparecer" independientemente de que Educación "haya intentado mejorar" algún aspecto.

"No son necesarias, son carísimas y no aportan nada positivo", al contrario, "estigmatizan al alumnado y cuestionan la labor del profesorado", ha aseverado.

Por su parte, Mario Gutiérrez (CSIF) ha dicho que defiende que se hagan pruebas de diagnóstico y sean corregidas por funcionarios docentes, aunque rechaza los "ránquines" y se opone las evaluaciones de final de Secundaria y Bachillerato si se hacen solo para poder conseguir un título.

Gutiérrez ha sostenido que las pruebas de diagnóstico deben servir para mejorar el sistema educativo, siempre que con ellas se ofrezcan recursos a los centros para abordar los problemas detectados.

Y Nicolás Fernández Guisado (ANPE) ha mostrado su satisfacción porque los resultados de las evaluaciones no se usen para hacer clasificaciones, y ha recordado que su asociación está de acuerdo con que se hagan pruebas de diagnóstico.

La orden que regula la realización de la evaluación final de Primaria en el ámbito de gestión de Educación (Ceuta y Melilla), publicada este martes en el BOE, dice que los informes de los resultados no podrán utilizarse para hacer clasificaciones de centros.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual