Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Bilbao

La Ertzaintza investiga si los restos humanos son de una o más personas

Los restos óseos hallados en el domicilio y el gimnasio de Juan Carlos Aguilar, el 'maestro' shaolín de Bilbao, corresponden a diferentes partes del cuerpo.

Efe. Bilbao Actualizada 20/09/2013 a las 18:23
0 Comentarios
Juan Carlos Aguilar confiesa haber matado a una mujer

La Ertzaintza indaga si los restos humanos encontrados en el domicilio y en el gimnasio del experto en artes marciales Juan Carlos Aguilar, detenido el domingo en Bilbao por dejar en coma a una mujer de una paliza, corresponden a uno o más cadáveres, han informado fuentes de la investigación.

El arrestado, que se encuentra "muy confundido", ha declarado en comisaría que "cree" que el pasado día 31 de mayo mató a una mujer, según las mismas fuentes.

La Policía vasca ha hallado en la vivienda y el gimnasio de Aguilar restos óseos de diferentes partes del cuerpo, pero hasta que se efectúen pruebas de ADN no se podrá determinar si esos restos son de una o de varias personas, según las mismas fuentes.

Se han encontrado, entre otros, restos de manos y, al parecer, partes de una columna vertebral, pero los fragmentos no son suficientemente significativos por sí mismos como para determinar si corresponden a uno o más cadáveres, por lo que es preciso efectuar las pruebas genéticas, según los investigadores.

Tumor cerebral

Juan Carlos Aguilar, de 47 años, maestro de artes marciales, ha dicho a la Policía que "cree" que mató a una mujer el pasado 31 de mayo, aunque está "confuso" al respecto.

La Ertzaintza ha confirmado que Aguilar lleva dos años en tratamiento por un tumor cerebral en un centro de Navarra, lo que al parecer podría alterar sus facultades.

La Policía cuenta con que la investigación será "larga", tanto por los lugares que va a seguir registrando como por las pruebas que es preciso practicar.

De hecho, los especialistas de la Policía científica continúan haciendo pesquisas en el gimnasio de Bilbao en el que Aguilar agredió, el pasado domingo, brutalmente a una mujer, caso que destapó los otros crímenes supuestamente cometidos por el maestro shaolín.

Brutal paliza a una mujer

Juan Carlos Aguilar fue detenido el domingo por la Policía vasca acusado de la agresión a una mujer nigeriana de 29 años, que fue encontrada con ataduras en manos, pies y cuello en el gimnasio de artes marciales que el arrestado regenta en el número 12 de la céntrica calle de Máximo Aguirre.

Un testigo observó que una mujer era obligada a entrar en ese inmueble y avisó a la Ertzaintza.

Los agentes que acudieron al gimnasio tuvieron que tirar la puerta del local abajo, con mazas, para acceder al interior, donde encontraron inconsciente a la víctima y detuvieron al agresor.

La víctima, una mujer que ejerce la prostitución, continúa ingresada en estado de coma en el hospital bilbaíno de Basurto.

Al registrar el gimnasio, la Ertzaintza encontró restos óseos en bolsas de plástico, y también se han hallado restos en la vivienda del arrestado, en la calle de Iturrizar, de la capital vizcaína.

Los investigadores han buscado también restos en la ría de Bilbao y en los contenedores de basura situados en la zona del gimnasio en busca de pruebas relacionadas con el caso.

El 'maestro' shaolín

Juan Carlos Aguilar apareció en radios, periódicos y televisiones en el año 1997 como primer maestro Shaolín occidental, tras haber sido campeón de España y del mundo de kung-fu.

En uno de sus vídeos publicados en Internet, Juan Carlos Aguilar -'Huang C. Aguilar'- se presenta como entrenador en el 'Monasterio Budista Chan/Zen Océano de la Tranquilidad', en referencia a su gimnasio en Bilbao, decorado como un templo oriental. 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual