Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Tribunales

Dos inspectores de Policía niegan haber ofrecido pactos a la asesina confesa de Carrasco

También han negado que se presentaran ante Montserrat diciendo que eran muy amigos de su marido.

Efe. León Actualizada 25/01/2016 a las 15:22
Montserrat González durante el juicio.Efe

Los dos inspectores de Policía que se trasladaron desde Burgos a León para colaborar en el esclarecimiento del crimen de la dirigente del PP Isabel Carrasco han negado este lunes haber ofrecido un pacto a Montserrat González, autora confesa del asesinato, que exculpara a su hija, Triana Martínez, si colaboraba.

El jefe de la unidad de delitos graves de Burgos, Alfonso Santocildes, que interrogó junto a un compañero a Montserrat González al día siguiente de su detención, el 13 de mayo de 2014, ha asegurado este lunes durante el juicio con jurado que se sigue en la Audiencia Provincial de León, que en ningún momento fue coaccionada para arrancarle una declaración inculpatoria.

Santocildes y su compañero han rechazado ante el tribunal que juzga el crimen las irregularidades que le achacan las defensas de las tres detenidas, y han asegurado que en ningún momento ofrecieron un trato favorable a Montserrat González y a su hija si decían donde estaba el arma.

También han negado que se presentaran ante Montserrat diciendo que eran muy amigos de su marido, también inspector de Policía y que entonces estaba al frente de la Comisaría de Astorga (León), con la intención de ganarse su confianza.

Según han explicado ante el tribunal, la decisión de que colaborasen en la investigación la tomó el jefe superior del Cuerpo en Castilla y León por su experiencia y para garantizar la imparcialidad debido a la personalidad de la víctima.

Ambos agentes han coincidido en que trataron de tranquilizar a Montserrat González durante el primer contacto que mantuvieron con ella y han asegurado que confesó voluntariamente que había matado a Isabel Carrasco por la humillación y vejaciones a las que estaba sometiendo a su hija.

Han revelado que Montserrat se mostró inicialmente indignada por el hecho de que su hija estuviera detenida y que hubieran registrado su casa, aunque con el paso de las horas se fue tranquilizando.

Los agentes han declarado ente el tribunal que, sobre las 19.00 horas de ese día, se permitió que madre e hija se vieran con el objetivo de que "se dieran un abrazo y se tranquilizasen".

Con ambas detenidas juntas en un despacho de la Comisaría de León, Montserrat González dijo que era inútil que buscasen el revolver con el que había asesinado a Isabel Carrasco en el río Bernesga, como se estaba haciendo, porque lo tenía una tercera persona, según ha explicado Santocildes.

Fue en ese momento, según el relato de este agente, cuando su hija le dijo que ni se le ocurrirse decir quien tenía el arma y afirmó "entre dientes" que era policía.

Al respecto, ha remarcado que ese comentario no se lo escucharon a las detenidas cuando pensaban que estaban solas en el despacho, según sostuvieron Montserrat y Triana durante su declaración la pasada semana.

"En ningún momento estuvieron solas en el despacho", ha asegurado Santocildes, que ha explicado, a preguntas del letrado de la defensa de Montserrat González y su hija, que el hecho de permitir que madre e hija se vieran no contraviene ningún protocolo de actuación policial, como sostiene la defensa, que considera que se trata de una actuación "irregular".

Un par de horas después fue cuando se supo que la policía local Raquel Gago había llamado a otro agente para explicarle que había encontrado el arma en su vehículo sin saber cómo había llegado hasta allí, si bien sugirió que debía haberla introducido su amiga Triana Martínez, con quien se había encontrado apenas unos minutos después de cometerse el crimen.

Sobre por qué tanto él como su compañero llegado de Burgos ocultaron en su declaración en el juzgado que habían participado en el registro que se efectuó en la casa de Raquel Gago, han explicado que lo hicieron para "no desprestigiar" el trabajo realizado por su compañeros de León, ya que en el atestado no constaba su presencia.

José Ramón García, el letrado que representa a Montserrat González y a su hija, que se ha mostrado sumamente agresivo en el interrogatorio a los dos agentes, los acusa de engañarlas para conseguir una confesión.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual