Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Nacional

Veinte años sin descanso para buscar a Publio Cordón

La aparición de los restos óseos en Mont Ventoux ha reavivado el recuerdo del empresario aragonés.

Efe. Madrid Actualizada 07/01/2015 a las 18:02
Etiquetas
0 Comentarios
Publio CordónEFE

En junio se cumplirán veinte años del secuestro y desaparición de Publio Cordón por los Grapo. Dos décadas en las que no ha cesado la búsqueda de su cuerpo, especialmente impulsada desde hace más de dos años cuando fueron detenidos otros tres presuntos implicados en la muerte del empresario.

Pero sin duda la última expectativa para dar por cerrado el caso ha sido el hallazgo de un cráneo en el Mont Ventoux, un extenso paraje al sureste de Francia que la Guardia Civil ha rastreado con ayuda incluso de un georrádar después de que Fernando Silva Sande, exdirigente de los Grapo diera indicaciones sobre el lugar en el que enterraron al empresario.

A falta de las pruebas definitivas de ADN, fuentes de la Gendarmería francesa ya han apuntado que los primeros indicios sobre el cráneo no pertenecen a Cordón. De ser así, la familia no verá cumplido su anhelado deseo de pasar por fin página. 

Fue el 27 de junio de 1995. Publio Cordón Munilla, nacido en 1937 en Villar de Maya (Soria), casado con Pilar Muro, padre de cuatro hijas y fundador de la aseguradora Previasa y del Grupo Hospitalario Quirón, fue secuestrado por miembros de los Grapo mientras practicaba deporte en las inmediaciones de su domicilio, en una zona residencial del barrio zaragozano de Casablanca.
Una semana después de efectuar el pago de su rescate, el 9 de agosto, una llamada anónima aseguraba que el empresario había sido liberado en Barcelona, circunstancia que no se produjo.


Posteriormente, el 12 de septiembre otra llamada, recibida en esta ocasión en el periódico Heraldo de Aragón, anunciaba su puesta en libertad en las 72 horas siguientes. Tampoco entonces hubo noticias. Ni su familia, ni la Guardia Civil y Policía, ni siquiera los secuestradores volvieron a saber nada de Publio.


Las extrañas circunstancias del "caso Cordón" llevaron a la Policía a incrementar las investigaciones en torno a los Grapo y, en noviembre de 1995, quince miembros de la organización y colaboradores eran detenidos en una operación en la que se hallaron varios zulos y la furgoneta con la que se apresó al empresario.

Después de tres años del secuestro, la Audiencia Nacional consideró probado que, si bien la familia pagó el rescate, los terroristas no llegaron a liberar al empresario. Su paradero se convirtió en un misterio que generó numerosas hipótesis, algunas incluso dirigidas a una supuesta "fuga voluntaria" a Hispanoamérica.

No fue hasta febrero de 2009 cuando el exdirigente de los Grapo Fernando Silva Sande, detenido nueve años antes en Francia y entregado en 2007 a España, se ofreció a colaborar con la Justicia para esclarecer el caso.

Le dijo al juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, que reabrió a raíz de su testimonio la investigación, que él fue quien cavó la fosa del empresario, después de que Cordón falleciese al precipitarse por una ventana cuando intentaba escapar de su cautiverio.

Se intensificó la búsqueda en el Mont Ventoux y también en esta ocasión los resultados fueron negativos.

De los detalles de su secuestro poco se sabía hasta que el 19 de julio de 2012 la Guardia Civil detenía en Sevilla y Cádiz a los tres últimos miembros de la organización relacionados con el caso: Vicente Sarasa Cecilio, José Antonio Ramón Teijelo y su esposa Manuela Ontanilla Galán.

Junto a ellos también era detenida María Victoria Gómez Méndez, interna en la prisión de Cáceres desde 2000, y a la que los investigadores atribuyen participar en el alquiler de la vivienda en Lyon donde fue retenido Cordón, una casa que la Guardia Civil también localizó tras revisar más de un millar de inmuebles.
A este hallazgo se sumaron en junio y julio de 2013 los de varios zulos y viviendas de la organización -en una de ellas se escondió el dinero del rescate, unos 2,4 millones de euros (entonces unos 400 millones de pesetas) que una de las hijas del empresario y su marido abonaron en París un mes y diez días después de la desaparición.

El caso se reavivó aún más si cabe hace apenas unos meses, en septiembre pasado, cuando Silva Sande se sometió al "test de la verdad" con el objetivo de orientar la búsqueda de Publio Cordón, que, según confesó en su día Silva Sande, murió al tratar de escapar por una ventana donde estaba retenido en el sur de Francia, y que él mismo enterró. 
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual