Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Caso Nóos

Urdangarin y Torres crearon su entramado para repartirse los fondos irregulares

La empresa cargó los gastos del servicio doméstico del matrimonio y contrató ficticiamente a tres sobrinos del exduque.

Otr/Press. Palma de Mallorca Actualizada 13/02/2016 a las 00:24
Etiquetas
Marco Antonio Tejeiro en la quinta jornada del juicio por el caso NóosEfe

El excontable del Instituto Nóos Marco Antonio Tejeiro ha recalcado cómo los fondos que la entidad percibió de forma presuntamente irregular de las Administraciones públicas acabaron siendo repartidos entre Iñaki Urdangarin y su exsocio Diego Torres, quienes para ello urdieron una maraña de empresas entre las que giraban facturas falsas por servicios que no respondían a servicio alguno.

Así lo ha subrayado durante su declaración en el juicio del caso Nóos, comparecencia que entre este jueves y viernes acumula más de ocho horas. Le continúa interrogando el fiscal anticorrupción Pedro Horrach, a quien seguirán el resto de las acusaciones y las defensas de los inculpados.

En su comparecencia, Tejeiro, para quien la Fiscalía reclama dos años de cárcel en virtud de un acuerdo de conformidad rubricado hace un año y medio, ha explicado que esta práctica constituía una vía para que el dinero de origen presuntamente ilícito -hasta 6,2 millones cobrados de Baleares, Comunidad Valenciana y Madrid- acabara en las cuentas de ambos exsocios.

El excontable, hermano de la mujer de Torres, Ana María Tejeiro, subraya cómo las empresas que conformaban el entramado -Instituto Nóos, Nóos Consultoría Estratégica, Intuit, Shiriaimasu y Aizoon- eran entidades vinculadas entre ellas que operaban en el mercado como si fueran una sola, todo ello bajo la dirección de Urdangarin y Torres, quienes ostentaban el control dentro del grupo.

"Urdangarin no estaba físicamente pero sé que había contactos y gestiones entre ellos, puesto que me lo contaba Torres", ha manifestado el acusado quien, según ha recordado, dejó el Instituto Nóos en 2007. "Me dijeron que me fuera, les debía de salir caro", ha aseverado Tejeiro, quien ha manifestado que ya entonces el marido de la Infanta Cristina y Torres "estaban picados y peleados".

Tejeiro, a preguntas de Horrach, ha explicado que el margen comercial o de beneficio que habría de remansarse en el Instituto Nóos no se destinaba a los fines y objeto de la asociación, sino que se vehiculaba a las mercantiles privadas de Torres y Urdangarin.

FACTURAS CRUZADAS POR IMPORTE DE OCHO MILLONES DE EUROS

Según un informe de la Agencia Tributaria incorporado a la causa, el importe total de las facturas que se cruzaron dentro del conglomerado empresarial llegó a ascender a ocho millones de euros.

Más en concreto, Hacienda precisa que en 2004 la facturación que se efectuó entre las propias empresas de la trama por trabajos supuestamente fictios ascendió a 1,4 millones, mientras que en 2005 fue de 2,1 millones, en 2006 de 2,2, en 2007 de 1,7 y en 2008 de 412.225 euros.

El dictamen destaca cómo "con mucha frecuencia" las facturas se emitían bajo conceptos "extremadamente genéricos o imprecisos", la mayoría de ellas tenían importes "redondos" al tiempo que se han verificado, además, duplicidades respecto a proveedores externos del conglomerado empresarial, "incongruencias" así como "casos notorios de inexistencia del servicio pretendidamente prestado y, en el extremo, de falsificación material de la propia factura".

EL ENTRAMADO, UN "PURO ANDAMIAJE JURÍDICO" PARA DESVIAR FONDOS

Tal y como ponía de manifiesto el fisco, las entidades que integraban el grupo devienen "meros instrumentos para drenar y distribuir los recursos obtenidos por medio de la marca Nóos entre sus dos propietarios y dirigentes, los imputados señores Torres y Urdangarin". De hecho, la AEAT llega a aludir a la trama como un "puro andamiaje jurídico formal". Unos hechos que ha ratificado Tejeiro durante su declaración.

En lo que al sistema de reparto entre los socios se refiere, Hacienda señala que entre 2004 y 2005, bajo la presidencia de Urdangarin, las facturas que recibieron el Instituto Nóos y Nóos Consultoría de las demás entidades del conglomerado ascienden aproximadamente a una tercera parte del total de ingresos obtenidas por ambas. Ese tercio, a su vez, se repartía al 50 por ciento entre el exduque, a través de la mercantil que comparte con la Infanta Cristina -Aizoon- y su exsocio a través de sus sociedades.

Las pesquisas abundan en que la actividad principal del conglomerado se centró principalmente en lograr la adjudicación para organizar las tres ediciones del denominado Valencia Summit y las dos del Illes Balears Forum, cuyo coste real fue notablemente inferior a los fondos que el Instituto Nóos percibió de la Comunidad de Valencia y de Baleares. En total, la entidad cobró por organizar estos eventos 5,9 millones de euros, a pesar de que su verdadero coste fue de 1,6 millones, según datos de la Agencia Tributaria.

LA EMPRESA CONTRATÓ FICTICIAMENTE A TRES SOBRINOS DEL EXDUQUE

El excontable del Instituto Nóos ha subrayado además que Aizoon defraudó a la Seguridad Social, al Inem y a Hacienda al simular la actividad de Aizoon justificando, mediante la contratación de numerosos empleados ficticios -entre ellos tres sobrinos del exduque y varios empleados domésticos del matrimonio- los ingresos que de forma irregular obtuvo esta sociedad 'pantalla'.

Tejeiro ha subrayado que tan sólo dos de los empleados de Aizoon eran reales mientras que el resto, eran trabajadores "ficticios" que, pese a estar dados de alta en la Seguridad Social, no llevaban a cabo ningún tipo de actividad para la mercantil, todo ello con el objetivo además de aumentar los gastos deducibles así como la disminución de la base imponible en el Impuesto de Sociedades.

Entre el personal de Aizoon se encontraban varios empleados del servicio doméstico del palacete que Urdangarin y su mujer poseen en el barrio barcelonés de Pedralbes, además de una estudiante, una encuestadora, un asesor, dos personas que "nunca nadie ha visto trabajar" para la empresa, un "chico de los recados", una analista del estilo de vida de los deportistas y una persona con estudios de enfermería haciendo "cortas y pegas" de artículos de Internet, tal y como sostiene la Fiscalía Anticorrupción.

También fueron contratados de forma ficticia los sobrinos de Urdangarin Jan, Lucas y Lucía Gui, además de otros empleados del hogar que trabajaban en la vivienda de la que fuera asistenta personal del exduque, Julita Cuquerella.

El fiscal Pedro Horrach le ha exhibido de forma exhaustiva diversos documentos en relación a estas contrataciones así como diversos correos, con Tejeiro como remitente o destinatario, en los que se abordan estas presuntas irregularidades.

CORREOS APORTADOS A LA CAUSA

Entre los documentos que le han sido mostrados se encuentran diversos correos cruzados entre el propio Tejeiro y el padre de los sobrinos de Urdangarin, Carlos Gui, para abordar la fórmula en que debían ser contratados.

En uno de ellos, Gui señala haber recibido los certificados de Retenciones y de Ingresos RENTA 2008 de Jan y Lucas Gui y señala: "Considero que tal como se ha hecho RENTA 2008 nos afectan enormemente como unidad familiar, ya que como sabrás las cantidades percibidas superiores a 8.000 euros de los hijos excluyen automáticamente de la unidad familiar, perdiendo las cantidades deducibles por hijo (...) ¿Qué hacemos? Te llamaré más tarde".

Un instante después, Tejeiro le responde: "Apreciado Carlos, este año Jan y Lucas han devengado a 30 de junio 4.578 euros cada uno. Creo que en principio Jan y Lucas deberían hacer la declaración de renta para que les devuelvan los 112,85 y 75,25 euros respectivamente y luego ya arreglaremos lo que os haya tocado pagar de más. Hablo con Iñaki para solucionar todo esto".







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual