Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Brasil

​Un Brasil dividido sale a la calle a favor y en contra de Rousseff

Despúes de varias semanas de calma volvieron las manifestaciones a la calle.

Efe. Río de Janeiro Actualizada 01/08/2016 a las 01:13
Etiquetas
BRASIL CRISIS

Después de varias semanas de relativa calma, miles de brasileños volvieron a salir a las calles para manifestarse a favor o en contra del juicio destituyente que afronta la presidenta suspendida Dilma Rousseff, quien podría ser apartada del cargo de manera definitiva en septiembre.

Convocados por grupos sociales contrarios a la dirigente del Partido de los Trabajadores (PT), como Vem pra Rua o el Movimento Limpa Brasil, los ciudadanos que rechazan la vuelta de Rousseff al poder alzaron sus voces en hasta quince estados de todo el país.

Al grito de "Fuera Dilma", numerosos ciudadanos vestidos en su mayoría de verde o amarillo recorrieron este domingo algunos de los puntos más emblemáticos del país, portando pancartas que pedían la destitución de la jefe de Estado brasileña.

Rousseff afronta en estos momentos un juicio político en el Senado, acusada de incurrir en maniobras contables ilegales para maquillar los resultados del Gobierno en 2014 y 2015, lo que podría suponer un 'crimen de responsabilidad', uno de los motivos previstos en la Constitución para justificar el proceso.

Las protestas que se produjeron este domingo por todo el país no contaron con el masivo apoyo de las de abril y agosto pasados, cuando millones de personas salieron a las calles para protestar por la corrupción y la crisis económica del país.

En la capital del gigante suramericano, Brasilia, unas cinco mil personas, según estimaciones de la Policía Militarizada, recorrieron la Explanada de los Ministerios hasta llegar frente al Congreso, donde se concentraron para hacer oír sus demandas.

La mayoría de los presentes reclamaba la destitución de Rousseff y el fin de la corrupción en un país que desde hace meses asiste con desesperación a un continuo goteo de detenciones de políticos y empresarios por diversas corruptelas.

Un pequeño grupo de personas, que defendía la salida tanto de Rousseff como de su otrora vicepresidente y actual jefe de Estado interino, Michel Temer, tuvo que ser escoltado por la policía tras producirse un conato de enfrentamiento con aquellos que sí apoyan la permanencia del actual Gobierno interino, informó la Agencia Brasil.

En Río de Janeiro, en torno al mediodía, los detractores del PT se reunieron, como viene siendo habitual, en la playa de Copacabana, donde cantaron consignas contra Rousseff y a favor del juez Sergio Moro, que se ha convertido en un símbolo de la lucha contra la corrupción por su papel en la investigación del escándalo de la estatal Petrobras.

Aquellos que desean la vuelta de la presidenta, que fue suspendida del cargo el 12 mayo mientras responde al juicio político instaurado en el Senado, mostraron su apoyo a Rousseff y su rechazo a Temer en trece estados a lo largo del país.

El principal acto de apoyo a la presidenta suspendida se produjo en Sao Paulo, la mayor urbe del país y tradicional bastión de los 'petistas', donde miles de personas se congregaron en la plaza Largo da Batata, en la zona oeste de la ciudad.

Numerosos asistentes, vestidos en su mayoría con el color rojo del PT, reclamaron no solo la vuelta de Rousseff, sino que además solicitaron una reforma política para evitar que se repita lo que muchos consideran un golpe de estado orquestado por el Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB) de Temer.

El próximo 29 de agosto, según informó este sábado el Supremo Tribunal Federal (STF) el pleno del Senado deberá decidir la suerte definitiva de Rousseff.

En una primera votación, el proceso destituyente deberá ser apoyado por 41 de los 81 senadores para continuar a la siguiente instancia.
De ser así, el presidente del STF, Ricardo Lewandowski, deberá convocar a una nueva sesión del plenario, para una última votación.

En esa última y definitiva instancia, Rousseff podría ser destituida si así lo decide una mayoría calificada de por lo menos 54 senadores.

En caso de que el Senado se incline por la destitución, Temer completaría el mandato, que vence el 1 de enero de 2019, cuando le entregaría el poder al vencedor de las elecciones previstas para octubre de 2018. 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual