Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Naufragio en Asturias

El mar se resiste a devolver la tripulación del Santa Ana

El único superviviente  fue el patrón del pesquero, dos resultaron fallecidos y otros seis continúan desaparecidos.

Efe. Oviedo Actualizada 11/03/2014 a las 21:33
0 Comentarios
Búsqueda del Santa Ana (Archivo)

La segunda jornada de búsqueda de los seis marineros desaparecidos al naufragar el arrastrero Santa Ana la madrugada del lunes frente al Cabo Peñas ha concluido al caer la noche sin que los buzos hayan podido entrar al interior del pecio, donde se baraja que puedan haber quedado atrapados.

Los medios aéreos y embarcaciones han ampliado hoy también el rastreo a diez millas al oeste de Cabo Peñas, hasta Candás, y hacia al este, frente a Gijón, sin obtener resultados positivos.

No obstante, los esfuerzos se están centrando en acceder al interior de este arrastrero portugués en el que viajaban nueve tripulantes, la mayoría de ellos dormidos en el momento en el que colisionó a las 5:30 horas contra la Erbosa, un pequeño islote situado media milla al norte de Cabo Peñas.

Tan sólo uno de ellos, el segundo patrón del barco, Manuel Simal Sande, de 50 años y vecino de la localidad coruñesa de Muros, fue encontrado con vida, con signos de hipotermia y contusiones en piernas y cabeza que no revisten gravedad, por lo que este mediodía abandonó el hospital de San Agustín de Avilés.

No obstante, el jefe de Urgencias del hospital, el doctor Gabriel Redondo, ha advertido de que "lo peor van a ser los problemas psicológicos" de uno de los naufragios que, de confirmarse la muerte de los seis desaparecidos, sería uno de los más graves de los últimos 30 años en aguas españolas.

Por el momento han sido recuperados los cadáveres del primer patrón de la embarcación, el portugués Francisco Gomes Frgateiro, cuyo cuerpo ha sido repatriado, y el del cocinero Manuel Indalecio Mayo Brea, natural de Muros, cuyo trasladado a su lugar de origen en A Coruña tuvo lugar el lunes.

Siguen desaparecidos los gallegos Manuel María Tajes (mecánico) y Lucas José Mayo Abeijón (marinero) y el asturiano Marcos del Agua Chacón, un joven de 28 años natural de Oviedo y experto nadador que acababa de empezar ese día unas prácticas en esa embarcación.

El contramaestre portugués Víctor José Farinhas Braga, y los indonesios Suherman (mecánico) y Wasito (marinero) completan la lista de marineros desaparecidos.

Salvamento Marítimo ha desistido de que los buzos entren en el interior del barco hundido hasta que éste quede o pueda ser estabilizado, aumente la visibilidad en el agua y se reduzca el oleaje.

Dos de los cuatro buzos de Salvamento Marítimo desplazados hasta el lugar del naufragio intentaron hacerlo poco antes de las 13:00 horas, pero, tras bajar a 30 metros y acercarse a 4 metros del pecio, desistieron por la falta de visibilidad, la presencia de redes y un mar que zarandea continuamente a un barco que puede convertirse en una trampa.

El miércoles por la mañana el equipo de buzos volverá al lugar del naufragio para analizar la situación y estudiar la posibilidad de acercarse al pesquero o preparar una operación que permita estabilizarlo.

A ellos se sumará un grupo de buceadores de la Guardia Civil especialista en lugares confinados, según ha explicado el capitán marítimo de Avilés y director de las operaciones de rescate del barco, Licinio Alonso de la Torre, que ha reconocido que se trata de una operación "pensada a largo plazo", que podría prolongarse dos meses en caso de que hubiera que arrastrar el barco hasta la costa.

De la Torre ha explicado que en la inmersión de hoy, los buzos ya han podido comprobar que el barco está en posición vertical, con su popa anclada en el fondo y la proa a lo alto, haciendo un efecto "de cono o peonza, muy peligroso para el buceo".

En principio, Salvamento Marítimo prevé que pasen varios días antes de que los buzos puedan entrar en condiciones de seguridad al barco que, en principio, no se plantean reflotar.

Por otra parte, el director del operativo ha indicado que el barco que se fue a pique llevaba a bordo 15.000 litros de gasóleo, un carburante volátil que no amenaza con una contaminación apreciable, y unos 200 litros de aceite, que estaría ya diluido.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual