Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Colegio Valdeluz

Los abusos en el colegio Valdeluz no se denunciaron para evitar "una doble victimización"

El abogado del profesor acusado no entiende que "hubiera cola" para optar a sus clases de piano.

OTR/Press. Madrid Actualizada 04/04/2014 a las 18:42
0 Comentarios
Entrada al Colegio Valdeluz de Madrid

El abogado Ramón Muñoz, que defiende al profesor del colegio Valdeluz Andrés D.D., ha asegurado este viernes que no entiende en el caso de que los supuestos abusos fueran ciertos cómo, año tras año, las alumnas del centro escolar hacían cola como las de los conciertos para poder optar a las clases de piano que su cliente daba en la Academia de música Melodía Siglo XXI. Por su parte, uno de los padres del Valdeluz ha dicho que "si el CIASI (los servicios asistenciales de la Comunidad de Madrid) hubiera denunciado, les habría seguido"

El magistrado ha escuchado este viernes el testimonio de los padres de las presuntas víctimas, así como el relato de varias alumnas, la hijastra de Andrés y la secretaria de la academia.

Tras destacar que ha salido "muy satisfecho" de las declaraciones, el abogado del profesor ha querido subrayar la multitud de contradicciones a las que a su juicio han incurrido ante el juez algunos de los padres de las chicas. "No entiendo cómo unos padres que saben esto permiten que su hija siga en al academia. Yo no lo haría", ha destacado.

"Las alumnas hacían cola como en los conciertos para optar a sus clases. Cómo es posible que año tras año fuera así. No se imponen los profesores, se eligen libremente. Hay alumnas denunciantes que han llorado por no tener a Andrés como profesor. Ninguna de ellas solicitó el cambio", ha destacado.

"No entiendo cómo sufrían abusos y luego eran fieles a sus clases. Esto se debe a una histeria colectiva y a un efecto arrastre", ha denunciado el letrado. Además, ha apuntado que recientemente una persona ha denunciado que Andrés abusó de ella hace 34 años, es decir, cuando Andrés tenía 15 años.

Frente a los padres, la hijastra de su cliente y la secretaria de la academia han manifestado que no observaron nunca nada raro en el centro. "Hay un continuo trasiego de alumnos en la academia cualquiera puede ver lo que pasa. Las clases de piano se interrumpían frecuentemente por una llamada o cualquier cuestión porque Andrés era jefe de estudios", ha dicho.

Respecto a la situación procesal de su cliente, ha indicado que ha vuelto a poner encima de la mesa del magistrado una solicitud de puesta en libertad, dado que actualmente no se cumplen los tres requisitos necesarios para que se le aplica esta medida privativa de libertad. "Se ordenó la prisión ante el riesgo de fuga y el peligro de que pudiera influir en el las testimonios de las chicas. Pero ellas ya han declarado", ha recalcado.

"Si el CIASI hubiera denunciado, les habría seguido"

Por su parte, uno de los padres de las presuntas víctimas ha asegurado que si el Centro Especializado de Intervención en Abuso Sexual Infantil (CIASI) hubiera denunciado ante los tribunales el caso de su hija, él hubiera seguido adelante con el proceso judicial.

Así lo ha señalado a las puertas de los Juzgados de Plaza de Castilla tras comparecer como testigo ante el magistrado Hermenegildo Barreda. Un total de seis padres ha comparecido a lo largo de la mañana ante el magistrado, quejándose de la "desinformación" por parte de este centro educativo.

Asimismo, el instructor ha escuchado el testimonio de la hijastra del profesor encarcelado, la secretaria de la academia de música Melodía Siglo XXI, anexa al centro educativo, y dos exalumnas del Valdeluz. El próximo lunes, comparecerán más padres.

Evitar la doble victimización

Javier ha relatado que su hija, actualmente con 24 años, comenzó a sufrir abusos a los 16 años, algo que entonces no contó a sus progenitores. La chica comenzó a tener un trastorno alimentario y acudió en 2007 a una psicóloga de la Comunidad de Madrid que la derivó al CIASI, donde recibió tratamiento durante seis meses.

Fue entonces cuando su hija le comentó que su profesor la "tocaba" en las clases de piano. "Tuve ganas de partirle la cara, pero no lo hice porque podría haber acabado en el Juzgado", ha reconocido.

Según ha contado, la letrada del CIASI les expuso cuál sería el proceso judicial al que tendría que enfrentarse la menor y le dijeron que la iban a "crucificar". Sin recomendar que denunciara, la abogada le comentó que la menor podría sufrir una doble victimización, es decir, que le culparían por lo que había sufrido.

Por eso, ha señalado que decidió no hacerla pasar por esto, una decisión que a día de hoy, ha dicho, "fue acertada". Sobre esta cuestión ha contado que cuando su hija terminó el tratamiento en el CIASI le comentó a su tutora lo que pasaba con el profesor Andrés D.D. y que no se tomaron medidas.

"Lo hablamos con la tutora y ella simplemente lo aceptó", ha dicho y ha señalado que le parecía entonces "lógico" que tanto el exdirector del centro como el jefe de estudios, también imputados, conocieran lo que estaba sucediendo con Andrés.

"Era la solución lógica que no hicieran nada, un colegio concertado no tiene dinero para suspender a un profesor de empleo y sueldo y pagar las indemnizaciones. Esto pasa en muchos colegios", ha aseverado el progenitor.

El colegio "lo era todo"

También ha resaltado que para su hija el colegio lo era todo y era muy difícil tomar la decisión de apartarla de todo. Por ello, decidieron que siguiera, logrando que Andrés no le volviera a dar clases. Una decisión de la que ha asegurado que no se arrepiente. "Ahora mi hija está muy bien. Está feliz", ha subrayado.

Sobre el profesor, ha destacado que representaba la vida social del colegio, dado que organizaba las fiestas y se encargaba de numerosas iniciativas dentro del centro escolar. "Era un hombre encantador, muy valorado y querido por los alumnos y los padres", ha apuntado.

Javier ha reconocido que se alegra de que Andrés cumpla prisión preventiva. "Cuando salga espero no solo que jamás se vuelva a acercar a un colegio, sino que jamás se vuelva a acercar a un niño", ha aseverado.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual