Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Madrid

El Congreso aprueba la reforma del Tribunal Constitucional con llamadas al diálogo en Cataluña

Los nacionalistas han aprovechado el debate para reprochar al Ejecutivo que no escuche las demandas expresadas por los catalanes el 27S.

Efe. Madrid Actualizada 01/10/2015 a las 22:48
Etiquetas
El diputado de Amaiur, Sabino Cuadra poco antes de ser expulsado de la tribuna de oradores en el debate de la reforma del Tribunal Constitucional.Efe

El Congreso ha aprobado este jueves, con los votos del PP, la reforma del Tribunal Constitucional (TC), que castigará a los cargos públicos que incumplan sus sentencias, y con la que, según la oposición, el Gobierno agrava el conflicto en Cataluña al utilizar los tribunales en lugar del diálogo político.

Tras el rechazo de las enmiendas de la oposición, la reforma se remite al Senado tras un debate en el que ha vuelto a cobrar protagonismo el diputado de Amaiur Sabino Cuadra al ser expulsado de la tribuna de oradores por el presidente del Congreso, Jesús Posada, por no retirar la "ofensa" a la Constitución que cometió al romper hace dos semanas varias páginas de la Carta Magna.

Los grupos nacionalistas han aprovechado el debate para reprochar al Ejecutivo que no escuche las demandas expresadas por la sociedad catalana el 27S y reclamar que respete su derecho a decidir a través de un referéndum, en lugar de recurrir a "amenazas" con esta reforma del TC o la imputación de Artur Mas por convocar la consulta del 9N en 2014.

A estos argumentos el PSOE ha añadido que con esta ley el PP "echa gasolina" y "alimenta" el "victimismo de los independentistas catalanes" a quienes en teoría "se quería debilitar".
"Es una ley punitiva con un sólo destinatario", ha denunciado el diputado socialista Ignacio Sánchez Amor.


Frente a las críticas, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha reiterado a los periodistas que lo que se persigue es fortalecer el Estado de Derecho, porque "nadie puede estar al margen del cumplimiento la legalidad".


Durante el debate, el PP ha defendido la reforma para "armar jurídicamente" a las instituciones frente al "golpe de Estado a cámara lenta" que pretende perpetrar Mas.

El portavoz popular en la Comisión Constitucional, Pedro Gómez de la Serna, ha recurrido a esta definición del exvicepresidente socialista Alfonso Guerra sobre las intenciones de los soberanistas, a quienes ha acusado de convertir Cataluña en "una anomalía" y "una extravagancia".

Así ha respondido a los argumentos de, entre otros, Carles Campuzano, de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), quien ha tachado la reforma de "despropósito" que "hiere de muerte a un tribunal gastado y tocado", ha acusado a la "derecha española" de estar instalada en la deriva "autoritaria" y ha lamentado que ningún ministro haya asistido al debate en el pleno.

Una inasistencia que ha justificado Catalá, recordando que él y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, estaban en el Congreso en un día en que se reúne la Comisión Delegada de Asuntos Económicos y que los miembros del Gobierno siempre tratan de hacer compatible su cartera con otras funciones.

"La cuestión no es el presidente Mas, la cuestión son cerca de dos millones de personas que se han autodeterminado, que sentimentalmente hace tiempo que han desconectado", ha subrayado Campuzano, mientras Montserrat Surroca, de Unió Democrática, ha denunciado que Mas está sometido a un "auténtico juicio político" y ha abogado por la "política en mayúsculas" y el "diálogo".

La advertencia del portavoz de ERC, Joan Tardá, ha sido clara: la mayoría soberanista en Cataluña logrará sus objetivos "a la catalana, pacífica y cívicamente", pese a las "amenazas" del PP.
"No les tenemos miedo, ya pueden ir construyendo cárceles", ha recalcado tras preguntarse si se va a imputar junto a Mas a dos millones y medio de ciudadanos.

Para el portavoz del PNV, Aitor Esteban, la reforma es una ley "ad hoc" para Cataluña, que demuestra un "uso espúreo" del TC por parte del Gobierno, al que ha acusado de utilizar partidaria y electoralmente al Constitucional.

Y Joan Coscubiela (ICV) cree que las modificaciones previstas para garantizar el cumplimiento de las sentencias del TC son una "inmensa barbaridad" y una "falacia" con la que el Gobierno, "sin consenso", pretende "justificar su cobardía política" trasladando la responsabilidad a los tribunales.

En el Grupo Mixto, Compromis, CC, el BNG, Geroa Bai y Amaiur, han coincidido en que el problema catalán "no se resuelve con sentencias" ni con una "reforma exprés" del TC, sino con diálogo, mientras que Foro Asturias y UPN han votado con el PP en contra de las enmiendas que pedían su supresión.

Tras su rechazo la iniciativa se remite al Senado, donde ayer -antes de su aprobación- ya se designó la ponencia que debe tramitarla, lo que facilitará que pueda aprobarse antes de que acabe la legislatura.
Durante el debate se ha mantenido el guión previsto, salvo la expulsión del diputado abertzale Sabino Cuadra de la tribuna de oradores cuando no ha querido responder al emplazamiento de Posada y se ha negado a rectificar la "ofensa" que supuso hace dos semanas romper en la tribuna varias páginas de la Carta Magna.

Posada, con el aval de la resolución de la Mesa del Congreso que instó a Cuadra a pedir disculpas para evitar una sanción, le ha llamado al orden y le ha expulsado de la tribuna.

El PP y UPyD han pedido al presidente del Congreso que actúe con la mayor contundencia, mientras representantes de otros grupos, como Aitor Esteban (PNV) o Coscubiela (ICV) creen que la Constitución debe amparar todo tipo de opiniones, "aunque sean de mal gusto".







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual