Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Operación 'Apoteque'

Imputados 23 médicos en una trama de recetas falsas

La operación, denominada 'Apoteque', ha sido llevada a cabo en las localidades malagueñas de San Pedro de Alcántara y Almargen.

Efe. Madrid Actualizada 30/10/2012 a las 23:15
8 Comentarios

La Guardia Civil ha detenido a tres farmacéuticos e imputado a 23 médicos supuestamente implicados en una trama que cargaba fármacos de elevado coste, en su mayoría anticancerígenos, a tarjetas de pensionistas y los vendía en el mercado negro para aumentar el rendimiento de los deportistas.

Esta actividad delictiva ha supuesto, ha informado este martes el instituto armado, un fraude de medio millón de euros al Servicio Andaluz de Salud (SAS) y a Muface, ya que algunos de los fármacos que cargaban en las tarjetas tienen un valor superior a los 5.000 euros.

La operación, denominada 'Apoteque', se inició a finales del pasado año en las localidades malagueñas de San Pedro de Alcántara y Almargen tras detectarse que una farmacia dispensaba una elevada cantidad del fármaco Rubifén, muy superior a la media.

Tras analizar el resto de las ventas, los agentes del equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Guardia Civil comprobaron que el establecimiento despachaba un gran número de fármacos anticancerígenos, susceptibles de venderse en el mercado negro para aumentar el rendimiento de deportistas.

El cabecilla de la trama era un empleado de esa farmacia que utilizaba las tarjetas sanitarias de pensionistas clientes para cargar en ellas los medicamentos, que este trabajador retiraba después del establecimiento.

Ninguno de los titulares de las tarjetas sanitarias -pensionistas exentos de pagar por los medicamentos- había solicitado ni recibido esos fármacos y nunca habían padecido las enfermedades para las que estaban indicados.

Incluso, tal y como pudieron comprobar los investigadores, se llegaron a prescribir a hombres fármacos indicados para el cáncer de mama (Letrozol y Anastrozol, por ejemplo) y a mujeres medicinas para el cáncer de próstata (Bicalutamida).

Fuentes de la investigación han recordado que los médicos, como es preceptivo, tenían que firmar las recetas y no seguían los protocolos marcados de observar al paciente o revisar su historial clínico.

De todos modos, algunos facultativos se percataron de que, aprovechando su confianza, se habían prescrito gran cantidad de medicamentos caros, por lo que el cabecilla dejó de usar ese procedimiento.

Pero no cejó en su actividad delictiva y consiguió la dispensación de esos fármacos y de ciertas sustancias anabolizantes como Wistrol y Depot, mediante la presentación de informes clínicos falsificados y recetas privadas también falsas.

Lógicamente, como los fármacos se dispensaban a nombre de pensionistas, el importe de los mismos era satisfecho por el SAS o por Muface, según los casos, por una cantidad de unos 500.000 euros.

Durante el registro de la vivienda del principal encausado, se encontraron diversos fármacos por valor de 60.000 euros, entre ellos el Sutent, indicado para el tratamiento del cáncer y cuyo envase de 50 miligramos cuesta 5.312 euros.

También se encontraron once sellos falsificados a nombre de médicos, varios talonarios de recetas de Muface, más de cien del SAS con su correspondiente cupón precinto y material informático con el que se habían llevado a cabo las falsificaciones de los informes médicos.

De los detenidos e imputados, 20 son españoles, dos italianos, dos cubanos, un rumano y un serbio.

Los tres detenidos están acusados de delitos contra la salud pública por despachar medicamentos sin cumplir las formalidades previstas y por traficar con sustancias dopantes, así como de falsedad documental, usurpación del estado civil y estafa.

Por su parte, los 23 médicos han sido imputados como cooperantes necesarios al no cumplir con los protocolos básicos establecidos, como la observación del paciente o la revisión de su historial clínico.

Los tres detenidos fueron puestos a disposición judicial. Dos de ellos quedaron en libertad con cargos y para el cabecilla se decretó prisión eludible con fianza de 75.000 euros.



  • Nuria30/10/12 00:00
    Impresionante!! ... o no... quizá ya nada sorprende
  • mas30/10/12 00:00
    que devuelvan el dinero lo primero luego por ladrones a juicio,sin paro y fuera de la profesion medica,sera que ganan poco...pobres
  • celtibero30/10/12 00:00
    resultados del copago la espana tradicional con su picaresca
  • Las cosas como son30/10/12 00:00
    Una prueba más del despilfarro y descontrol del gasto de medicamentos, hay empleados de los hospitales roban fármacos y hay médicos parece ser que también. Esto es independiente del despilfarro de medicamentos que hacen los jubilados, solo hay que visitarlos y ver los cajones llenos, no lo hacen por malicia, es la edad, se les va la cabeza, el copago ayuda a recuperar la memoria (un 30% en septiembre)
  • Josefo30/10/12 00:00
    "Las cosas como son", pues eso, ningun jubilado tiene la culpa de que el médico que le ve en urgencias o en domicilio le prescriba una medicación, el de cabecera se la cambie al día siguiente, el de urgencias se la vuelva a cambiar a los dos días por una recaída y el de cabecera se la cambie de nuevo al día siguiente. Si a los jubilados nos dieran las medicinas en el ambulatorio y pudiéramos devolver las que nos retiran, no tendríamos "los cajones llenos porque se nos va la cabeza", los tendríamos vacíos o solo con la medicación de largo tratamiento. Estamos de todo, pero equivocados también los hay.
  • Atticus30/10/12 00:00
    El titular es manifiestamente mejorable. Según el texto de la noticia, los detenidos son farmacéuticos (aunque un "empleado de una farmacia" no tiene por qué serlo). Además, el periodista parece ignorar que los pensionistas de Muface no están exentos de pagar como los del régimen general de la SS. Motivo por el cual, el consumo farmacéutico promedio de Muface es inferior al del resto del Sistema Nacional de Salud.
  • cierzo30/10/12 00:00
    Donde estan los que no hacen más que echarles la culpa a los de fuera?...Mangantes hay en todos los sitios, y esto lleva pasando años.
  • ramiro30/10/12 00:00
    ¿donde estan los comentarios de esos que decian que los jubilados abusaban de recetas de medicamentos?





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual