Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Terrorismo

El Dáesh retiene a 70.000 civiles como escudos humanos en Iraq

Otras 40.000 lograron huir hacia sitios seguros en las provincias cercanas de Kirkuk y Saladino.

Efe. Iraq Actualizada 20/08/2016 a las 19:23

El grupo yihadista Dáesh (autodenominado Estado Islámico) mantiene retenidos a unos 70.000 civiles en Al Qayara, al sur de Mosul, para utilizarlos como escudos humanos ante la inminente ofensiva de las fuerzas iraquíes, que ya han cercado esta ciudad.

Desde que las tropas, apoyadas por milicianos tribales, bloquearon todos los accesos a la localidad y cortaron sus vías de suministros, los extremistas se preparan para frenar el asalto con métodos que asfixian aún más a la población.

El alcalde de la comarca, Saleh al Yaburi, explicó que en Al Qayara permanecen al menos 70.000 personas, mientras que otras 40.000 lograron huir hacia sitios seguros en las provincias cercanas de Kirkuk y Saladino antes de que los radicales desplegaran francotiradores en las salidas.

"Los yihadistas impiden a miles de familias abandonar la población para utilizarlos como escudos humanos", aseguró Al Yaburi sobre los métodos del Dáesh para frenar la operación de liberación de la ciudad.

La irrupción en la urbe, que está en manos de los extremistas desde junio de 2014, es el último paso después de que las tropas iraquíes arrebataran al Dáesh el control de varias localidades y zonas en la periferia de Al Qayara.

Además de retener a los civiles, los terroristas están quemando pozos de petróleo para obstaculizar con el humo que generan los incendios las operaciones de la aviación militar iraquí.

Según el responsable de la comarca de Al Qayara, al menos 30 personas, la mayoría de ellas bebés y ancianos, murieron en los últimos días asfixiados a causa de las gases tóxicos que emanan estos incendios.
A estas intoxicaciones se suma que el Dáesh está vertiendo el petróleo crudo al río Tigris desde los yacimientos de Nayma, lo que supone asimismo un peligro para el medio ambiente.

Abu Yabr al Lhibi, un habitante de Al Qayara, aseguró a Efe que nubes de humo cubren la ciudad entre la "indiferencia" de los miembros del Dáesh antes esta situación.

No son sin embargo indiferentes a los movimientos de la población: "Cazan a cualquier persona que intenta abandonar la ciudad", dijo Al Lhibi desesperado.

Para este ciudadano, el retraso de las fuerzas iraquíes en liberar Al Qayara implica "una contribución en los crímenes perpetrados por el Dáesh contra la población".

Pocos habitantes han conseguido huir de la localidad recientemente, y los que superan sus límites no tienen tampoco garantizado sobrevivir.

Algunos ciudadanos que consiguieron escapar de los citados francotiradores, fallecieron o resultaron heridos a causa del estallido de minas y otros artefactos explosivos plantados por el Dáesh en las afueras de la población.

El comandante de la milicia tribal suní progubernamental Multitud de los Clanes al sur de Mosul, Nazhan al Lhibi, reveló a Efe que un hombre y uno de sus hijos murieron esta semana mientras que su esposa y otro vástago sufrieron heridas graves por el estallido de un mina antipersonal cuando intentaron huir por la noche de Al Qayara.

Esta milicia participa junto al Ejército iraquí en las operaciones en Al Qayara, la ciudad más importante de la comarca homónima, que está situada en la provincia de Nínive.

Es en esta zona donde se ha centrado hasta ahora la campaña militar lanzada en marzo pasado para liberar Nínive, que tiene como objetivo final Mosul, el principal bastión del Dáesh en Iraq.

El gobernador de Nínive, Nofel al Sultán, dijo  que se está coordinando con los jeques y notables tribales de Al Qayara para que todas las partes participen en la liberación de la localidad.

También para que luego se encarguen -continuó- de "restaurar la estabilidad y proteger a los civiles y sus propiedades", con el fin de evitar casos de venganzas confesionales, asesinatos y robos, que se han producido en otros lugares.

Para Al Sultán, es "fundamental" que todos contribuyan tanto en liberar la ciudad, ofensiva en la que participan unos 700 milicianos tribales, como en ayudar en su futuro inmediato.

La Comandancia de las Operaciones para la Liberación de Nínive adelantó, después de recuperar la estratégica base aérea de Al Qayara el pasado julio, que el próximo objetivo era la ciudad, que en ese momento también está cercada desde el suroeste y el este.

El avance sobre el terreno contra los yihadistas es continuo pero lento, aunque las autoridades iraquíes se han puesto como plazo finales de año para borrar el califato del Dáesh del mapa.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual