Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Marruecos

​Muere otro de los espeleólogos españoles accidentados en Marruecos

El equipo de rescate español tardó casi 48 horas en obtener el permiso marroquí. Afortunadamente han podido rescatar al tercer español.

Javier Otazu. Rabat Actualizada 05/04/2015 a las 23:23
Etiquetas
0 Comentarios
Muere otro de los espeleólogos que cayeron a un acantilado en Marruecos

Un segundo alpinista de los que se encontraban accidentado en el fondo de un barranco del Atlas marroquí, en la región de Uarzazate, ha muerto esta tarde, justo cuando llegaban al lugar siete agentes españoles especializados en rescate de montaña.

La muerte de José Antonio Martínez Jiménez, un inspector de policía de 41 años, se suma a la de Gustavo Virués, un abogado de Cádiz de la misma edad, y sólo queda vivo Juan Bolívar Bueno, también agente de policía y de 27 años.

Aunque se había informado en un primer momento que las labores de rescate no comenzarían hasta el lunes por los riesgos que suponían, los siete agentes de la guardia civil y la policía nacional se pusieron a trabajar con las últimas horas de luz del día y lograron rescatar vivo a Bolívar.

Fuentes diplomáticas españolas dijeron que Bolívar, que se encuentra "físicamente bien", pudo salir del barranco por sí mismo, sin tener que ser llevado a hombros por los rescatadores.

Esta misma noche está previsto que el superviviente sea trasladado a Uarzazate, según informó el ministerio español del Interior.

El rescate no podrá hacerse en helicóptero, que no vuelan de noche, y se hará en una ambulancia por las pistas que unen el lugar con la ciudad más cercana, Uarzazate, donde se le espera en una habitación de hospital, dijeron fuentes policiales españolas en Marruecos.

El barranco se encuentra en el término de Tarmest, una aldea bereber dentro de la comuna rural de Iminulauen, en la región de Uarzazate, en la que hay muy pocas carreteras practicables y la mayor parte de la red viaria son pistas por las que pueden pasar solamente mulos o todoterrenos.

Bolívar se encuentra físicamente bien, insistieron las fuentes, pero sufre de hipotermia y de estrés postraumático (ha visto morir a sus dos compañeros), por lo que su reposo es imprescindible.

Las previsiones eran que las tareas de rescate no comenzasen hasta el lunes en la mañana, con la primera luz del día, según habían dicho tanto los gendarmes marroquíes como fuentes diplomáticas españolas.

Las bajísimas temperaturas en esta región montañosa aún con nieve y hielo, más lo accidentado de la orografía convertían el rescate en extremadamente arriesgado.

Sin embargo, los siete especialistas llegados esta tarde desde España tras unas complicadas negociaciones de casi dos días para obtener permiso de Marruecos, se pusieron manos a la obra y lograron sacar a Bolívar.

Al parecer, lo que sí ha sido postergado hasta mañana es el traslado de los cadáveres, en parte por ser menos urgente, y también porque la operación será mucho más compleja y hay que pensar también en la seguridad de todos los que participen en el complejo operativo.

Los cadáveres se encuentran al fondo de un barranco de 400 metros de profundidad, con paredes muy estrechas en algunos puntos y en los que desplazarse es extremadamente difícil.

Junto a los siete especialistas españoles hay al pie del barranco no menos de 140 agentes marroquíes de la Gendarmería, las Fuerzas Auxiliares o del ministerio de Sanidad, dijeron fuentes de la Gendarmería.

El equipo de rescate español, que tardó casi 48 horas en obtener el permiso marroquí para entrar y operar en el país magrebí, está formado por cuatro guardias civiles del Servicio de Montaña más tres agentes de los Grupos Especiales de Operaciones de la policía nacional.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual