Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Tarjetas opacas

Un juez de la Audiencia se aparta del caso de las tarjetas B por amistad con dos imputados

Alfonso Guevara ha pedido abstenerse porque esa amistad "podría viciar su imparcialidad".

Efe. Madrid Actualizada 16/06/2015 a las 18:09
Etiquetas
0 Comentarios

El juez de la Audiencia Nacional Alfonso Guevara ha pedido abstenerse de la causa de las tarjetas opacas de Caja Madrid y Bankia al mantener una relación de amistad con dos de ellos, el expresidente de la patronal madrileña Arturo Fernández y el de Renfe Miguel Corsini.

La petición de Alfonso Guevara ha sido aceptada por sus cinco compañeros de la sección tercera de la Sala de lo Penal, que él mismo preside, al considerar que esa relación "podría viciar su imparcialidad", con lo que está más que "justificada".
Y ello pese a que ni Fernández ni Corsini se encuentran entre los apelantes, pero "están en igual posición" que otros exconsejeros y miembros de la Comisión de Control que sí recurrieron el auto en el que el juez Fernando Andreu imputó a todos los beneficiarios de las "black" el pasado 28 de enero.

Guevara ha intervenido en la resolución de algunos recursos contra las fianzas civiles que el instructor fijó por el escándalo de las "black", confirmando por ejemplo la de 283.000 euros al ex secretario general del PP de Madrid Ricardo Romero de Tejada, pero en ese caso no se daba esta causa de abstención.


Ahora, se ha apartado tanto de la ponencia de los autos en los que debe pronunciarse sobre los recursos contra las imputaciones, que ha asumido el magistrado Fermín Echarri, como de formar parte de la propia Sala que deberá decidir sobre otros escritos que constan en la causa.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual