Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Terrorismo

Jorge Dezcallar asegura que el Gobierno "marginó y manipuló" al CNI en los atentados de 11-M

El entones máximo responsable de los servicios secretos publica el libro 'Valió la pena'.

Efe. Madrid Actualizada 04/10/2015 a las 18:18
Etiquetas
Jorge Dezcallar, en una imagen de archivo.Efe

El Gobierno de José María Aznar hizo una gestión "mala, partidista y equivocada" de los atentados del 11-M, y "marginó y manipuló" al CNI, ha declarado Jorge Dezcallar, entonces máximo responsable de los servicios secretos, que cuenta en su libro "Valió la pena" parte de su dilatada carrera profesional entre diplomáticos y espías.

Dezcallar ha repasado en una entrevista con Efe su trayectoria en la que ostentó cargos de importancia bajo los mandatos de Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, y en la que no ahorra críticas a quienes, a su juicio, ocultaron información y pretendieron ponerle al servicio de una estrategia no de Estado sino de partido en la gestión de los atentados del 11-M.

Sus recuerdos, relatados en su libro que publica la editorial Península, incluyen sus años como embajador en el Vaticano, en Líbano y en Estados Unidos, así como su participación en la conferencia de Dayton de pacificación de los Balcanes

Dezcallar ha recordado que "el momento más terrible" lo vivió el 11-M de 2004, seguido muy de cerca por el asesinato de siete agentes del CNI en Bagdad en noviembre de 2003.

Ha confesado que su época más convulsa fue con Aznar al frente del Ejecutivo, siendo embajador en Marruecos y director del CNI, entre 2001 y 2004.

"Me sentí marginado y manipulado cuando, sabiendo que habían sido detenidos dos indios, tres árabes y dos españoles, el día 13, recibí instrucciones del Gobierno de salir y declarar que el CNI seguía con la pista abierta de la autoría de ETA", explica sobre el 11-M.

Tras afirmar que el Gobierno marginó al CNI en la gestión de los atentados, ha precisado que del 11 al 16 de marzo no fue convocado a ninguna reunión.

En su opinión, hubo un "grupito de gente que monopolizó la gestión de la crisis, el núcleo duro del PP" y que "aconsejó mal" al presidente Aznar.

Asimismo ha criticado la desclasificación de documentos que se hizo en ese momento para, afirma, "tapar vergüenzas personales".

"Creó un malestar tremendo en el Centro, produjo asombro en los aliados y dificultó el trabajo con otros países amigos", ha confesado Dezcallar, quien ha revelado que tuvo una conversación "muy tensa" con Aznar y que le presentó su dimisión días después de las elecciones, aunque no fue aceptada.

Mallorquín de 69 años, se declara "un testigo afortunado y privilegiado al estar en el lugar adecuado en el momento oportuno", y asegura que ha seguido las instrucciones que le han dado y "en todo momento he sido leal al Estado y al Gobierno de cada momento".

De todos los presidentes con los que ha trabajado se lleva el "mejor recuerdo" de Felipe González, "un hombre muy inteligente, con sus luces y sus sombras, que tenía una idea de España".

Sobre la guerra de Iraq, desvela que el CNI trasladó informes al Gobierno en los que se señalaba que no se podía verificar que Sadam Husein tuviera armas de destrucción masiva. "Aznar prestó más atención a otros informes antes que los del CNI. Yo le dije lo que pensaba y tengo la conciencia muy tranquila".

Por otra parte, ha señalado que el mayor riesgo de un atentado terrorista en España proviene del terrorismo islámico: "En este momento ETA está terminada y en cambio el riesgo puede venir de Al Qaeda y del Estado Islámico. Más de Al Qaeda".

Sobre el conflicto en Siria, echa de menos una iniciativa diplomática robusta europea: "Europa debería buscar la fórmula con diplomacia más que con bombas".

Respecto al desafío soberanista catalán, Dezcallar considera que "el Gobierno ha actuado mal y ha conducido a una polarización y fractura de la sociedad catalana, del que debería pagar cuentas porque lo que ha hecho es terrible".

Tras señalar que "no podemos ignorar que hay 1,8 millones de catalanes que no están cómodos en España", Dezcallar ha apostado por buscar la fórmula, lo que no quiere decir aceptar imposiciones de los independentistas".

En su opinión, "no se puede pasar el tema permanentemente a los jueces" ya que la situación "exige una respuesta política, una negociación".

Sobre las elecciones generales de diciembre y el futuro inquilino del palacio de la Moncloa, ha augurado que habrá un gobierno de coalición: "Habrá que negociar. Hace falta recuperar el espíritu de la Transición".  







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual