Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Unión Europea

Juncker, Tusk y Schulz alertan en Roma del avance del populismo en la UE

Los líderes europeos participaron este jueves en Roma en una ponencia sobre el futuro de la UE.

Efe. Roma 06/05/2016 a las 06:00
Matteo Renzi, Jean Claude-Junker y Martin Schulz en Roma.AFP

Los presidentes de la Comisión, del Parlamento y del Consejo Europeo coincidieron este jueves en señalar en Roma al populismo como uno de los problemas que afronta la Unión Europea y subrayaron la importancia de la unidad ante las crisis para contrarrestarlo.

El presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker; el del Parlamento, Martin Schulz, y el del Consejo Europeo, Donald Tusk, participaron este jueves en Roma en una ponencia sobre el futuro de la UE, ensombrecida a su parecer por los populismos.

Juncker alertó de que este fenómeno halla un "terreno fértil" en las disputas entre distintos Estados a la hora de abordar un tema, ya que, en muchas ocasiones, los distintos líderes "solo escuchan la opinión de su país y no desarrollan un sentido común europeo".

En este sentido, recordó que tras las cumbres europeas, mientras veía los informativos, asistía a cómo los ministros o los jefes de Estado y de Gobierno de cada país celebraban la victoria de su postura en un debate determinado a la salida de la reunión.

Y es que en opinión del político luxemburgués, "somos europeos a tiempo completo cuando se trata de recibir, mientras que somos europeos a tiempo parcial cuando de lo que se trata es de dar".

En la misma línea se mostró Schulz, quien comenzó su alocución advirtiendo de la falta de liderazgo en el seno de la Unión y de que, en tiempos pasados, muchos países priorizaban la unidad del continente, algo que ahora a su juicio no ocurre.

"Hace un tiempo, los líderes venían a Bruselas invocando la unidad, pero hoy los dirigentes europeos vienen para decir que defienden el interés de sus países", afirmó, al tiempo que achacó esta conducta a la presión que ejercen los partidos populistas.

"Es un error copiar a los populistas, porque en un mundo globalizado, una comunidad de veintiocho países que representa la mayor potencia del mundo debe defender intereses comunes en vez de estar atenta a sondeos y citas electorales inmediatas", dijo.

El político alemán arremetió contra quienes piden que se alcen barreras al señalar que, de acuerdo a las previsiones, en el año 2040 los europeos representarán únicamente el 5 % de la población mundial. "¿Cómo podemos creer que ese 95 % restante no vendrá al continente? Es una locura pensar así", aseveró.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, realizó la advertencia más vehemente, al alertar "del progreso en la vía hacia el poder de los populistas y de los radicales" en todo el continente, "desde España hasta Escandinavia".

Sin embargo, el ex primer ministro polaco fue el único de los tres líderes que planteó una solución a esta cuestión: bajo su punto de vista, atajar este fenómeno pasa por garantizar la seguridad de los ciudadanos europeos dentro de los confines del continente.

Esto se debe a que, según ilustró, la crisis migratoria es el argumento que estos movimientos o formaciones políticas esgrimen con mayor frecuencia con fines proselitistas. "Para detener el avance de los populistas hacia el poder, debemos garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos y controlar las fronteras externas de Europa de manera eficaz y eficiente", defendió Tusk.

Asimismo, describió una Europa anclada en "pesimismos y lamentos", pero en su intervención llamó a evitar este comportamiento y a asumir un rol activo para solucionar los problemas que acosan actualmente al Viejo Continente.

El acto contó con la introducción del anfitrión, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, que en su discurso también advirtió de los peligros que supone "jugar la misma baza que los populistas", pero, no obstante, se centró en la cuestión migratoria.

En este sentido, las relaciones con África constituyen a su parecer "el gran reto futuro" de la UE, y por eso defendió su plan 'Migration Compact', que propone invertir en países africanos para frenar la inmigración, algo que este jueves recibió el plácet de la canciller alemana, Angela Merkel, aunque con divergencias sobre su financiación. El propio Tusk dijo que la propuesta italiana puede ser "un punto de inflexión" en la crisis de refugiados.

La conferencia a la que asistieron los dirigentes comunitarios se celebró un día antes de que el Papa Francisco reciba este viernes el Premio Internacional Carlomagno por ejercer de "voz de la conciencia" para el continente con sus llamamientos a la paz y la solidaridad.

 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual