Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Dos meses después

Bélgica recuerda a las víctimas de 22-M con emoción y autocrítica

Unas 600 personas acudieron al Palacio Real y posteriormente se reunieron en la Bolsa como hicieron los días posteriores a los atentados.

Efe. Bruselas Actualizada 22/05/2016 a las 19:07
Ceremonia en honor a los fallecidos en los ataques del 22-M.Efe

Bélgica recordó este domingo en una emotiva ceremonia en el Palacio Real el horror del doble atentado del 22 de marzo en la capital belga en el que fallecieron 32 personas y resultaron heridas otras 300, con un mensaje de unidad pero también con el de la necesidad de corregir errores.

Dos meses después del atentado terrorista en el aeropuerto internacional y una estación de metro de Bruselas, los reyes de los belgas Felipe y Matilde, así como el Gobierno federal encabezado por el liberal Charles Michel han querido homenajear a las víctimas y agradecer al personal de emergencia sus esfuerzos por salvar vidas.

A la ceremonia acudieron entre 500 y 600 personas, entre ellas las familias de las víctimas y de los heridos, personal de las fuerzas de seguridad y de los servicios de emergencia, el Gobierno, los presidentes del Senado y el Congreso, los alcaldes de Zaventem, donde se encuentra el aeropuerto, y de Bruselas, embajadores y representantes de diferentes religiones.

La ceremonia fue abierta por el cantante belga Getch Gaëtano con la canción 'Imagine' de John Lennon, pieza que cantaron los belgas al día siguiente de los atentados en la plaza de la Bolsa de Bruselas, que se convirtió en un improvisado memorial de homenaje a las víctimas, 17 belgas y 15 de otras nacionalidades.

Mientras sonaba su voz en el Palacio Real, fueron depositadas rosas blancas por cada víctima.

Uno de los momentos más emotivos de la ceremonia, solemne e íntima, fue la lectura de los nombres de las víctimas y el testimonio de Eddy Van Calster y de Kristin Verellen, el esposo y la esposa respectivamente de Fabienne Vansteenkiste, de 51 años, y de Johan Van Steen, de 58 años, que perdieron la vida en los ataques.

"Ella había presentido el atentado", dijo Van Calster con voz entrecortada, y señaló que quizás los valores originales de la sociedad como "la sabiduría y la comprensión" hoy en día no significan nada para algunas personas y esa "degradación ha llevado a la muerte de Fabienne".

"Para nosotros el reloj se ha parado. La tristeza es profunda y hay muchas preguntas sin respuesta aún", señaló Verellen, marcada por el dolor, mientras que Dominique Denoël, que resultó herido en el ataque al metro de Maelbeek, dijo que su primera idea fue abandonar la ciudad y no volver jamás.

Pero "ahora sé que solo huiría de mis responsabilidades, porque todos somos responsables del mundo en el que vivimos, aún cuando nuestro único error es permitir que pasen las cosas, afirmó en nombre de los heridos, de los que 18 aún permanecen hospitalizados.

"Nos olvidamos de tejer lazos sociales, sobre todo con la población migrante, de que consumimos de manera voraz petróleo, de que nosotros también fabricamos armas...", señaló.

El rey Felipe valoró que la respuesta de la sociedad belga a los atentados no haya sido el odio, sino la solidaridad y "la responsabilidad y la unidad".

En un mensaje de cierta autocrítica, abogó por que Bélgica "continúe construyendo puentes" y por "corregir nuestras debilidades" y "crear juntos un mundo mejor".

Bélgica ha sido duramente criticada por no haber podido evitar los atentados pese a haber contado previamente con informaciones sobre algunos de los terroristas, y el país ha sido descrito como un "Estado fallido", un Estado con estructuras enrevesadas y una mala coordinación, y como una "tierra fértil para yihadistas".

Michel pidió en su discurso "no volvernos los unos contra los otros, sino estar unidos y fuertes".

"Esto no es una guerra contra el islam. Haremos todo lo que podamos para parar a los terroristas. Es una lucha difícil que tomará tiempo y habrá éxitos y retrocesos, pero tengo toda la confianza en que lo conseguiremos", afirmó.

También intervinieron el director del aeropuerto y el responsable de la sociedad de transporte del metro de Bruselas.

El artista Daan interpretó 'Bruselas' de Dick Annegarn, y Gäetano volvió al micrófono para cantar 'Le plat pays' (El país llano) de Jacques Brel, mientras que el escritor Geert van Istendael leyó un poema. Los himnos europeo y belga cerraron el acto.

Fuera del Palacio, cientos de personas se reunieron en la Bolsa y depositaron de nuevo flores, banderas belgas y otras, mensajes y velas delante de las escaleras, pocos días después de que las autoridades limpiaran la "alfombra de la solidaridad".

Parte de los mensajes que se acumularon a lo largo de dos meses en ese memorial se guardarán en los archivos de la capital.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual